El ritmo de aprobación de leyes en el Parlamento gallego es el más bajo en veinte años

Feijóo y su vicepresidente, Alfonso Rueda, consultan la prensa durante un pleno del Parlamento de Galicia

El Parlamento de Galicia finalizó 2019 con nueve leyes aprobadas, incluyendo los Presupuestos de 2020 y su controvertida ley de acompañamiento. Son seis más que en 2018, cuando el legislativo gallego dio su visto bueno únicamente a tres normas -lejos de las doce que el propio Gobierno de Alberto Núñez Feijóo se había comprometido a impulsar- y una menos que en 2017. Se conforma así una suma de 22 leyes aprobadas en lo que va de legislatura, una media anual en las tres cuartas partes de mandato que da lugar al menor ritmo de aprobación de leyes en el Parlamento gallego desde hace dos décadas.

Feijóo sólo ha aprobado una de las 12 leyes que prometió para 2018 y tiene aún pendientes cinco de 2017

Feijóo sólo ha aprobado una de las 12 leyes que prometió para 2018 y tiene aún pendientes cinco de 2017

Hay que remontarse a la quinta legislatura autonómica (1997-2001) para encontrar un número tan bajo de leyes aprobadas a las puertas del último año del mandato. Entonces, el Gobierno de Manuel Fraga, también con una cómoda mayoría absoluta, había llegado al final del año 2000 con 21 leyes aprobadas, incluyendo presupuestos y leyes de acompañamiento. En el año final, el 2001, había aprobado 11 más.

El registro total de aquel período había sido de 32 leyes. Se convertía así en la legislatura de menor producción legislativa de la historia de la autonomía, título que disputará la actual a no ser el gabinete de Alberto Núñez Feijóo pise con intensidad el acelerador durante 2020, hasta la convocatoria electoral. Por el momento, en los planes de la Xunta figuran unas seis leyes más, polo que todo apunta a que esta será la legislatura de menor producción legislativa.

Ligera recuperación anual tras el mínimo histórico de 2018

Un análisis más detallado del ritmo anual de aprobación de leyes en el Parlamento gallego sitúa el 2019 y sus nueve leyes en un nivel medio, comparado con la historia reciente de la autonomía. Lo hace después de que  2018 marcara todo un mínimo histórico: sólo en el primer año de existencia activa del Parlamento (1982) y en el primer año con Fraga en la Xunta (1990) el Parlamento había aprobado menos leyes.

El año con más leyes aprobadas en el legislativo gallego sigue siendo 2008, el último ejercicio completo del Gobierno de coalición de PSdeG y BNG, cuando llegaron a salir aprobadas un total de 18 leyes. Aquella legislatura, la séptima, se había convertido con un total de 53 leyes en la más productiva en términos legislativos de la historia de la autonomía gallega. Lo fue hasta el pasado 2016, cuando la novena legislatura finalizó con 55 nuevas leyes, siempre contando las de presupuestos.

No obstante, estas nueve leyes de 2019 implican no cumplir los objetivos trazados por el propio presidente de la Xunta a comienzos de año. Entonces, Alberto Núñez Feijóo se veía obligado a admitir que su Gobierno no había sido "capaz de cumplir" y aprobar 10 de las 12 leyes que había prometido para 2018, cinco de ellas ya anunciadas para 2017. "El Gobierno no ha sido capaz de cumplir, lo cierto y verdad es que no hemos sido capaces de cumplir el calendario normativo y espero que esos retrasos se puedan recuperar a lo largo de este 2019", había afirmado.

El control de las previsiones legislativas del Gobierno gallego es, además, más difícil desde este 2019. Desde 2016 era obligatorio, en virtud de la ley estatal de transparencia, que las comunidades autónomas publicaran cada año un "plan normativo", con todas las normas que preveían aprobar en cada ejercicio. Pero en 2018 el Tribunal Constitucional anuló ese deber por invadir competencias autonómicas y la Xunta decidió dejar de divulgar su plan. Sólo lo hará, aclaró Feijóo, si lo "pide" la oposición en el Parlamento.

'Empate' con Catalunya

A producción legislativa del Parlamento gallego en 2019 fue escasa también en comparación con otras autonomías, más teniendo en cuenta que la mayoría de las comunidades -todas excepto Catalunya, Euskadi y Andalucía- celebraron elecciones durante 2019, lo que supone varios meses de inactividad parlamentaria.

Hasta ocho de esas autonomías que renovaron sus Cámaras legislativas durante 2019 aprobaron más leyes que el Parlamento gallego. Incluso excluyendo Navarra, que por su régimen foral aprueba con rango legislativo un mayor volumen de medidas, el Parlamento gallego está por detrás de las autonomías legislativamente más activas.

Se da la casualidad de que, por segundo año consecutivo, el Parlamento de Galicia ha aprobado el mismo número de leyes que el Parlament de Catalunya -3 en 2018 y 9, en 2019-, frecuentemente señalado desde el PP gallego como paradigma de la "parálisis" por mor del proceso independentista.

Etiquetas
Publicado el
18 de enero de 2020 - 09:09 h

Descubre nuestras apps