The Guardian en español

Juncker frenó los intentos de la UE para controlar la evasión fiscal mientras era primer ministro de Luxemburgo

En 2016, Luxemburgo se opuso enérgicamente a los esfuerzos de muchos países para fortalecer y expandir el trabajo del comité del código de conducta.

Simon Bowers

Documentos recientemente filtrados revelan que el actual presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, cuando ocupaba el cargo de primer ministro de Luxemburgo, pasó años bloqueando en secreto los esfuerzos de la Unión Europea para luchar contra la evasión fiscal de las corporaciones multinacionales.

Juncker, acorralado por acuerdos secretos entre Luxemburgo y grandes empresas para no pagar impuestos

Juncker, acorralado por acuerdos secretos entre Luxemburgo y grandes empresas para no pagar impuestos

Cables diplomáticos alemanes que se enviaron durante años de forma confidencial dan cuenta de las maniobras de obstrucción de Luxemburgo dentro de uno de los comités más reservados de Bruselas.

Hace casi 19 años se formó el grupo del código de conducta sobre la fiscalidad para evitar que los Estados miembros se enfrentasen unos a otros a causa de las empresas multinacionales cada vez más poderosas que luchan por expandir sus negocios a través de las fronteras y evadir impuestos.

Hasta ahora se sabía poco del trabajo del comité, que se reúne desde 1998, después de que los Estados miembros acordaran un código de conducta sobre políticas fiscales y se comprometieran a no establecer “competencias perjudiciales” entre sí.

Sin embargo, los cables filtrados demuestran que un pequeño grupo de países ha utilizado su pertenencia al comité para frustrar las acciones de la UE y proteger sus propios regímenes fiscales.

Algunos de los miembros más pequeños de la UE, liderados por Luxemburgo, se ocuparon frecuentemente de descarrilar, diluir y retrasar los esfuerzos hechos por la mayoría de los Estados miembros para atacar las planificaciones fiscales agresivas y controlar las políticas fiscales depredadoras.

Las medidas a las que Juncker se opuso

Los documentos filtrados, que ha compartido el grupo radial alemán NDR con The Guardian y con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, ponen en aprietos a Juncker, que ocupó el puesto de primer ministro de Luxemburgo desde 1995 hasta fines de 2013, ya que durante ese período además fue ministro de Finanzas, quedando directamente a cargo de las cuestiones de política fiscal de su país.

A pesar de tener una población de sólo 560.000 personas, Luxemburgo logró frenar las reformas fiscales de la UE que contaban con apoyo mayoritario. Su voz disconforme a menudo sólo era respaldada por Holanda.

Entre las propuestas ampliamente populares en el Comité del Código de Conducta a las que Luxemburgo se opuso se encontraban:

• Planes para que las autoridades fiscales de cada Estado miembro entregasen sus acuerdos con empresas multinacionales y estas fueran revisadas por sus pares.

• Una investigación sobre estrategias de evasión fiscal transnacional conocida como “discordancias híbridas”, que a menudo utilizaban las empresas multinacionales para inventar ahorros fiscales artificiales.

• Mejorar los canales de información entre los Estados miembros para compartir datos sobre acuerdos fiscales logrados con las multinacionales.

Un portavoz del Ministerio de Finanzas de Luxemburgo se negó a comentar las acciones de gobiernos anteriores en discusiones privadas de la UE. “No tenemos conocimiento de las comunicaciones a las que hace mención, ni sabemos si son verdaderas. Por eso, no podemos realizar comentarios al respecto”, afirmó.

El portavoz agregó: “En los últimos años, Luxemburgo ha estado a la vanguardia de los esfuerzos globales en pos de mayor transparencia fiscal y en la lucha contra la competencia fiscal perjudicial”.

Luxemburgo en 2016, misma política

Otro exmiembro del Comité de Código de Conducta confirmó a the Guardian que Luxemburgo estuvo constantemente entre los países que intentaban frustrar los esfuerzos de la UE para combatir la evasión fiscal, como revelan los cables filtrados.

La fuente, que pidió permanecer en el anonimato, aseguró que el comité ya no cumplía los propósitos para los que fue creado. Advirtió que no se podía lograr nada en el comité, ya que funciona por unanimidad. “Cualquier país puede bloquear cualquier acuerdo. Además, todos los países están dispuestos a negociar su postura fiscal contra cualquier otro tema que esté en juego en la UE”, señaló.

Algunos expertos en materia fiscal consultados por The Guardian han confirmado que Luxemburgo había comenzado a alejarse de ciertas políticas fiscales agresivas bajo el gobierno del actual primer ministro, Xavier Bettel.

Sin embargo, los cables que han salido a la luz sugieren que el país sigue resistiéndose a otros cambios. En 2016, se opuso enérgicamente a los esfuerzos de muchos países para fortalecer y expandir el trabajo del comité del código de conducta.

Luxemburgo en particular rechazó una propuesta para que el comité flexibilizara el método para tomar decisiones, insistiendo en que no había necesidad de abandonar el requisito de unanimidad.

Francia, Alemania y Suecia argumentaron sin éxito que eliminar el requisito de unanimidad era esencial para la efectividad del comité.

Luxemburgo también se opuso a los planes para identificar claramente a Estados miembros que ponían obstáculos a las reformas. Un documento filtrado dice: “Ha quedado claro una y otra vez que hay una mayoría [de Estados miembros] que no está interesada en una reforma real. En particular, los representantes de Luxemburgo han afirmado que se opondrán en esencia a cualquier propuesta que implique la publicación de los argumentos de Luxemburgo en el comité.”

Un cable posterior dice: “Es impactante ver a algunos Estados miembros presentarse aparentemente como defensores [de las reformas sobre fiscalidad internacional] y al mismo tiempo ver cómo participan en discusiones de la UE en las que están protegidos por la confidencialidad”.

The Guardian se puso en contacto con la oficina de Juncker. Un portavoz dijo que no le corresponde a la Comisión Europea responder sobre la posición que haya tenido Luxemburgo en ciertas negociaciones y sobre las antiguas políticas fiscales de ese país.

Revelaciones perjudiciales

El pasado de Jean-Claude Juncker como primer ministro de Luxemburgo siempre ha ensombrecido su presidencia de la Comisión Europea.

En los papeles, sus 18 años seguidos al timón del segundo Estado más pequeño de la UE podrían verse como un triunfo. Convirtió una débil economía basada en la industria del acero en un centro neurálgico de los negocios internacionales. Y cuando dejó el puesto en 2013, Luxemburgo se había transformado en uno de los países con más riqueza per capita en el mundo

Cientos de corporaciones internacionales abrieron filiales en el país para canalizar sus beneficios internacionales. Entre ellas están McDonald’s, Fiat, Amazon, Shire Pharmaceuticals y Skype.

El secreto de su éxito salió a la luz en 2014, cuando el escándalo “Luxleaks” reveló los términos de cientos de acuerdos secretos conocidos como “resoluciones fiscales” que Luxemburgo había otorgado a empresas multinacionales a puertas cerradas.

Estas resoluciones efectivamente autorizaban complejas estructuras fiscales que las corporaciones utilizaban para acceder a tasas fiscales ínfimas, a menudo menores al 1% de los beneficios traspasados a Luxemburgo.

Juncker admitió que el escándalo dañó su reputación. Aunque no era ilegal, aceptó que el sistema fiscal de Luxemburgo no siempre “siguió las pautas de la ecuanimidad fiscal” y que puede haber violado los “estándares éticos y morales”.

Desde entonces, Juncker se esforzó por apoyar a la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, en sus prominentes investigaciones sobre casos fiscales específicos, incluidos los beneficios fiscales que Luxemburgo le ofreció a McDonald’s y a Amazon.

Estas investigaciones están estudiando si los beneficios fueron tan generosos que se convirtieron en ayudas estatales ilegales otorgadas por el gobierno de Juncker.

Juncker también ha hecho campaña a favor de una mayor cooperación fiscal entre Estados miembros en la batalla contra las empresas multinacionales que evaden impuestos. Pero los últimos documentos filtrados cuestionan que él sea la persona indicada para llevar adelante estas reformas.

Traducido por Lucía Balducci

Etiquetas
Publicado el
2 de enero de 2017 - 20:58 h

Descubre nuestras apps

stats