eldiario.es

Menú

El PP emplea la investidura de Garrido como escaparate para mostrar fuerza

Los vicesecretarios Fernando Martínez-Maillo y Pablo Casado han confirmado su asistencia al pleno del que saldrá como presidente regional Ángel Garrido

La secretaria general, María Dolores de Cospedal, también está invitada pero no se ha comprometido a acudir, según fuentes del grupo parlamentario popular

Garrido quiere "marcar su impronta" en un discurso con anuncios del que borra el acuerdo con Ciudadanos, pese a que solo saldrá investido con su apoyo

- PUBLICIDAD -
Maillo y Casado van a la Asamblea de Ciudadanos el domingo representando al PP

El PP emplea la investidura de Garrido como escaparate para mostrar unidad y fuerza. EFE

El PP quiere demostrar fuerza y unidad en la investidura de Ángel Garrido. Y para eso va a hacer desfilar a los vicesecretarios Fernando Martínez Maillo y Pablo Casado por la Asamblea de Madrid. Estarán en la tribuna de invitados, confirman fuentes parlamentarias a eldiario.es, que mantienen la duda sobre si la secretaria general María Dolores de Cospedal asistirá finalmente. Pío García Escudero y Juan Carlos Vera, elegidos por Génova para dirigir transitoriamente el PP de Madrid hasta las elecciones de 2019, también estarán. 

Un despliegue abultado en una investidura de un presidente autonómico. En la de Cristina Cifuentes en 2015 solo se contó con una destacada presencia del PP: la de Esperanza Aguirre. Casado también estuvo; entonces solo era diputado en el Congreso. La plana mayor del PP –seis ministros, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría y la secretaria general María Dolores de Cospedal– sí acudió después a su toma de posesión.

"Si lo han puesto, lo tendrán que apoyar", dicen en la Puerta del Sol. "Políticamente todo tiene lecturas, pero lo normal es estar ahí apoyando al candidato del partido", resumen fuentes cercanas al candidato, que anticipan que Garrido querrá "marcar su propia impronta" en el discurso de este jueves. 

La primera sesión solo recogerá las palabras, sin límite de tiempo, del candidato, que expondrá su programa de Gobierno para los próximos meses. Toda su acción, no obstante, estará encorsetada por unos presupuestos ya aprobados y el programa electoral con el que ganó las elecciones la expresidenta Cristina Cifuentes en 2015. Habrá una parte de balance y otra de anuncios, aseguran desde su entorno. 

Invisibilizar a Ciudadanos

Garrido omitirá de su discurso el acuerdo con Ciudadanos, dado por roto con la dimisión de Cifuentes, pese a que solo podrá ser investido si la formación naranja le da su apoyo, como está acordado. Los de Ignacio Aguado aseguran que solo se ha cumplido un 52% de ese acuerdo mientras el PP aumenta la cifra hasta el 90%.

El motivo de la divergencia de cifras es que los populares incluyen en el porcentaje los compromisos que han arrancado aunque no estén implantados. Por ejemplo, las dos leyes de regeneración democrática, estancadas en la Asamblea de Madrid sin tiempo para aprobarse en lo que queda de legislatura.

En el PP insisten en que "aún queda un 20% de la legislatura" y que no se debe dar por muerta; mientras la formación naranja empleará los meses que quedan en reforzarse como opción de cara a 2019 tras hacerse con el trofeo de haber forzado la caída de Cifuentes. En el último pleno, el primero sin Cifuentes, los de Aguado votaron a favor de dos iniciativas de Podemos

Tras el discurso de Garrido, la sesión plenaria se se retomará el viernes a las 10 horas. En ella intervendrán los portavoces de los grupos parlamentarios por treinta minutos y Garrido podrá contestar individualmente o de forma global, sin limitación de tiempo. Después hay una dúplica de 15 minutos por grupo y el cierre lo hará el candidato. Después, la presidenta de la Asamblea suspenderá la sesión y la retomará para proceder a la votación. Si Garrido reúne una mayoría absoluta de votos, como es previsible por la suma de 65 entre los diputados de PP y Ciudadanos, se entenderá otorgada la confianza de la Asamblea.

Pablo Casado, en el disparadero 

Pablo Casado acude a la cita cuando su carrera y su máster están en el epicentro de la actualidad. El vicesecretario aprobó de golpe 12 asignaturas de la carrera tras siete años para sacarse la otra mitad de las materias,  según El Mundo; y la jueza que instruye el caso Cifuentes abrió el lunes  una investigación específica  para esclarecer el modo en el que Casado obtuvo el mismo máster que la expresidenta madrileña pero en un curso distinto en la Universidad Rey Juan Carlos sin asistir a clase y cursando solo cuatro de las 22 asignaturas gracias a las convalidaciones. 

El vicesecretario toma fuerza como una apuesta segura para entrar en la cúpula del PP de Madrid con Pío García Escudero a la cabeza, aunque está por ver en qué terminarán las polémicas con sus estudios. De momento, el PP ha querido marcar distancias con el caso Cifuentes: "No hay nada que temer, su caso no es como el máster de Cifuentes", dijo Maillo el martes. El Comité Ejecutivo Regional se reúne la semana que viene para conformar la dirección tras la salida de la expresidenta del partido en Madrid. 

Mientras, la Universidad Complutense de Madrid (UCM) ya ha solicitado al centro adscrito donde Casado cursó su último año de Derecho "toda la información" para comprobar si hubo irregularidades después del relato de presiones que varios docentes han hecho a El Mundo. La universidad pública tiene la obligación de supervisar lo que ocurre en centros asociados como el Cardenal Cisneros y lo hace a través del delegado del rector. Esta figura vigila las calificaciones, entre otras labores, y por ella debieron pasar los 12 aprobados de Casado entre junio y septiembre de 2007. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha