La portada de mañana
Acceder
Trombos y coronavirus: los cardiólogos explican por qué hay que seguir vacunándose
El plan de Escrivá para la jubilación anticipada
Opinión - La democracia española no nació en 1978, por Ignacio Escolar

La mascarilla no acalla el grito feminista en Euskadi: "Aunque seamos menos, que oigan nuestra voz"

Manifestantes, en el Ayutamiento de Bilbao

"Abajo el patriarcado que va a caer, arriba el feminismo que va a vencer". Con ese cántico miles de mujeres han recorrido las calles del centro de Bilbao para manifestarse en contra del patriarcado y a favor de los derechos de las mujeres. Con pancartas y vestidas con mascarillas y camisetas de color morado, miles de mujeres han caminado desde el Sagrado Corazón hasta el Ayuntamiento de Bilbao en una multitud encabezada por mujeres migradas y racializadas. "Es importante acabar con el machismo, pero también acabar con el racismo. Es todo un sistema que nos oprime y que va de la mano. Hay que romperlo", ha señalado Susana, una de las mujeres que encabeza la manifestación. 

El 8M de la pandemia en Euskadi, en imágenes

El 8M de la pandemia en Euskadi, en imágenes

Marijo, algunas filas más atrás, porta un cartel en el que se lee el mensaje "hasta los ovarios de tantos cojones". "Aunque seamos menos porque no han podido venir personas de otras partes, tenemos la emoción de estar aquí y que oigan nuestra voz", ha indicado. "Recordad que hay que mantener las distancias y hay que colocarse bien las mascarillas, pero que sepáis que hemos vuelto a teñir de morado las calles de Bilbao", han explicado al llegar al Ayuntamiento de Bilbao antes de la concentración final.

"Cuidarnos es una responsabilidad social que no puede seguir recayendo sobre los cuerpos de las mujeres desde una lógica de privilegios machista, racista y clasista", han señalado en un comunicado leído al final de la marcha junto al Ayuntamiento. En el mensaje, en el que han destacado que se respeten las medidas de seguridad y el distanciamiento social, las organizadoras han insistido en que la vida "hay que cuidarla y esta es una apuesta radical incompatible con un modelo apropiador y mercantilizador de la existencia".

Por ello, han considerado "urgente" colectivizar los cuidados, garantizar políticas de conciliación efectivas y reivindicar un sistema público-comunitario de cuidados que asegure "calidad, universalidad y condiciones dignas para todas las personas". "No queremos que las mujeres sigamos siendo las únicas responsables de sostener la vida. Mucho menos en condiciones de extrema explotación y precarización", han alertado desde el movimiento feminista.

Este 2021 en la manifestación de Bilbao han querido dar un protagonismo especial a las mujeres migradas y racializadas, que en todo momento han encabezado el bloque principal de la marcha y han sido las encargadas de leer parte del discurso final, en el que han denunciado las políticas de control migratorio, la Ley de Extranjería, las deportaciones, la "brutalidad policial", las quitas de custodia y las precarias condiciones laborales de los trabajos a los que la sociedad les destina. "Necesitamos aunar compromisos colectivos feministas para asegurar los derechos humanos de todas las mujeres que desarrollan su proyecto de vida aquí. Queremos que haya un movimiento feminista que derribe el racismo en Euskal Herria", han resaltado para dar fin a la concentración con un concierto sorpresa de la cantante La Basu.

En Vitoria la manifestación ha salido a las 19:00 horas desde una abarrotada plaza de San Antón. Miles de personas se han reunido para reivindicar los derechos de las mujeres que “se han visto agravados debido a la pandemia, ya que la mayoría de los cuidados quedan en manos de las mujeres”. La multitudinaria manifestación, que ha ido acompañada como ya es habitual de una batucada feminista, ha sido organizada en tres filas para salvaguardar la distancia de seguridad y demostrar que “si se cumplen las medidas, estas reivindicaciones no tienen por qué ser peligrosas tampoco en estos momentos”. 

“Las cosas no han cambiado, este año no es diferente a otros”, comenta Maria Jesus, quien ha acudido a la manifestación con sus amigas Ana, Verónica y Nekane. Este grupo de mujeres se muestra muy descontenta con la situación actual de la mujer, “este día es más necesario que nunca, la desigualdad es más palpable”, admite. “La crisis de la COVID-19 es la peor para la mujer. Es la que menos reconocimiento tiene, la más precaria”. Nekane defiende que todas “son responsables”, por lo que no ve cabida al “miedo”. Además, han querido mostrar su enfado porque “en muchos otros ámbitos las medidas no se cumplen, pero solo cuando hay que reivindicar se exige su cumplimiento”.

Ainhoa, Jare, Malen, June, Manex y Olatz tampoco han querido perderse la manifestación del 8M este año. “Tenemos que reivindicar nuestros derechos porque nuestra generación liderará en un futuro la sociedad”, comenta Ainhoa. “Este día hay que emplearlo en reivindicar todo lo que se queda en el olvido durante todo el año”, ha recordado Malen justo antes de que la manifestación saliera hacia la calle Francia.

Aunque ha sido necesario respetar las medidas de seguridad para frenar la expansión de la COVID-19, las mujeres han decidido no quedarse en casa. Itziar ha asistido con porque “todos los días hay que luchar por los derechos de las mujeres, hoy es un día señalado, pero es más importante la actitud en el día a día y hay que respetar a las mujeres que han decidido no venir por miedo”. Sin embargo, recalca que este año tiene “más ganas que nunca, porque la derecha se ha encargado de señalar este día”. Asimismo, se ha emocionado cuando ha visto a dos niñas marchar con una pancarta: “este es el futuro que necesitamos”, ha indicado.

En Donostia, la marcha ha comenzado a las 18:30 horas desde el túnel del Antiguo. La marea morada, tan multitudinaria como el año anterior, ha recorrido el Paseo de Miraconcha y ha finalizado en el Boulevard. Con el comienzo de la marcha, no se ha escuchado otra cosa que no fueran tambores y megáfonos, acompañados de las voces de los manifestantes que han reivindicado la lucha feminista.

Una manifestación marcada por la COVID-19 pero que ha vuelto a llenar las calles de la ciudad, esta vez de forma muy ordenada, con distancias de seguridad y mascarillas. La marcha, que ha sido convocada por Emakunde y el Movimiento Feminista de Euskal Herria, ha discurrido con normalidad y bajo el lema de ‘Cambiemos todo, agrietemos el sistema’. “Esta crisis no empezó con la pandemia” han manifestado las portavoces en la presentación de la protesta.

Mujeres y hombres han llegado al Boulevard para contemplar varios actos que el Movimiento Feminista había organizado. Discursos del Movimiento Feminista de Euskal Herria y la canción ‘Emakumeen borroka’ han dado fin a la concentración. Ángela y Elena, estudiantes donostiarras, se han sumado a la reivindicación defendiendo que la igualdad se resume en “justicia en todos los ámbitos, en los salarios, condiciones de trabajo o en el hogar. No vale manifestarse hoy y olvidarse de los micromachismos el resto del año. Vamos por buen camino pero aún queda trecho”, han concluido.

A pesar de que la consejera vasca de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal advirtiera de que "no es el momento adecuado para hacer grandes manifestaciones masivas" y aconsejara que "existen muchas formas de reivindicar", la directora de Emakunde, Izaskun Landaida, también ha salido a manifestarse a la concentración celebrada en su localidad, Ugao-Miraballes (Bizkaia), donde ha recordado la importancia del 8M, "un día de reivindicación especialmente importante para la igualdad y para el feminismo" y ha reivindicado el papel de las mujeres durante la pandemia "muchas de ellas han estado en primera línea como sanitarias, trabajadoras en residencias, cuidadoras, trabajadoras de supermercados, trabajadoras de limpieza, etc", ha destacado.

Etiquetas
Publicado el
8 de marzo de 2021 - 20:17 h

Descubre nuestras apps

stats