Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Residencias oficiales vacías: siete comunidades pagan casas para sus presidentes
Las empresas se saltan la desconexión digital: Me han llamado hasta en el tanatorio
OPINIÓN | 'Milei insulta a España y la derecha patriótica calla', por Marco Schwartz

Las víctimas del bombardeo de la Italia de Mussolini de 1937 en Durango fueron 213, según un estudio

Vista aérea de los bombardeos de Durango tomada por los propios fascistas italianos

elDiario.es Euskadi / Europa Press

Durango —

0

Una investigación impulsada por Gerediaga Elkartea y Durango 1936 Kultur Elkartea ha cifrado en 213 el número de personas que perdieron la vida en los bombardeos que la Italia fascista de Mussolini llevó a cabo sobre la localidad vizcaína de Durango del 31 de marzo de 1937. De ellas, el 74% eran civiles y un 15% tenían menos de 16 años. Según han informado desde estas dos entidades, el trabajo, elaborado a lo largo de tres años, ha tenido como objetivo principal la identificación de las víctimas de los bombardeos del 31 de marzo de 1937 y se ha llevado a cabo después de que en 2021 se acordara, en la mesa de memoria del Ayuntamiento de Durango, identificar a las 84 personas enterradas en fosas comunes y trabajar en la búsqueda de sus familias.

La investigación, según recoge Europa Press, se impulsó desde Gerediaga Elkartea y Durango 1936 Kultur Elkartea, con el apoyo municipal y la subvención de Gogora, y se llevó a cabo por parte del historiador durangués Jimi Jiménez. Tras ese primer estudio, se consideró necesario analizar los listados en los que se mencionaban los fallecidos en el bombardeo de Durango, un trabajo al que se han dedicado los dos últimos años. El estudio se ha basado en las 334 víctimas que recoge el historiador Jon Irazabal en su libro publicado en 2001, además del informe de víctimas de los bombardeos publicado por el Gobierno Vasco en 1937. Por un lado, se ha realizado una revisión detallada del número de víctimas de los bombardeos del 31 de marzo de 1937 y, por otro, se ha intentado identificar a las víctimas.

Desde Gerediaga Elkartea y Durango 1936 Kultur Elkartea han explicado que el número de víctimas que se ha podido confirmar en la investigación ha sido de 213, entre las que se encuentran 13 personas que aún figuran como desconocidas. Según han precisado, “algunas de las víctimas que hasta ahora teníamos como víctimas de los bombardeos de Durango no son víctimas de ese día, aunque algunas siguen siendo víctimas de la guerra”. De las listas analizadas, 77 personas fallecieron por otra causa. “Hemos llegado a la conclusión de que la situación de guerra y la penuria del momento hizo que se contabilizaran los muertos que no eran víctimas de los bombardeos de Durango. La identificación de muchas de las víctimas fue errónea. Indagando en los diferentes registros, se han corregido los nombres y apellidos de muchas víctimas”, han relatado.

16 nuevas identificaciones

También se han realizado nuevas identificaciones, 16 en total. Por otra parte, también se han encontrado víctimas que habían sido contabilizadas dos veces por diferentes motivos (54) y se han identificado cuatro personas que aparecen en los registros como fallecidas en el bombardeo de Abadiño, pero que se han decidido mantener como víctimas del bombardeo de Durango porque fallecieron “en la misma operación militar para atacar Durango”. En cualquier caso, los responsables de la investigación han señalado que “la lista será siempre abierta” ya que, “con seguridad, no podemos decir si todas las víctimas de los bombardeos fueron incluidas en las listas de entonces”.

En función de los datos extraídos del estudio, el 74% de los fallecidos en los bombardeos de Durango del 31 de marzo de 1937 fueron civiles, de los que el 65% fueron mujeres, el 15% menores de 16 años y el 17% mayores de 60 años. Otro 26% eran gudaris de distintos batallones del Euzko Gudarostea y 19 feligreses, entre ellos 14 monjas del convento de Santa Susana. Para los responsables de la investigación, “estos datos demuestran que, además de destruir las infraestructuras estratégicas, fue un claro ataque a la población civil con el objetivo de aterrorizar a la población”.

Etiquetas
stats