The Guardian en español

Una habitación para diez personas y baño compartido con 80: las chabolas de Bombay son gasolina para el virus

Vecinos en Bombay (India) encienden velas y luces como mensaje de unidad frente al coronavirus

Hannah Ellis-Petersen / Shaikh Azizur Rahman

6

Era la noticia que muchos en India esperaban con temor. Daba positivo por coronavirus un hombre de 56 años, habitante de Dharavi, el mayor slum [barrio de viviendas precarias] del país, un lugar donde casi un millón de personas se hacinan en apenas dos kilómetros cuadrados. Falleció pocos días después, el 1 de abril. Su muerte dio comienzo a la batalla del gobierno municipal por detener la expansión del virus antes de que se haga con el lugar, que subsiste siempre en las peores condiciones sanitarias.

India, confinamiento imposible

India, confinamiento imposible

La mera expectativa de ser capaces de contener el contagio en un lugar donde suelen compartir habitación hasta diez personas y 80 comparten un solo baño o donde muchas casas no tienen agua corriente ya resulta desalentadora para las autoridades. Por ahora han registrado siete casos de contagio en Dharavi, una veintena de personas han sido trasladadas a lugares donde pasar la cuarentena y otras 3.500 han sido confinadas en sus casas. "Hacemos todo lo que podemos para asegurarnos de que no hay transmisión comunitaria del virus pero sabemos que contenerlo es un desafío", dice el encargado municipal para la parte norte de Bombay, Kiran Dighavkar.

Al parecer, el hombre de 56 años, el primer contagiado y fallecido del barrio, que trabajaba en la industria textil, se había desplazado en dos ocasiones al hospital local Lokmanya Tilak en una semana. Llegó primero con fiebre y luego con problemas respiratorios graves. No había viajado al extranjero así que los médicos no lo consideraron paciente de riesgo. El 29 de marzo, dio positivo en coronavirus. Cuatro días después estaba muerto.

Al principio, se impuso la confusión sobre cómo pudo contagiarse un hombre que nunca había salido del país y vivía con siete miembros de su familia en un piso pequeño cerca de Dharavi. Al principio, su familia no ayudó. Después se supo que había acogido a varios hombres que habían participado en un encuentro religioso de un grupo musulmán, Tablighi Jamaat, que se había celebrado en Delhi varias semanas antes. Ese encuentro está relacionado con cientos de casos por todo el país.

Las autoridades trataron de actuar con celeridad. Sellaron la zona en la que había vivido la víctima y así sigue. Su familia fue puesta en cuarentena y se sometió a pruebas a todos los vecinos del edificio o quienes fueron calificados como personas de riesgo. Se ha adquirido un nuevo hospital de 51 camas para tratar pacientes de coronavirus en la zona de Dharavi, con ocho camas de cuidados intensivos. Se teme que si el virus el irrumpe, no será suficiente.

En el barrio se han registrado otros casos, como el de una mujer de 30 años que tampoco había viajado al extranjero y ahora los funcionarios municipales tratan de identificar a las decenas de participantes en su fiesta de cumpleaños de hace una semana.

"En Dharavi hay problemas sanitarios previos", explica Dighavkar, al tiempo que añade que uno de los principales obstáculos al enfrentarse al coronavirus es el estigma social que evita que la gente con síntomas se acerque a las autoridades. "Pero tenemos esperanza en que la inmunidad es buena. En que ya han estado expuestos a muchos virus, sobre todo en los baños comunitarios. Esperamos que si identificamos a los contagiados que más extienden la enfermedad y los ponemos en cuarentena, podremos controlarlo".

Babbu Khan, uno de los concejales de Dharavi, señala que teme que mucha gente esté ya infectada y advierte de que los casos sin detectar podrían "causar estragos" en el barrio, donde la enfermedad podría extenderse como lo harían las llamas sobre madera seca.

"Para quienes viven aquí es muy difícil mantenerse a una cierta distancia de un vecino contagiado en un barrio tan hacinado como este", explica Khan, quien indica que si siete personas han dado positivo con el virus "tiene que haber muchas más ya infectadas". "Sabemos que muchos portadores son asintomáticos pero siguen extendiendo la infección", dice.

"El 99% de los habitantes de Dharavi no tiene baño en casa y usa los públicos, y por un mismo inodoro pasan 50 0 60 personas a diario. Es muy probable que la infección de coronavirus se esté propagando o se haya propagado a través de esos baños", afirma.

Bombay es una de las ciudades que registra una mayor concentración de coronavirus en todo el país. El pasado lunes, tres doctores y 36 enfermeras del hospital Wockhardt dieron positivo. El número total de casos en Maharashatra ha llegado a 809. Este mismo miércoles, Reuters ha informado de que la ciudad tiene previsto ampliar las medidas de confinamiento hasta el 30 de abril, 15 días más que lo vigente hasta el momento, anunciado por el primer ministro, Narendra Modi, el pasado 24 de marzo.

En Dharavi, el miedo gana posiciones. Mohammad Shafi Alam Sjaikh, de 53 años, vende mochilas escolares y vive en la zona de Nagar, dentro de Dharavi, con su esposa y cuatro hijos. Dice que allí muchos viven asustados por la "nueva enfermedad". "Muchos vecinos están nerviosos y se quedan en casa", explica. "Salen de casa para usar los baños públicos. Dicen que es difícil escapar a la infección en un barrio tan hacinado. Tienen miedo al contagio".

Muchas mezquitas del barrio usan sus sistemas para comunicar información para educar sobre el Covid-19. Shaikh explica que gran parte de lo que se recomienda, 'lávense las manos y practiquen la distancia social', es imposible para los vecinos de Dharavi.

"Muchos de nuestros habitantes no tienen comida y para conseguir algo que llevarse a la boca pasan muchas horas fuera de casa. En los lugares donde reciben raciones gratuitas se encuentran con aglomeraciones", critica Shaikh. "Tenemos miedo de la expansión del virus".

Traducido por Alberto Arce

Etiquetas
Publicado el
8 de abril de 2020 - 22:23 h

Descubre nuestras apps

stats