El antiguo hospital de Lugo se derrumba sin que la Xunta sepa qué hacer con él

Techo parcialmente desplomado en una planta del antiguo Materno Infantil

"Son edificios enfermos". En junio de 2012, apenas un año después de que el antiguo Hospital Xeral de Lugo cerrara definitivamente por la entrada en funcionamiento del nuevo Hospital Lucus Augusti (HULA), la entonces conselleira de Sanidade, Rocío Mosquera, resumía de este modo el estado del complejo, cuyo deterioro había avanzado ante los ojos de varias generaciones de pacientes lucenses durante muchos lustros. La responsable autonómica indicaba de este modo que los diversos usos prometidos para los inmuebles estaban en serias dudas y avanzaba, al tiempo, varios proyectos de los que cuatro años después nada se sabe. Mientras, el edificio ya está, literalmente, cayéndose.

Lugo se echa a la calle para exigirle a la Xunta "igualdad" en la asistencia sanitaria

Lugo se echa a la calle para exigirle a la Xunta "igualdad" en la asistencia sanitaria

Es en este contexto en el que el pasado año se constituyó una comisión municipal "para la revitalización del barrio de A Residencia", como se conoce popularmente la zona, en la que están presentes los grupos con representación municipal y representantes de las asociaciones vecinales y comerciales del entorno del recinto sanitario ahora cerrado. Miembros de esa comisión, acompañados por el gerente del área sanitaria de Lugo, Ramón Ares, se han citado para visitar el antiguo hospital y han comprobado sobre el terreno su grado de deterioro, que es incluso mayor del esperado.

Al finalizar la visita el gobierno local ha dado por constatado el "evidente e importante deterioro" del área que han podido visitar, el edificio del Materno-Infantil, toda vez que los técnicos han recomendado no acceder al edificio del Xeral por, en palabras del edil de Desarrollo Sostenible, Daniel Piñeiro, estar "en muy mal estado, con paredes y techos caídos" e incluso riesgos de derrume. En el caso del Materno hay también daños considerables en el tejado en la estructura" agravados por las lluvias en el tercer piso. Mientras, el resto del edificio "está tal cual lo dejaron cuando se quedó vacío, incluso con un exceso de material que se quedó allí tirado y que es difícil de entender que no haya sido aprovechado o donado", dice el concejal.

Entre agujeros en el techo, filtraciones de agua y pequeñas inundaciones la comisión lamenta que, media década después del estreno del HULA, la Xunta "no tenga todavía ningún plan para utilizar estos edificios". "No nos ofrecen ninguna respuesta", subraya Piñeiro, quien detalla que el Sergas dice ahora valorar que "alguna de las plantas de la antigua escuela de enfermería" pasen a ser utilizadas como centro de salud y unidad de salud mental, la cual ya había sido anunciada, en la etapa de Mosquera, para ser instalada en la que fue zona administrativa del hospital ahora cerrado.

Esta nueva opción para el barrio de A Residencia, que implicaría mantener "vacías y sin ninguna función las instalaciones del Xeral y del Materno", llega después de que, nos últimos años, Xunta y PP hayan planteado diversas alternativas que no han llegado a concretarse. Así, Sanidad ha descartado la instalación en los edificios de un laboratorio de Salud Pública después de anunciarla, y después aseguró que parte del complejo sería aprovechado para los servicios que ahora se anuncian para la Escuela de Enfermería. El PP lucense, por su parte, ha venido apostando por convertir el viejo Xeral en una comisaría, proyecto del cual por el momento se desconocen avances.

Etiquetas
Publicado el
15 de febrero de 2016 - 18:55 h

Descubre nuestras apps

stats