El Primero de Mayo vuelve a la calle en Euskadi marcado por las restricciones y consecuencias económicas de la pandemia

Tres afiliados al sindicato ELA sostienen sus banderas durante la manifestación que ha recorrido las calles de Bilbao este sábado con motivo del Dia del Trabajador.

El 1 de mayo de 2021 ha permitido a los sindicatos regresar a las calles en el día internacional de los trabajadores después de un 2020 en que el confinamiento general impidió las movilizaciones. La jornada, finalmente, se ha ajustado a las directrices del Departamento de Seguridad y los participantes han tenido que respetar los confinamientos perimetrales en vigor en las tres capitales y en muchos de los principales municipios por la alta incidencia de la COVID-19. ELA y CCOO lo denunciaron a la Justicia al entender que era una vulneración de un derecho básico. Mitxel Lakuntza, líder de ELA, ha ironizado que en el puesto de trabajo no hay tanto control para evitar el coronavirus. Un año más, CCOO y UGT se han movilizado de manera conjunta. Mientras, LAB ha abierto la puerta a una próxima huelga general.

El secretario general de ELA, Mitxel Lakuntza ha advertido de que lo que está en juego es si "la salida de la crisis" se encara mediante "cambios" o con "recortes" y ha acusado al Gobierno vasco de "ponerse de perfil" y carecer de una "estrategia de creación de empleo". Lakuntza ha intervenido en la movilización que la central sindical ha desarrollado en Bilbao con motivo del Primero de Mayo. En el caso de Vitoria la manifestación se ha llevado a cabo a partir de las 11.00 horas desde la Plaza de la Virgen Blanca y en San Sebastián 30 minutos después desde el Alderdi Eder, informa Europa Press.

En la manifestación de Bilbao, que ha partido sobre las 12.00 horas desde el Sagrado Corazón tras una pancarta en la que se podía leer 'Aldaketa garaia da' (es tiempo de cambios), los asistentes han recorrido las calles entre gritos de 'borroka da bide bakarra' (la lucha es el único camino), separados por filas y entre continuas apelaciones a respetar las medidas sanitarias. En la misma se ha podido ver además a trabajadores de empresas que han anunciado despidos durante los últimos meses como Tubacex, Novaltia o H&M.

En su intervención, Lakuntza ha defendido que la clase trabajadora es una clase "con una visión propia del mundo y de la vida" y ha subrayado que en este Primero de Mayo, en plena pandemia, "adquiere más fuerza que nunca la reivindicación de la solidaridad, la igualdad y la vida". En este contexto, se ha referido a las limitaciones fijadas por la pandemia y ha criticado que se limite el derecho de manifestación mientras hay obligación de acudir al trabajo. "Somos personas en función de nuestra capacidad de alimentar la cadena de producción; el único valor que nos atribuyen es por lo que podemos producir", ha incidido. Así, ha criticado que hace ahora un año la consejera Arantxa Tapia quería mantener abiertas las empresas "a toda costa", mientras que ahora no se puede "hacer manifestaciones pese a que son más seguras que muchos centros de trabajo".

"Según el propio Gobierno Vasco, entre el 70 y el 80% de los brotes de COVID-19 se han producido en centros de trabajo; ¿han puesto algún límite al funcionamiento de las empresas para prevenir los contagios?", ha cuestionado, para añadir que "no ha habido ninguna sanción a empresas por incumplir las medidas preventivas", pero cuando ELA quiere salir a la calle para "denunciar este sistema criminal que nos mata, nos lo prohíben". También ha denunciado que el capitalismo no sea capaz de garantizar la vida de las personas, pese a los 15 euros que cuesta una vacuna, y que han sido "financiadas con dinero público que se dejan en manos de farmacéuticas privadas".

CC.OO. y UGT Euskadi, de manera conjunta, han reclamado en las calles vascas este Primero de Mayo una agenda social "comprometida con los trabajadores" y han advertido al Gobierno central de que "ahora toca" cumplir con la derogación de la reforma laboral, de las pensiones de 2011 y subir el Salario Mínimo Interprofesional. CC.OO. y UGT, como suele ser habitual, han celebrado el Día del trabajador de manera conjunta con manifestaciones en las tres capitales vascas que han transcurrido bajo el lema "Ahora toca cumplir- Langile klaseari zor diogu". Las marchas en Bilbao y San Sebastián han partido a las once y media de la mañana desde la Gran Vía y los jardines de Alderdi Eder, respectivamente, y en Vitoria a las doce del mediodía desde la plaza de la Virgen Blanca.

En la marcha de Bilbao, han estado presentes la secretaria general de CC.OO. Euskadi, Loli García, y el secretario general de UGT Euskadi, Raúl Arza. La manifestación estaba encabezada por la pancarta con el lema de la marcha que han decidido colocar al revés en los primeros momentos para expresar su rechazo a las restricciones establecidas con motivo de la pandemia por la Ertzaintza para estas manifestaciones y que fueron recurridas tanto por CC.OO. como por ELA. Finalmente, el TSJPV no les dio la razón y estableció que se debían respetar los confinamientos perimetrales de cara a estas convocatorias. Precisamente, CC.OO. Gazteak también aludía a esta sentencia con una pancarta en la que se podía leer "Ez gaituzte isilduko- Ni nos ni nos domaron ni nos doblaron ni nos van a domesticar".

Los participantes, con mascarillas, separados por filas y respetando la distancia de seguridad, han proferido gritos durante la movilización contra la reforma laboral y en favor de la "lucha de los trabajadores". Previamente al inicio de la marcha, la secretaria general de CC.OO. Euskadi, Loli García, ha destacado que el 1 de Mayo es un "día de reivindicación" de la clase trabajadora y ha querido hacer un "reconocimiento expreso" a todos los trabajadores" porque a lo largo de este año de crisis sanitaria se ha puesto en evidencia el "valor insustituible de los trabajadores". Por su parte, el secretario general de UGT Euskadi, Raúl Arza, ha afirmado que este 1 de Mayo es "diferente" aunque "mejor" que el del año pasado, en el que, por la pandemia, los sindicatos no pudieron salir a las calles. Arza ha afirmado que quieren reivindicar que ahora "toca cumplir con la clase trabajadora" y subir el Salario Mínimo Interprofesional: "Si hemos sido capaces de subir el salario a los trabajadores públicos, si hemos sido capaces de subir las pensiones, exigimos también la subida del SMI".

El sindicato LAB ha celebrado este Primero de Mayo con movilizaciones en 34 ciudades y pueblos, de las que tres estaban convocadas en Álava, ocho en Bizkaia y 12 en Gipuzkoa. La secretaria general, Garbiñe Aranburu, ha afirmado que es el momento de "otra huelga general" y ha asegurado que el sindicato está dispuesto a "buscar consensos en ese camino" porque auguran "más recortes" en forma de "reformas en las relaciones laborales, en las pensiones" o a través de no "reforzar" los servicios públicos.

En Bilbao la manifestación ha partido de la plaza Zabalburu sobre las once de la mañana, mientras que en San Sebastián lo ha hecho a las doce y media del Puente de Santa Catalina y en Vitoria, a la misma hora, desde la plaza Bilbao. La secretaria general de LAB, Garbiñe Aranburu, ha participado en la marcha de Bilbao, que ha partido encabezada de una pancarta en la que se podía leer 'Aldaketa de aukera. Por un cambio de rumbo', lema elegido por el sindicato para este Primero de Mayo. La marcha de Bilbao, en la que se podían ver otras pancartas en las que se leía Zaintza zerbitzu publikoak" (servicios públicos de cuidados) ha transcurrido por las calles Hurtado de Amezaga y Buenos Aires hasta llegar al Ayuntamiento de Bilbao donde la líder del sindicato ha tomado la palabra.

Etiquetas
Publicado el
1 de mayo de 2021 - 17:55 h

Descubre nuestras apps

stats