Mujeres contra Lanbide: "Nos maltrata"

Manifestación en defensa de la RGI

Varias asociaciones sociales de Bizkaia han denunciado los obstáculos que pone el Servicio Vasco de Empleo-Lanbide para la concesión de las ayudas sociales a ciertos colectivos de mujeres, principalmente a las que son víctimas de la violencia de género. Según estos colectivos, Lanbide, encargado de gestionar la Renta de Garantía de Ingresos (RGI) y su Prestación Complementaria de Vivienda (PCV), “sigue reproduciendo un sistema patriarcal, donde castiga a las mujeres y replica las situaciones de desigualdad que se producen desde otros contextos, como es el caso de quienes han sufrido violencia machista y otros lugares, como es el caso de las trabajadoras de hogar”.

Lanbide reclama 9.000 euros de ayudas sociales a una embarazada forzada a dejar su empleo por alto riesgo

Lanbide reclama 9.000 euros de ayudas sociales a una embarazada forzada a dejar su empleo por alto riesgo

Para estos colectivos, los criterios empleados por Lanbide “continúan siendo arbitrarios y desproporcionados, haciendo un mal uso de la ley y dejando en situaciones de riesgo a muchas mujeres que en muchos casos cuentan con menores a cargo”. Precisamente, el Ararteko ha dado un ‘tirón de orejas’ varias veces a Lanbide por esta circunstancia. En varios expedientes ha mostrado su desacuerdo con los motivos que aplica para suspender la prestación, ya que se trataba de mujeres que no habían cumplido en un momento concreto alguno de los criterios debido a situaciones de violencia o desigualdad. En una de estas ocasiones, retiró la RGI a una mujer que no pudo presentar la sentencia de divorcio porque aún se estaba tramitando.

Además, el Servicio Vasco de está reclamando cantidades como cobros indebidos con carácter retroactivo. “Las mujeres nos enfrentamos a una doble discriminación, en especial las que vienen de situaciones de violencia”.

El colectivo de mujeres magrebíes Ahizpatasuna también ha cargado contra Lanbide por sus “políticas y las malas prácticas" entorno a la RGI que ahondan en "la feminización de la pobreza". Ahizpatasuna ha criticado que los trabajos ofertados para las mujeres inmigrantes son "precarios y relacionados con los cuidados" y no tienen en cuenta sus trayectorias laborales previas, con lo que el Gobierno vasco "está reforzando el machismo institucional y el patriarcado". Para refrendar su crítica a la "constante vulneración de derechos" que se producen en las oficinas de Lanbide, Ahizpatasuna ha comparado la cantidad de mujeres que reciben la RGI, un 58 % del total de personas con esa prestación, con el 3 % del total que suponen las mujeres magrebíes que la reciben. Así, el "hipotético abuso de las ayudas sociales por parte del colectivo de mujeres magrebíes" resulta algo infundado. Han reprochado las suspensiones de la RGI en los últimos tiempos, lo que ha hecho que "muchas mujeres se queden a la intemperie durante meses" y a la espera de que se resuelva su recurso; en el caso de las madres divorciadas se les descuenta la pensión del padre, aunque no la reciba.

Etiquetas
Publicado el
21 de noviembre de 2018 - 19:33 h

Descubre nuestras apps

stats