Feijoo quiere repoblar el rural con jóvenes de centros de protección a cambio de trabajo en construcción y hostelería

Imagen de varios menores.

La pérdida de habitantes del rural gallego figura en todas las listas de problemas de Galicia. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, anunció esta semana un plan que, según sus palabras permitirá “impactar en el territorio y luchar contra la despoblación” y que consiste en procurar que menores procedentes de centros de protección o familias de acogida se emancipen en núcleos pequeños con trabajos en la construcción y la hostelería: “Todos los menores que están tutelados por la Comunidad Autónoma vamos a intentar, cuando se acabe la tutela legal, al cumplir 18 años, ayudarles a encontrar una vivienda y un trabajo en el ámbito rural”.

El sistema de protección de menores tutelados falla: cada vez hay más niños viviendo en centros que con familias de acogida

El sistema de protección de menores tutelados falla: cada vez hay más niños viviendo en centros que con familias de acogida

El programa, centrado de inicio en las provincias de Lugo y Ourense, va a empezar como una experiencia piloto para unos 100 jóvenes, pero el presidente gallego habló en una rueda de prensa el jueves de que el objetivo es “ayudar a estos 2.500 jóvenes” que están actualmente bajo tutela de la Xunta. La ONG responsable de la iniciativa, Igaxes, aclara que en realidad la propuesta se plantea para menores que son de esas zonas rurales y que no implica un traslado de personas que residen o tienen vínculos en otras áreas, salvo que a ellos mismos les resulte atractivo.

Igaxes, que trabaja con menores tutelados desde hace años, va a gestionar el programa, para el que la Xunta reserva un millón de euros procedentes de fondos europeos. Su director, Carlos Rosón, explica que la idea parte de un “barrido” que la ONG hizo por varios ayuntamientos del sur de la provincia de Lugo y el norte de la de Ourense, en el que detectó “oportunidades laborales”. Ayudar a estos jóvenes a emanciparse en entornos rurales era, según el responsable, una de las dificultades que se estaban encontrando.

El plan es darles formación para que encajen en los perfiles que se demandan en la zona, fundamentalmente en construcción y rehabilitación de viviendas y en hostelería. La ONG también propone que estudien programación porque es un trabajo que se puede hacer en remoto. Otro de los aspectos que quieren impulsar con el programa es que creen cooperativas. En el proceso, habrá mentores haciendo un seguimiento. Rosón destaca que es habitual que estos menores, que llegan al sistema de protección porque estaban en riesgo en su entorno, no hayan terminado la educación obligatoria y trazar un itinerario formativo es uno de los puntos fundamentales.

El plan se va a desarrollar durante dos años y el objetivo, según Rosón, es que participen 50 jóvenes en cada uno. Mientras estén integrados en el programa, recibirán apoyo económico para pagar la vivienda -pisos alquilados a particulares en estos ayuntamientos rurales-. La idea, agrega, es que, si logran un trabajo, sean independientes a partir de ahí. La iniciativa pretende también crear alternativas de ocio en las propias localidades en las que se asienten los jóvenes y que consoliden una red social. El director de Igaxes indica que se centrarán no solo en menores tutelados, sino en otros que estén en riesgo de exclusión en las zonas donde trabajen.

Feijóo señaló que el nuevo programa toma como referencia otro que desarrolla desde hace años Igaxes, denominado Mentor. Se desarrolla en el ámbito urbano y en 2021 participaron más de 600 jóvenes. Se centra en los mayores de 16 años para ayudarles en la transición a la vida adulta con apoyo para que encuentren un trabajo. Algunos de ellos comparten pisos supervisados por educadores con el objetivo de que aprendan a llevar una casa y hacer presupuestos para pagar los gastos. El acompañamiento en estos casos se puede extender hasta los 21 años, aunque, de media, se independizan a los 19.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats