Las ayudas para comedores escolares caen un 45% en Galicia desde la llegada de Feijóo

Visita del conselleiro de Educación a un colegio

El pasado marzo el Gobierno gallego incendiaba por enésima vez a las comunidades educativas del país disparando un 40% el precio de los comedores escolares que gestiona y ampliando, además, el régimen de copago, que ahora le afecta a alrededor del 60% del alumnado. La manida austeridad fue de nuevo el argumento para el tasazo, que Alberto Núñez Feijóo justificó también argumentando que "con el dinero de los parados" no se puede pagar "el comedor de la gente que tiene trabajo y puede pagarlo", en lo que suponía una nueva vuelta de tuerca al argumentario empleado para eliminar la gratuidad de los libros de texto. Además, la Xunta aseguraba también que su plan era ir asumiendo paulatinamente la gestión de los comedores que hasta ahora son responsabilidad de las asociaciones de padres y madres (AMPA). Son precisamente estas las destinatarias de un nuevo tijeretazo.

El pasado viernes el Diario Oficial de Galicia publicaba, con un mes de retraso con respecto al año anterior, la orden de ayudas para contribuir al sostenimiento económico de estos comedores escolares, que atienden a casi 12.000 alumnos en unos 170 centros educativos. Además de llegar con demora y cuando el curso ya ha terminado la Consellería de Educación incluye en la convocatoria un recorte del 14% en relación a la precedente, pero de más de un 45% si la referencia son las ayudas del curso 2009-2010, el primero que le tocó gestionar al gabinete de Feijóo. Entonces el departamento que dirige Jesús Vázquez dotó las ayudas con 1,1 millones de euros.

En el segundo curso con el PP al mando, el 2010-2011, las ayudas no sólo no mermaron, sino que fueron aumentadas levemente. Después de que el Ejecutivo asegurase que eliminaba los manuales escolares gratis para ahorrar y que ese dinero se iba a destinar, entre otros fines, a comedores, estos subsidios pasaban a estar financiados con 1,2 millones de euros. Pero la alegría duró poco en la casa del pobre y en el curso 2011-2012 la dotación presupuestaria caía a plomo hasta los 700.000 euros. Así estuvieron hasta este año, cuando los padres y madres saben que la ayuda del curso recién terminado se ha quedado en 600.000 euros.

Mientras disminuye las ayudas la Xunta complica también el acceso a las mismas por la vía del incremento de la burocracia. Así, para justificar las ayudas esta vez será necesario, además de una "cuenta justificativa de gastos e ingresos", con una declaración de actividades y del costo de cada una y copias "de las facturas o de otros documentos de valor probatorio", una "declaración del número de usuarios reales" del comedor, con su reparto por nivel educativo" y un "desglose" en el que cada ANPA debe especificar si los niños y niñas que van al comedor son fijos, discontinuos o eventuales, esto es, si almuerzan en el colegio a diario, unos días concretos de la semana o sólo de vez en cuando.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats