Emprender en territorio ocupado: así funciona en Palestina la primera aceleradora de 'startups'

FastForward, la primera aceleradora de 'startups' de Palestina nace gracias a la tecnología

El desempleo entre los jóvenes palestinos es de casi el 40%, a pesar de estar bien formados, tener potencial y ganas de trabajar en aquello para lo que se han preparado durante años. Solo necesitan una oportunidad, un empujón que les haga prosperar y ayudar a Palestina a avanzar empresarial y económicamente. Después de cinco años sin que naciera una ‘startup’ en el territorio – según Yousef Ghandour, empresario dedicado al sector tecnológico -, era hora de ponerse manos a la obra. FastForward, la primera aceleradora de ‘startups’ en Palestina, nace como una forma de apoyar las nuevas iniciativas palestinas que hacen todo lo posible por hacerse un hueco en el mercado a pesar de la ocupación.

Internet en medio del desierto: “Tenemos Facebook, somos beduinos del siglo XXI”

Internet en medio del desierto: “Tenemos Facebook, somos beduinos del siglo XXI”

Zoorna, FadFid o Indiepush son solo algunos de los nuevos proyectos que desde 2013 han pasado por los brazos de esta aceleradora – gracias al apoyo de Welfare Association y de la administración de Leaders Organization - y que han contado su experiencia en primera persona a HojaDeRouter.com

Las temáticas que acoge esta iniciativa son muy diversas. Entre ellas está Zoorna, que pretende incentivar, gracias a internet, la llegada de turistas a una región atractiva – especialmente desde el punto de vista religioso –, pero también desgastada por un conflicto que perdura e infunde miedo a los viajeros.

FadFid, por su parte, es una plataforma digital dirigida a araboparlantes que necesitan algún tipo de terapia o, simplemente, que alguien les escuche y les preste atención. Mientras tanto, Indiepush es una plataforma online de música social que pretende conectar a los grupos la región con sus fans y que, al mismo tiempo, ayuda a los artistas a distribuir su música.

Son solo algunas de las 175 'startups' que ya han presentado su candidatura a la aceleradora. ¿Qué tienen en común todas ellas? Que todo es online y que, tanto para disfrutar como para generar sus servicios, solo son necesarios un ordenador, una conexión a internet y profesionales dispuestos a trabajar.

Un apoyo para los emprendedores

¿Qué hace una iniciativa como FastForward en un sitio como este? Muy sencillo, ofrecer los recursos necesarios para que los emprendedores impulsen sus ideas de negocio de forma viable gracias a la tecnología. La intención es que alcancen el éxito en el mercado global y, sobre todo, que comiencen con buen pie. Cada 'startup' dispone de 18 semanas para intentarlo.

Los profesionales que coordinan el proyecto trabajan para informar a los jóvenes, “para ayudarles a atraer inversores futuros”, comenta Nardine Khass, una de las responsables. Además, realizan una importante contribución económica, de 50.000 dólares (37.000 euros) para cada 'startup': 20.000 dólares como inversión inicial (unos 15.000 euros) y en torno a 30.000 dólares (22.000 euros) en recursos. Este último apartado incluye personal, tecnologías necesarias, oficinas, materiales de documentación, consultores, grupos experimentados y coordinación por parte de empresarios que conocen el sector, así como una amplia red de asesores comerciales, entre otras cosas.

“Si no fuera por ese dinero nunca hubiéramos podido ponernos en marcha”, asegura a este medio Mays Attari, una de los miembros de FadFid. Por su puesto, y como nos cuenta Ambar Renova, otra de las responsables de la iniciativa, la aceleradora se llevará un porcentaje de los ganancias de las pequeñas empresas, aunque no detallan las cifras.

La colaboración no termina nunca

Fueron 25 las empresas que se presentaron al proceso de selección en la primera ronda de FastForward, allá por 2013. Después de un primer filtro temático y de las entrevistas pertinentes, un equipo de jueces seleccionó a los tres finalistas. Y así ha sucedido dos veces más. Hace unas semanas arrancó la tercera convocatoria y todas las pequeñas compañías que han participado en el proyecto continúan a flote y con más ganas que nunca.

De hecho, la colaboración entre ellas y la aceleradora no acaba cuando finalizan los cuatro meses de programa. Abed y Mahmoud, dos de los miembros de Indiepush, comentan a este medio que actualmente la relación que existe entre ambas partes es de socios. “Nos tratan como iguales”, aseguran, y están seguros de que la vinculación continuará a largo plazo. Ellos tienen y siempre han tenido el control de la ‘startup’, a pesar de que FastForward posee el 8% de la compañía y continúa asesorándoles cuando lo necesitan.

“No podemos hacerlo solos”

Tanto Indiepush como FadFid creen que en la industria tecnológica palestina faltan ideas innovadoras, por lo que tienen claro que esta puede ser una buena oportunidad para que nazcan nuevos proyectos. La iniciativa se convierte así en “un elemento de cambio en la industria”, explica Mays Attari, gracias a que convergen varios aspectos: por un lado los emprendedores saben cuáles son las carencias de su sociedad; por otro, la aceleradora les da la experiencia que ellos no tienen. “Por eso FastForward es perfecto para nosotros, no podíamos hacerlo solos, ellos nos facilitarán las cosas”, afirma la emprendedora.

“En una economía tan inestable como la palestina los empresarios necesitan una entidad que trabaje en estrecha comunicación con ellos. Necesitan un tratamiento especial para ayudarles a ponerse en pie y a hacer sus sueños realidad”, explica Nardine Khass. Y no solo eso, sino que además hacen posible que las ‘startups’ de una misma comunidad conecten e intercambien experiencias entre ellas.

Palestina, un lugar difícil para las empresas

Nos cuenta Mahmoud, de Indiepush, que en Palestina no es sencillo crear una empresa. Los desafíos son muy grandes. “Una vez escuché que ser empresario aquí no es un 'sprint', es una maratón, y es verdad. Este es un lugar lleno de obstáculos, hablamos de una tierra ocupada”. Pero eso no impide a los palestinos tomar la iniciativa, mantener la ambición, “las ideas, los sueños”.

Se trata de un lugar con un entorno regulatorio que, según Renova, de FastForward, “no es del todo favorable para las ‘startups’”. Inscribir una compañía suele ser caro y se prolonga en el tiempo. Además, los requisitos de capital para registrar una empresa suelen ser bastante altos y las inversiones extranjeras, aparte de no estar bien reguladas, habitualmente ven el lugar como un “territorio arriesgado” para hacer negocios. Mahmoud y Abed lo confirman, y añaden que cuando esos inversores intentan acercarse a Palestina “se dan la vuelta porque consideran que no les conviene invertir en un lugar políticamente inestable”.

Además, “las autoridades israelíes limitan el movimiento dentro y fuera de Palestina y suele ser costoso cruzar el territorio por los continuos controles”, lo que hace difícil el paso de bienes y personas. Por otro lado, los recursos que necesitan las empresas, como materias primas y 'hardware', deben obtenerse de fuentes israelíes a un alto precio porque “la importación de productos está limitada si existe uno similar disponible en Israel”.

“La necesidad es la madre de la invención”

¿Las cosas son difíciles? Sí, dice Attari, “pero la necesidad es la madre de la invención”, es lo que motiva a estos emprendedores a seguir trabajando. Eso es lo único que podrá convertir a Palestina en un jugador productivo en la economía mundial, tal y como pretenden los organizadores de la aceleradora.

Los miembros de Indiepush consideran que en la región de Oriente Medio y del Norte de África aún no se ha cubierto el espacio de la alta tecnología, así que las nuevas ‘startups’ deberían ir dirigidas a este ámbito. Eso sin olvidarse de otros sectores como el turismo y los medios de comunicación.

¿El más beneficiado? El sector tecnológico, porque “es posible” crear una economía basada en el conocimiento de este ámbito”. Al final, una aceleradora de este tipo se convierte en una oportunidad para generar empleo especialmente "entre quienes han estudiado alguna ingeniería", explican los creadores de FastForward. Y afirman estar creando numerosos puestos de trabajo desde que comenzaron gracias a que, al mismo tiempo, van apareciendo nuevas empresas motivadas por la ayuda que pueden recibir de la aceleradora en caso de ser seleccionadas.

------------------

Las imágenes de este artículo han sido cedidas por FastForward y FadFid

Etiquetas
Publicado el
20 de agosto de 2014 - 20:14 h

Descubre nuestras apps

stats