eldiario.es

Menú

Hoja de Router Hoja de Router

Este profesor enseña Lengua en YouTube con superhéroes, Belén Esteban y Rajoy

Amenizar la lectura de los clásicos con GIFs de Juego de tronos, convertir las Leyendas de Bécquer en guiones del programa Cuarto Milenio o explicar el laísmo con las meteduras de pata de Belén Esteban son solo algunas de las ideas del profesor de Lengua y Literatura Quique Castillo, uno de los 100 mejores docentes del mundo en la aplicación de una novedosa metodología llamada flipped learning.

- PUBLICIDAD -
Quique Castillo, uno de los 100 mejores profesores del mundo aplicando el 'flipped learning'

Quique Castillo, uno de los 100 mejores profesores del mundo aplicando el 'flipped learning'

Una pizarra, un largo y no siempre entretenido monólogo de más de 40 minutos y una pila de deberes para hacer en casa: simplificando, esta es la fórmula docente que lleva años imperando en las aulas. A día de hoy, quizá sigue siendo la más extendida, pero ya no es la única. 

Un grupo de irreductibles profesores tratan de innovar en el conservador terreno de la educación. Y lo hacen con éxito. Es el caso de Quique Castillo, profesor de Lengua y Literatura en el Instituto de Educación Secundaria Ricardo Bernardo de Solares, en Cantabria, que ha logrado hacer de GIF y memes un material de aprendizaje más y de personajes como Mariano Rajoy o Belén Esteban, útiles ejemplos.

“Hay que entender que el alumno se tira con nosotros 6 horas sentado en una silla que es incómoda y no quiere aprender las cosas que estamos obligados a enseñarle; lo primordial es empatizar con ellos”, explica Castillo a Hoja de Router en el programa de radio Carne Cruda. El profesor recurre a aplicaciones como  Google Classroom o  EdPuzzle para alojar los contenidos de su asignatura, a YouTube para subir sus pintorescas explicaciones y a otras herramientas de los de Mountain View como Drive o Maps para introducir a los alumnos en el mundo tecnológico: “Creemos muchas veces que son nativos digitales y que saben mucho más que nosotros y en absoluto esto es cierto; te pones a utilizar cualquier herramienta con ellos y muchas veces están muy perdidos”, asegura.

El secreto de su éxito con los alumnos es una metodología innovadora conocida como  flipped learning (o flipped classroom). Básicamente, consiste en invertir los tiempos habituales. La tradicional explicación no se produce en el aula, sino que los alumnos la reciben en sus casas a través de vídeos y otros materiales; después, el tiempo de la clase se dedica a poner en práctica esos conocimientos (o, en otras palabras, a hacer la tarea que normalmente se hace en el hogar, solo que con la presencia del profesor).

“En docencia tenemos un gran problema”, argumenta Castillo, “y es que el currículo es poco menos que la historia interminable y no nos da tiempo a todo. Tenemos unas ratios muy altas, con muchos alumnos, y se supone que tenemos que atender a la diversidad, pero no somos superhéroes”.

Por eso Castillo, como muchos otros, ha decidido invertir el orden tradicional de la docencia. El temario lo explica a través de vídeos que cualquier puede ver en su canal de YouTube, de forma que las clases presenciales, en las que dispone de mucho más tiempo, las puede aprovechar para llevar a cabo otras actividades. La forma en que Castillo aborda esta metodología le ha valido el reconocimiento por parte de la Flipped Learning Global Initiative, organización referente en el sector,  como uno de los 100 mejores profesores de todo el mundo en la aplicación del flipped learning. “Es la fórmula que encontré para hacerlo todo sintiéndome a gusto”, resume el docente.

La originalidad en su fórmula va mucho más allá de grabar vídeos. Por ejemplo, para adentrarse en el mundo del Cantar de Mio Cid, una lectura que muchos consideran tediosa, los alumnos de 1º de Bachillerato de Castillo  tuvieron que tuitear imágenes en formato GIF con escenas de Juego de tronos que pudieran relacionarse con algún fragmento del clásico castellano. 

Para  La Celestina, propuso a los alumnos que ilustrasen fragmentos de la obra con memes de su propia cosecha. “Estas actividades están pensadas para enganchar al alumno, para que pase por el aro. El texto es difícil y hay que ayudarle a que lo lea con algo de motivación”, defiende Castillo.

Guionizar y grabar  una réplica del programa  Cuarto Milenio a partir de las Leyendas de Bécquer o recurrir a una app para crear conversaciones falsas de WhatsApp y trabajar con ellas la expresión escrita son otras de las singulares ideas de Castillo para que los estudiantes pongan en práctica los conocimientos de Lengua y Literatura de una forma divertida. Incluso se ha atrevido a reinventar los clásicos de Disney sus alumnos de 1º de la ESO tuvieron la oportunidad de subvertir los cuentos tradicionales para incluir valores más actuales. Así, La Bella y la Bestia se convirtió en un vehículo para abordar la violencia de género, mientras que Hansel y Gretel sirvió para hablar de los desahucios.

En ocasiones, Castillo se sirve de los referentes populares que vemos cada día en internet o la televisión para amenizar sus explicaciones en vídeo. “Son ejemplos de la vida cotidiana: los conocen y con ellos lo van a entender todo perfectamente”, comenta el profesor. Así, Belén Esteban le sirve para mostrar en qué consiste el laísmo, las incoherencias de algunos discursos de Rajoy para comentar lo que es un lapsus y el acento de algunos youtubers como Abi Power para desmenuzar las características del castellano en distintos puntos de la geografía nacional.

Aprendiendo desde una ‘app’

Castillo no es el único español destacado por la Flipped Learning Global Initiative. De hecho, entre los 100 docentes reconocidos por la organización, más de 15 son españoles. Uno de ellos es Miguel Ángel Azorín, profesor de Educación Física en el colegio Padre Dehon de Novelda, Alicante. Uno de sus mayores logros ha sido llevar el flipped learning a las aulas de todo el país a través de  Flipped Primary, una aplicación con vídeos explicativos para todos los conocimientos de cada una de las asignaturas que los estudiantes cursan de 1º a 6º de Primaria.

Desarrollada por él mismo (es autodidacta) y lanzada en verano de 2016, Flipped Primary ya está presente en más de 40 centros de todo el país e incluso ha salido de nuestras fronteras: con cerca de 15.000 descargas, la app se ha colado en las aulas de más de 50 países. “Mis alumnos están encantados y las familias también”, explica el propio Azorín. Y no solo con la aplicación, sino en general con la metodología que invierte el orden de las clases. “Antes aprovechaba 25 minutos efectivos y ahora tengo 40 minutos mínimo”, subraya.

Al principio, admite, hay cierta reticencia por parte de los padres ante tanta novedad. “Las familias no están acostumbradas a este tipo de educación porque esperan lo que ellos han recibido y cambiar es complicado, pero cuando expones los beneficios están entusiasmados”, afirma.

Con sus propios vídeos para la asignatura de Educación Física y con los de otros docentes que han querido sumarse al proyecto, Azorín ha logrado que su aplicación se vuelva un complemento útil a los libros de texto. Ya sea con la ayuda de Belén Esteban o recopilando contenido en una app, no hay duda de que  la tecnología está llegando a las aulas para renovar la educación en España.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha