The Guardian en español

Pekín usa un código de colores en locales para mostrar la tasa de vacunación de sus trabajadores

Gente paseando por una área comercial en Pekín, China.

Helen Davidson

Taipei —

1

Las autoridades de Pekín están usando códigos de color en los edificios como una forma de mostrar al público las tasas de vacunación de empleados en cada empresa. El objetivo es contribuir a la meta de vacunar a más de 560 millones de personas antes de junio.

La revolución vegana toma impulso en China, uno de los mayores consumidores de carne del mundo

La revolución vegana toma impulso en China, uno de los mayores consumidores de carne del mundo

En las últimas semanas han aparecido carteles verdes en el centro comercial del distrito financiero de la capital china. En el diseño circular de los carteles se puede ver a un trabajador sanitario con todo el equipo de protección individual sosteniendo una jeringuilla gigante y un escudo de caballero medieval. En el texto se lee que la tasa de vacunación de los trabajadores del lugar supera al 80%. Otros locales con tasas del 40-80% aparecen con un distintivo de color azul. Para los que tienen tasas inferiores al 40%, el color es rojo.

Estas señales por colores van en línea en gran medida con los códigos sanitarios digitales y personales que durante el año pasado fueron una herramienta muy utilizada en China para gestionar la COVID-19: la gente solo podía salir de sus edificios y zonas en cuarentena si tenían un código verde en su aplicación telefónica.

El gerente de un restaurante especializado en comida de Macao explica que tanto él como los restantes 14 empleados ya han sido vacunados, por lo que la empresa puede ostentar el distintivo verde. "El código de colores comenzó hace medio mes y tener el código verde ayuda a nuestras ventas", dice el gerente, de 23 años y apellidado Xu. "Los clientes se sienten más seguros al cenar aquí y ahora tenemos mucho movimiento por las tardes".

Xu es uno de los más de 145 millones de ciudadanos chinos que ya se han vacunado. Dice que le pusieron las dos dosis y que al principio le preocupaban los posibles efectos adversos. "Pero busqué en Internet y vi que mucha más gente ya se había vacunado, así que me sentí seguro".

Un joven guardia de seguridad en un edificio cercano, apellidado Wang, cuenta que lo vacunaron hace unos días. "Es bueno librarse de la preocupación y poder trabajar", dice.

40% de la población para mediados de año

Después de desarrollar y fabricar varias vacunas propias, China tiene el objetivo de vacunar para mediados de este año al 40% de sus 1.400 millones de habitantes. El ritmo de vacunación actual es de 4,5 millones de dosis al día. Según el grupo mediático Caixin, para lograr ese objetivo necesita incrementarlo en otras 500.000 vacunas por día.

Además de la codificación por colores de los edificios, el gobierno central ha lanzado grandes campañas publicitarias. Las autoridades locales están dando incentivos y, según varias informaciones, también están presionando a individuos y comunidades con una advertencia: no vacunarse podría afectar al empleo o a la escolarización de los niños.

La campaña de vacunación china es una de las más rápidas del mundo, por encima de los tres millones de dosis que Estados Unidos administra de media cada día. Pero el país asiático también tiene una población mucho mayor a la que atender, por lo que sus tasas de vacunación por cada 100 residentes siguen por detrás de las de otros países, incluidos gran parte de los europeos.

China ha conseguido evitar brotes a gran escala desde que en 2020 controló la epidemia de Wuhan y tiene mucho interés en seguir reactivando su economía.

Traducido por Francisco de Zárate

Etiquetas
Publicado el
9 de abril de 2021 - 22:10 h

Descubre nuestras apps

stats