La portada de mañana
Acceder
Castilla y León da un mes de plazo para pedir el ingreso mínimo vital
"El sacerdote del Opus que abusó de mí lleva 30 años haciéndolo por toda España"
OPINIÓN | ¿Es que los MIR no tienen bastante con nuestros aplausos?, por Isaac Rosa

La Hacienda de Bizkaia, controlada por el PNV, entra en escena para pedir cárcel en el 'caso De Miguel'

El abogado de Bizkaia, en primer término, junto al del Gobierno vasco y los dos fiscales, Manuel Pedreira y Josu Izaguirre.

"200.000 es la mitad de 400.000. Ya veremos cómo acaba el 'caso De Miguel'. Cuando haya una condena hablamos. ¡Joder!", se enfadó en un foro organizado por 'El Correo' el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, preguntado por el mayor caso de corrupción investigado en Euskadi y que sienta en el banquillo a 26 personas, algunos de ellos exdirigentes de su partido en Álava, otros excargos institucionales y otros militantes de base. Se refería con la comparación de cifras al quebranto económico generado por un leonino alquiler de unas oficinas municipales en Vitoria en la etapa de Alfonso Alonso (PP) como alcalde (caso San Antonio) y a una supuesta cuantificación económica del 'caso De Miguel', no pocas veces minimizado.

La Fiscalía apunta a que la trama de De Miguel pactó con Urazca una comisión de 800.000 euros

La Fiscalía apunta a que la trama de De Miguel pactó con Urazca una comisión de 800.000 euros

En realidad, esos 200.000 euros, aproximadamente, es la cantidad que estima el Gobierno vasco que pudo haber sido perdida por las arcas públicas en contrataciones 'a dedo' salidas desde la Dirección de Juventud de Xabier Sánchez Robles a empresas del entorno de Alfredo de Miguel, ex 'número dos' del PNV Álava. Pero ésa es sólo una de las doce patas en que se ha subdividido este caso, que es mucho más complejo y que ha movido cantidades mucho más abultadas. Sólo la fallida recalificación de Zambrana impulsada por De Miguel estaba cuantificada en 65 millones de euros y los promotores pactaron con los intermediarios 3 millones de euros en comisiones.

Precisamente al hilo de las enormes cantidades de dinero que se movieron entre los inversores en Zambrana (los catalanes de Construcciones Riera) y la persona que De Miguel situó como facilitador del proyecto urbanístico, su amigo Iosu Arruti, se amplió la investigación a la posible existencia de fraude fiscal. La perjudicada sería la Hacienda de Bizkaia porque la mercantil con la que operaba Arruti, Sidepur, tenía su domicilio social en Bilbao. La sesión de este miércoles del macrojuicio que celebra la Audiencia Provincial de Álava está dedicada al análisis de esos delitos fiscales.

La novedad es que a la Fiscalía, que ha sostenido en solitario la acusación contra De Miguel y el resto de imputados -con la excepción de las intervenciones del letrado del Gobierno vasco, Javier Otaola, en lo relativo a Juventud- se le unirá la Diputación de Bizkaia, controlada por el PNV y que reclama con claridad penas de prisión para Arruti y para su padre, del mismo nombre y que participó igualmente en los movimientos económicos. Y Bizkaia tiene muy claro que el 'caso De Miguel' no son sólo 200.000 euros.

En su escrito de acusación, los abogados de la Diputación desgranan las cantidades no abonadas al fisco. Así, se aprecia que dentro de los 3 millones pactados entre Riera y Arruti por su intermediación en Zambrana -camuflada como asesoramiento técnico- en 2009 se regularizó unos ingresos de años anteriores por valor de 580.000 euros, 500.000 euros más IVA. Aplicado el 28% del Impuesto de Sociedades, "el importe defraudado por la sociedad Sidepur SL en el ejercicio 2009 [sería] de 140.000 euros". 

La Hacienda de Bizkaia también detectó otro ingreso procedente de Riera en la cuenta del padre de Arruti por valor de 584.000 euros, en este caso en el año 2008. Arruti padre realizó después 55 extracciones en ventanilla y más de 100 en cajeros por un valor aproximado de 600.000 euros. La investigación no ha podido determinar el destino de ese dinero al haber sido movilizado en efectivo. Sin embargo, sí es posible sancionar el no abono del IRPF en ese ejercicio: 285.336,46 euros.

Hay un tercer delito fiscal, relativo a la sociedad Zerulur, cuyo administrador era Arruti padre y el socio mayoritario Gorka Errasti, marido de la hermana de Arruti hijo. Ella y Errasti están igualmente imputados en el 'caso De Miguel'. Zerulur también obtuvo ingresos de empresas vinculadas con Riera y habría defraudado otros 129.920 euros en 2009.

Por todo ello, Bizkaia solicita penas de dos años de cárcel para Arruti hijo, de cuatro años para su padre y una indemnización de más de 500.000 euros por los impuestos no abonados en 2008 y 2009. Este miércoles comparecerá en el juicio el inspector de Hacienda Joseba Garmendia para detallar estos movimientos.

Etiquetas
Publicado el
19 de junio de 2018 - 21:00 h

Descubre nuestras apps

stats