eldiario.es

9

El amargo baúl de los recuerdos de la deportación española

En el fondo de los cajones de sus viejas pero luminosas casas, los pocos supervivientes españoles de los campos de concentración nazis conservan pequeños tesoros. Son verdaderas piezas de museo a las que, sin embargo, este país no les ha dado valor alguno

A través de ellos se pueden reconstruir 9.000 historias de lucha, ideales, compromiso, sufrimiento, muerte y abandono. Contamos muchas de ellas en el blog El Holocausto Español

A siete días de que se cumpla el 70º aniversario de la liberación de Mauthausen, hemos intentando concentrar en 13 imágenes, ese amargo pero necesario contenido del baúl de la deportación española

Certificado de identidad de José Sáez Cutanda en el Ejército del Ebro

El camino hacia los campos nazis empezó en la guerra de España. Esta es la carta que identificaba a José Sáez Cutanda como miembro de la 179 Brigada de Carabineros que formaba parte del Ejército del Ebro. Cutanda logró conservar este documento durante los cuatro años y medio que pasó en Mauthausen.

Neus Català y Esteban Pérez con sus uniformes rayados de Ravensbrück y Mauthausen

Un ejército de esclavos con uniformes rayados. Simples números dedicados a trabajar hasta la extenuación antes de acabar en el crematorio. Ese fue el destino al que Franco y Hitler condenaron a más de 9.000 españoles. Neus Català y Esteban Pérez con el traje que tuvieron que vestir en Ravensbrück y Mauthausen respectivamente.

Carta que el deportado barcelonés Cristobal Soriano escribió desde Mauthausen

25 palabras censuradas. Hasta las navidades de 1942 los SS no permitieron a los prisioneros españoles ningún tipo de contacto con sus familias. A esas alturas ya había muerto la mayoría de ellos. El barcelonés Cristóbal Soriano fue uno de los afortunados que sí vivió lo suficiente como para poder enviar una breve postal a sus padres y hermanos.

Diversos "recuerdos" que conservan los deportados españoles

Marcados para morir. A la izquierda, las placas identificativas que el deportado aragonés Mariano Laborda llevó en el campo de prisioneros de guerra de Zagan (arriba) y Mauthausen (abajo). A la derecha la "gamela", el recipiente en el que el murciano Francisco Griéguez comía la escasísima ración que los SS le daban en el campo de concentración de Mauthausen.

La lista de la muerte

La lista de la muerte. Los SS anotaban en documentos como este a los prisioneros "inválidos" que debían ser llevados al "sanatorio para prisioneros de Dachau". Bajo ese nombre se ocultaba el destino real al que eran enviados: el castillo de Hartheim. Allí eran inmediatamente asesinados en la cámara de gas. Al menos 449 españoles, entre ellos el barcelonés Romá Busquets, perecieron entre los muros de ese siniestro lugar.

Dibujos realizados por Manuel Alfonso en Mauthausen

Trazos sencillos para describir el horror más sofisticado. El deportado barcelonés Manuel Alfonso dibujaba algunas de las escenas que cada día contemplaba en Mauthausen. 

La ficha de un "Rotspanier" en Mauthausen

La ficha de un "Rotspanier" en Mauthausen. Los nazis tenían sistematizada toda la información sobre los prisioneros de los campos de concentración. De esta manera podían organizar mejor esa inmensa fuerza de trabajo de que disponían. En muchas de estas fichas aparecía el sello "Hollerith": una señal de que los datos del deportado habían sido incluidos en los ficheros automatizados que gestionaba la filial alemana de la empresa IBM.

Recuerdos de una deportada

El funesto "puente de los cuervos". Al menos 300 españolas fueron encerradas en los campos de concentración nazis. La mayoría de ellas en Ravensbrück, "el puente de los cuervos". Simone Vilalta conserva la fotografía que le hizo la Gestapo tras su detención, el uniforme rayado y un pequeño cuaderno que le regalaron clandestinamente sus compañeras por su 21 cumpleaños.

La ficha del matadero de Gusen

Fichado en el infierno de los infiernos. Gusen, un subcampo situado a 5 kms de Mauthausen, era el lugar al que eran enviados los presos de mayor edad o aquellos que se encontraban débiles o enfermos. Cerca de 4.000 españoles perecieron en ese lugar conocido como "El matadero" o "El infierno de los infiernos". La ficha corresponde a uno de los pocos deportados republicanos que consiguió sobrevivir.

Prisioneros de Mauthausen abandonan el campo tras la liberación

Sonrisas y puños en alto para una amarga libertad. El deportado alicantino Antonio Terres conservaba esta fotografía en la que se le ve (el 2º por la izquierda) junto a sus compañeros abandonando Mauthausen a bordo de un camión del Ejército de los Estados Unidos. En ese momento, estaban convencidos de que los Aliados acabarían con Franco, el último dictador fascista que quedaba en Europa. Se equivocaron.

Identificación provisional expedida a un deportado español de Mauthausen tras la liberación

El pasaporte de los vivos. Los supervivientes de Mauthausen recibieron de las tropas aliadas unos improvisados carnets que les devolvía la identidad perdida durante los años de cautiverio. A José Ocaña le expidieron esta identificación en el subcampo de Ebensee en el que fue liberado. 

Los deportados españoles trataron de rehacer sus vidas en Francia tras la liberación

El segundo exilio. Los supervivientes trataron de rehacer sus vidas en Francia. Muchos lo consiguieron y pelearon por preservar la memoria de sus compañeros caídos entre las alambradas nazis. Otros no lo lograron: perecieron o se suicidaron en los meses y años siguientes por las secuelas físicas y psíquicas de su deportación.

Placas en recuerdo de las víctimas de Mauthausen pueblan las paredes del crematorio del campo

5.500 españoles sin recuerdos. Las placas colocadas en los crematorios de los campos por asociaciones de Memoria y familiares homenajean a quienes solo pudieron salir de allí convertidos en humo y cenizas. Hombres y mujeres con nombres y apellidos reconocidos como héroes en toda Europa e ignorados por su patria. España sigue dando la espalda a quienes pagaron el precio más alto por defenderla del fascismo.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha