La Marea Atlántica sigue subiendo y acumula apoyos entre los partidos de izquierda

Presentación de 'Marea Atlántica' ante los medios

La Marea Atlántica de A Coruña sigue subiendo y coge fuerza de cara a la última fase de su primera validación. La que le permitirá seguir adelante en su búsqueda de la confluencia ciudadana en una candidatura para las elecciones municipales de 2015. Superadas las 2.100 firmas -y a menos de 400 de las 2.500 que se marcó como objetivo antes del 1 de octubre-, el proceso se mantiene más vivo que nunca. Las primeras reuniones mantenidas con formaciones políticas no hicieron más que reforzar las expectativas ante la buena disponibilidad manifestada por todas ellas. Aunque con matices, el análisis que hace el movimiento y la necesidad de confluencia "es compartida" por todas, la mayoría dispuestas ya a apoyar esa candidatura unitaria y, por lo tanto, a no presentar lista alternativa al Ayuntamiento.

La Marea de Vigo echa a andar buscando la participación de los movimientos sociales

La Marea de Vigo echa a andar buscando la participación de los movimientos sociales

"La impresión es muy buena porque el análisis, la necesidad de confluencia y que el proceso sea liderado por la ciudadanía es una impresión compartida", insisten fuentes de la Marea Atlántica, que advierten también de que estos primeros contactos con fuerzas políticas excluyen cualquier decisión sobre la metodología de una hipotética candidatura, supeditada la esa Marea Viva de octubre donde el movimiento evaluará todo el proceso y donde se discutiría cuál es la forma exacta de confluencia electoral.

Anova, Esquerda Unida, Equo y Espazo Ecosocialista -las cuatro patas que formaron AGE en las elecciones al Parlamento gallego-, pero inlcuso Compromiso por Galicia o el Partido Humanista, mostraron ya su disposición a participar en el proceso y, por tanto, su disponibilidad también a no presentar candidatura y diluirse entre la ciudadanía en una candidatura popular. Podemos -a la espera de su asamblea que en octubre marcará la postura oficial de la formación en las municipales- no mantiene contactos oficiales, pero sí "informales" a través de miembros de su Círculo coruñés que ya participa y colaboran en las diferentes mareas y mantiene las puertas más que abiertas. Algo semejante ocurre con el BNG, que acaba de lanzar su propio proceso de asambleas pero que dice también mantener la puerta abierta a esa confluencia.

La situación actual es esperanzadora para el movimiento ciudadano, que también sabe no obstante que todo ese apoyo "tendrá que concretarse abordando las siguientes y más complejas fases". "Esa disolución en la Marea no puede ser a cambio de cuotas en el poder ni de responsabilidades, sino que tendrá que ser con las reglas de la propia Marea y basado y tutelado por la ciudadanía", insisten las mismas fuentes.

La confluencia o no global "de la izquierda a la izquierda del PSOE" en esta Marea Atlántica dependerá finalmente del programa que se acabe consensuando en las diferentes mareas, pero la respuesta -con su respectivo matiz- es más que positiva por el momento. "Cada formación tiene sus peculiaridades: unas llegaron con las manos vacías y otras con alguna condición ideológica", se recuerda.

Anova, por ejemplo, advirtió ya que se diluiría en la Marea Atlántica y que no presentaría candidatura propia al Ayuntamiento. Izquierda Unida se mostró dispuesta a ir en el mismo sentido a la espera de la concreción programática y de una decisión de la agrupación que parece clara vistos los últimos movimientos en otras localidades, como en Madrid, donde la ejecutiva regional ya hizo un llamamiento a unirse a Ganemos. Equo, también a nivel federal, parece ir por el mismo sendero, mientras que la decisión de Podemos dependerá de su cónclave en otoño, aunque sus bases en A Coruña parecen dispuestas claramente a la confluencia. "Hay sintonía", coinciden.

En el caso del BNG, y a pesar de las reticencias mostradas por la dirección nacional, la Marea también es vista con buenos ojos y la reunión entre ambas partes "fue tomada muy en serio". Aunque el movimiento ve en la formación nacionalista "más objeciones o preocupaciones" que en otras organizaciones, las impresiones son positivas. La concreción programática y el resultado del propio proceso asambleario que viene de lanzar el Bloque -que insiste que "no es contraprogramación alguna"- marcarán el futuro de una decisión que será consultada por las bases pero que para nada descarta a confluencia final.

En definitiva, la Marea Atlántica "es optimista" de cara al futuro, sobre todo "atendiendo a la demanda ciudadana y a la participación en las diferentes mareas", así como tras las reuniones que también mantienen con diferentes movimientos sociales. Una media de 200 personas participaron en cada una de las diferentes asambleas abiertas por barrios o sectores, hay más de 180 personas inscritas para participar en los grupos de trabajo y se confía incluso en alcanzar las 2.500 firmas de apoyo a finales de esta semana.

Además, y tal y como insisten, "cualquiera que conozca el proceso sabe que la Marea Atlántica no fue tutelada por nadie ni iniciativa de ninguna fuerza política". "Teníamos claro que ese tenía que ser nuestro ADN", recuerdan desde un movimiento que busca ya un encuentro formal con el resto de las diferentes mareas y procesos abiertos en otras ciudades para los próximos días. Marea Atlántica fue el primero en Galicia, pero para nada es el único.

Etiquetas
Publicado el
15 de septiembre de 2014 - 17:48 h

Descubre nuestras apps

stats