eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El secretario de Estado de Vivienda de Berlín, despedido por su pasado comunista

Andrej Holm es sociólogo y antes de la caída del muro estaba estudiando para ser oficial de la Stasi

Para poder acceder a su trabajo en la Universidad ocultó su pasado en un formulario

59 Comentarios

- PUBLICIDAD -
El sociólogo y profesor de la Universidad Humboldt de Berlín, Andrej Holm

El sociólogo y profesor de la Universidad Humboldt de Berlín, Andrej Holm Stephan Röhl

Era la esperanza de La Izquierda (Die Linke) para luchar contra la especulación inmobiliaria en Berlín. El sociólogo y profesor de la Universidad Humboldt de Berlín, Andrej Holm, era la persona más adecuada para el puesto de secretario de Estado de Vivienda, pensaban activistas antigentrificación y personalidades en el espectro de la izquierda.

Después de que en la capital alemana se formase un Gobierno de coalición hace tan solo cinco semanas, en el que están representados socialdemócratas del SPD, Los Verdes (Die Grüne) y La Izquierda (Die Linke), el despido de Andrej Holm supone un claro mensaje tranquilizador para el sector inmobiliario de la capital alemana.

Holm trabaja en el Instituto de Ciencias Sociales de la Universidad Humboldt y es especialista en Sociología de las Ciudades y de las Regiones. En especial, se ha dedicado a estudiar el fenómeno de la gentrificación. La designación de Holm se llevó a cabo en base a la idea de que el científico podría aportar ideas en relación a un cambio político con el que aumentar los derechos de los arrendatarios y poner cotas a la especulación, ya que el sociólogo no pertenece al partido Die Linke.

La polémica en torno a Holm comenzó ya en diciembre, cuando se hizo público que justo antes de la caída del muro y cuando Holm tenía tan solo 18 años, había comenzado una carrera en el Ministerio para la Seguridad del Estado (la llamada Stasi), órgano de inteligencia de la República Democrática Alemana (RDA). Andrej Holm habría ocultado su pasado en dicha institución en un formulario cuando fue contratado por la Universidad Humboldt.

Holm había recibido en las últimas semanas numerosas muestras de solidaridad, como el comunicado firmado por unos 350 científicos en el que escribían que "este intento de desacreditar a su persona hemos de comprenderlo como el intento de evitar un cambio en la política de la ciudad y la vivienda".

La Universisdad Humboldt, por su parte, está estudiando el caso de Andrej Holm tras haberse hecho público, por si tuvieran que tomar medidas debido a la información falsa que proporcionó al comienzo de su carrera. En el peor de los casos podría costarle el despido.

El periódico Der Tagesspiegel publicó el viernes que Holm habría sido trabajador de los servicios de seguridad del Estado por el hecho de cobrar un sueldo mientras realizaba su formación. El alcalde socialdemócrata de Berlín, Michael Müller, respondió a la información el sábado con un comunicado en el que anunciaba que Holm sería destituido. El partido Die Linke queda ahora en una comprometida situación, ya que tienen hasta el martes para presentar el despido de Holm.

La coalición roja-roja-verde se tambalea de este modo y muestra a pequeña escala lo complicado que sería llevar a cabo un gobierno de estas características a nivel nacional en las próximas elecciones que tendrán lugar a finales de 2017. El senador de Cultura y jefe de Die Linke en Berlín declaraba el sábado por la noche a la cadena pública local RBB que "la coalición ha tenido un mal comienzo y espero que nuestro trato mejore". Según Lederer, el SPD les ha colocado en una "difícil situación". En eldiario.es entrevistamos a Lederer en 2013, cuando nos aseguraba que una coalición como la actual era impensable.

El semanario Der Spiegel escribía en un comentario en su web que el alcalde Müller "no tenía otra opción" porque la resistencia en su partido contra Holm se había vuelto muy grande. "Sin embargo, es una pena que Holm tenga que irse. El científico social es un experto absoluto en un ámbito que complica la vida de muchos berlineses: el mercado de la vivienda".

El caso de Andrej Holm recuerda al del estudiante Kerem Schamberger, sobre el que informamos en octubre en este diario. Schamberger debería haber empezado un doctorado en octubre, pero el Servicio de Protección a la Constitución (Verfassunschutz) tenía que comprobar si sus posiciones ideológicas se encuentran dentro del orden constitucional o no, en función de lo cual es posible ejercer la función pública en Alemania. El organismo decidió al final que Schamberger es apto para el puesto y éste pudo comenzar su labor como estudiante de doctorado y trabajador de la Universidad de Múnich el pasado 1 de enero.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha