El aislamiento social de municipios o áreas, una posibilidad presente en la nueva normalidad ante un rebrote

Un niño se asoma a la ventana de su casa durante el confinamiento. / Europa Press

La Comunidad de Extremadura afronta la última semana del estado de alarma con unos datos que animan a la esperanza. La evolución es positiva, con apenas dos ingresos por el virus y sin enfermos en cuidados intensivos desde que comenzó el mes de junio.

Sin embargo Sanidad mira con cautela al futuro y avisa de que nadie está libre de un nuevo brote. El SES está listo para afrontarlos, con toda la maquinaria en marcha en los servicios de Atención Primaria y de Salud Pública. Su intención es reforzar las plantillas con garantías durante las vacaciones estivales y unas previsiones de 8.000 contrataciones.

“No podemos evitar que haya contagios, eso depende del virus. Lo que podemos hacer es ponérselo difícil a la hora de generar un nuevo brote o un contagio a un importante volumen de población. Esas medidas se están poniendo en marcha, de modo que estamos preocupados, pero al mismo tiempo estamos ocupados de lo que está pasando”.

Así lo ha expresado el consejero de Sanidad, José María Vergeles, quien señala que los nuevos contagios están controlados y se mantiene el protocolo de aislar a todas aquellas personas que hayan estado en contacto directo con el contagiado. Es el caso del último positivo, que ha obligado a aislar a otras seis personas en la zona de Almaraz.

Otra cosa distinta es que se presentase un brote de las características que se han dado en otras comunidades autónomas en los últimos días, según ha comentado. “Entonces iríamos a otro tipo de medidas, como en su día se hizo en Arroyo de la Luz, medidas de aislamiento domiciliario, aislamiento social, o cualquier otra que podamos utilizar con independencia de que exista o no el estado de alarma”.

Medidas excepcionales ante casos excepcionales

Una vez que concluya el estado de alarma, a partir del 21 de junio, prevalece la Ley General de Salud Pública, y las medidas excepcionales que pudieran tomarse se harían en función de la salud pública de la población. Serían medidas destinadas a controlar, en caso de que lo hubiese algún brote, algo que de momento se descarta.

Vergeles ha reiterado que la Comunidad no contempla adelantar el fin del estado de alarma, como ya ha anunciado que hará Galicia, por un principio de precaución. Se mantendrá en la fase tres hasta el día 21 de junio, cuando se pase a la nueva normalidad.

Eso sí, a partir del lunes 15 de junio se permiten los desplazamientos entre Cáceres y Badajoz y se introducen otras medidas de ‘relajación’, tales como la reapertura de las discotecas y bares de ocio nocturno de la región con un aforo limitado.

Al SES le preocupan todos los nuevos contagios que se produzcan, con independencia del área de salud donde se produzca, aunque en estos momentos hay un control estricto de los positivos que se van dando.

“Estoy tranquilo, porque la Atención Primaria y la salud pública están funcionando muy bien. Están teniendo muchísima sensibilidad a la hora de detectar los casos sospechosos”.

Ha explicado que en la actualidad sólo el 0,9 por ciento de los casos sospechosos detectados son finalmente contagios positivos. “La Atención Primaria de salud está haciendo un gran papel, al igual que los farmacéuticos, veterinarios y todo el personal de salud pública, que están rastreando todos y cada uno de los contactos”.

Etiquetas
Publicado el
13 de junio de 2020 - 18:58 h

Descubre nuestras apps

stats