eldiario.es

9

MADRID

Las primarias para elegir a los candidatos en Madrid: listas cerradas, dedazos y apuestas oficialistas

Pepu Hernández, el candidato de Pedro Sánchez, se impuso en primera vuelta a sus adversarios en las primarias y será el cabeza de lista a la Alcaldía de Madrid

Más Madrid ha elaborado un sistema de primarias que hace prácticamente imposible cualquier opción alternativa a las listas de Carmena y Errejón

En plena escalada de votos, Vox ha decidido retroceder en la democracia interna y ha eliminado las primarias que hasta ahora figuraban en sus estatutos

PSOE-M abre este martes el plazo de precandidaturas con cuatro opciones y con Pepu Hernández como favorito de Sánchez

El candidato del PSOE a la Alcaldía de Madrid, Pepu Hernández, y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Durante este mes de marzo se están celebrando en Madrid tres procesos de primarias para escoger a los candidatos que encabezarán las listas tanto para la Comunidad como para el Ayuntamiento. Los partidos, aunque no todos, han puesto en marcha procesos de participación más o menos abiertos para que su militancia elija a los cabezas de cartel. Algunas formaciones incluso han dejado al criterio de sus afiliados los nombres del resto de la lista.

Más Madrid y Podemos arrancan esta semana los procesos de votación. La militancia del PSOE de Madrid ya escogió este sábado al que será su cabeza de cartel para la Alcaldía: el exselecionador de baloncesto Pepu Hernández. El entrenador fue el elegido por Pedro Sánchez para enfrentarse a Manuela Carmena y las bases del partido han refrendado esa decisión.

PSOE: ganó el oficialista de Pedro Sánchez

Los 5.313 militantes socialistas de Madrid estaban llamados a las urnas este sábado para elegir a su cabeza de lista a la alcaldía. El vencedor en primera vuelta ha sido Pepu Hernández, el candidato elegido por Pedro Sánchez. Si ninguno de los tres aspirantes -el exselecionador de baloncesto; el exalcalde de Fuenlabrada, Manuel de la Rocha, y el concejal Chema Dávila- hubieran conseguido el 50% de los votos, los dos más votados habrían pasado a una segunda ronda el 16 de marzo.

Pero Hernández se ha hecho con la victoria en la primera votación de este sábado consiguiendo 64,3% de apoyos, 1.697 votos. El exalcalde de Fuenlabrada y dirigente de Izquierda Socialista, Manuel de la Rocha, ha conseguido el 22,3% -590 votos- mientras que el concejal del PSOE en el Ayuntamiento Chema Dávila se ha llevado el 13,4% de los apoyos de los militantes, 353 votos.

En el proceso han votado 2.672 personas, el 50,51% del censo. La votación era secreta y en urna, pero Pepu Hernández era el candidato oficialista. El exseleccionador de baloncesto es un fichaje personal del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en su afán por llenar de independientes el partido y así tener más posibilidades en las urnas.

Por su parte, el portavoz socialista en la Asamblea de Madrid, Ángel Gabilondo, fue el único candidato en el proceso de primarias del PSOE-M para aspirar a la Presidencia de la Comunidad.

Más Madrid: sin rivales ni sorpresas en las listas

Si unas primarias han suscitado interés han sido las de Más Madrid. La plataforma que lidera Manuela Carmena, y a la que se unió Íñigo Errejón en enero partiendo Podemos en dos, tenía un espejo en el que mirarse: Ahora Madrid. En 2015, las primarias del partido instrumental que logró destronar al PP de la Alcaldía de Madrid tras más de dos décadas de gobiernos populares fueron un proceso participativo con tres listas. Los nombres de la lista resultante se formaron según el número votos obtenidos, de más a menos, y el resultado fue un grupo heterogéneo de personas que se configuró desde varios movimientos y grupos políticos.

En esta ocasión, Carmena quería evitar un futuro equipo de Gobierno con personas con las que luego no se sintiera cómoda. Pero ante las críticas por que no hubiera primarias, la alcaldesa de Madrid aseguró que las habría y las bautizó como "participarias". El resultado ha sido un proceso que poco va a mover las listas ya diseñadas por la regidora y Errejón. Sin listas alternativas a la de ellos, es un sistema tan rígido que hasta los bailes de los puestos son casi imposibles.

Manuela Carmena e Íñigo Errejón, por tanto, son ya los candidatos oficiales de las candidaturas de Más Madrid al Ayuntamiento de la capital y la Comunidad de Madrid. Pese a que el proceso de primarias aún no se ha celebrado -comienza el 12 de marzo y termina el 18- la votación se va a convertir en un mero trámite para ratificar las listas de Carmena y Errejón.

El modelo que se ha diseñado desde Más Madrid establece un sistema de elección de las listas a dos velocidades. Un sistema que prevé elegir por un lado a los "equipos de Gobierno" y por otro, al resto de la candidatura con sistemas de elección diferentes. Las listas para equipos de gobierno se elegirán con el sistema Borda.

Con el modelo escogido para el primer grupo se evita que haya excesivas sorpresas. Cada candidatura estará formada por un cabeza de lista al que le seguirán 24 personas para el Ayuntamiento y 30 para la Comunidad de Madrid. Serán listas "abiertas y desbloqueadas" en las que se dará 57 puntos al primero, 56 al segundo, 55 al tercero y así hasta el puesto 24, aunque no es obligatorio votarlos a todos. Para esta elección no se han presentado más listas que la de Carmena y Errejón. Pero además el sistema escogido dificulta, y mucho, que se muevan los nombres. Más Madrid ha decidido incentivar, multiplicándolos por cinco, los votos que apuesten la lista plancha. Es decir, salen penalizados los votos que sean diferentes a lo establecido por la primera edil y el exdiputado de Podemos.

El resto de listas, sin responsabilidades de gobierno y con casi nulas posibilidades de que sean elegidos en las elecciones, incluyen a 21 personas para la ciudad de Madrid y 40 para la Comunidad. Para estos aspirantes se aplicará el sistema Dowdall, el que se utilizó en 2015 para Ahora Madrid. Los 21 candidatos electos de esta segunda lista que sumen más puntos como resultado de la votación ocuparán los puestos 26 a 47 de la lista electoral, y desempeñarán la responsabilidad de Vocales Vecinos/as en las Juntas Municipales de Distrito.

El objetivo de la alcaldesa es asegurarse que si gobierna lo hará con su equipo. Al tiempo, permitirá evaluar el riesgo de la apuesta a los políticos que quieran integrarse en Más Madrid desde Podemos, Equo e IU: desde el principio sabrán al cargo al que optan a cambio de dejar atrás las siglas de sus formaciones originales.

Podemos: una candidata con la que hacer frente a Errejón

La dirección de Podemos ha puesto en marcha su proceso de primarias para presentarse a la Comunidad de Madrid y plantar cara a la candidatura de Más Madrid que lidera Íñigo Errejón.

El período para recoger avales comenzó el 2 de marzo y ha durado una semana. La publicación de las candidaturas definitivas se realizará este lunes y dará inicio a una campaña electoral de seis días. Entre el 13 y el 17 se producirá la votación y los resultados se conocerán un día más tarde, el 18. 

Se llevarán a cabo dos procesos simultáneos. El primero, la elección del o de la cabeza de lista. Para ello, se presentarán candidaturas unipersonales y resultará elegida la que más votos obtenga. Cada votante solo podrá votar a una de las candidaturas. De momento solo ha anunciado su intención de presentarse a las primarias la diputada autonómica Isa Serra, después de que la dirección de Podemos se lo haya pedido. Hasta este lunes se desconoce si Serra tendrá adversarios. 

El segundo, la elección del resto de la papeleta. Para ello, Podemos utiliza el denominado sistema DesBorda. Se pueden presentar listas ordenadas y abiertas de longitud máxima 60 personas y longitud mínima 14. También se podrán presentar candidatos o candidatas individuales que conformarán, entre todos ellos, una llamada «lista blanca». Cada persona podrá emitir 60 votos (a personas de diferentes listas si así lo desea) y establecer un orden de prioridad.

Los candidatos y candidatas que conformarán finalmente la papeleta, a excepción del o la cabeza de lista, se se ordenarán según el total de puntos que haya obtenido cada persona. La formación aplicará un criterio correctivo de género por el cual el resultado se ordenará en cremallera, salvo cuando pudiera perjudicar a las mujeres.

Izquierda Unida: la barrera de los avales

Mauricio Valiente encabeza la lista de IU al Ayuntamiento de la capital y Sol Sánchez la de la Comunidad. La coalición de izquierdas ratificó en octubre a ambos candidatos tras unas primarias que se iniciaron en septiembre y culminaron el 7 de octubre.

Las primarias de IU Madrid comenzaron el 14 de septiembre. Ese día se abrió el plazo para presentar candidaturas a la Comunidad y a los municipios de la región de más de 8.000 habitantes. Días después del 19 y 25 de septiembre, se produjo la recogida de avales, pero la mayoría de los aspirantes no lograron alcanzar el mínimo del 5% del censo, de 5.000 firmas validadas, que marcan los estatutos de la formación para competir en las urnas internas. Guadalupe Sánchez y Marta Nogueroles, ambas del Partido Feminista de España, tampoco alcanzaron el número de avales exigidos. Por tanto a Sol Sánchez y a Mauricio Valiente se les quedó el camino despejado.

A pesar de este proceso, IU Madrid mantiene su voluntad de presentarse a las elecciones municipales y autonómicas del próximo año junto a Podemos y otras formaciones para hacer una candidatura conjunta fuerte. Lo que parece improbable es que la formación vaya a concurrir con Más Madrid que ya tiene su proceso de primarias en marcha o con Equo, que decidió aliarse con la formación de Carmena y Errejón y está inmersa en su proceso participativo con varios miembros del partido verde, como son Inés Sabanés y Alejandro Sánchez.

Ciudadanos: sin rivales para Villacís

Las primarias de Ciudadanos han servido para refrendar a los candidatos respaldados por Albert Rivera. Ignacio Aguado arrasó la semana pasada como aspirante a presidir la Comunidad de Madrid con más del 70% de los votos; y Begoña Villacís ha sido nombrada sin votación porque sus dos competidores se han retirado de la carrera. El partido ha declinado explicar por qué finalmente se han negado a participar en unas primarias que estaban previstas para este fin de semana pero ya no se celebrarán.

Este procedimiento abierto a la militancia, sin embargo, nunca ha atraído a la participación de las bases. Solo un 33% de los afiliados en la Comunidad de Madrid votaron a su candidato regional, pese a que el proceso es telemático. Es decir, no hay que acudir físicamente a depositar un voto que luego se recuente.

La organización nunca ha aportado datos sobre el censo de votantes que participan y el partido no pide avales para presentarse, de manera que lo habitual es que el candidato o candidata apoyado por el aparato reúna un porcentaje altísimo de los votos y la mínima parte se disgregue entre los demás. Sobre todo teniendo en cuenta que ningún cargo orgánico o público ha intentado nunca disputar el liderazgo a los nombres "oficiales". Es, sin duda, el partido que menos airea sus voces discrepantes.

Antes de las primarias, además, el partido ya ofrecía el tándem Aguado-Villacís en actos. Juntos, protagonizaron un encuentro "Por un Madrid de futuro" y el primero ha sido la cara visible de campañas en Metro de Madrid para promocionar los logros de Ciudadanos como socios del Gobierno de la Comunidad de Madrid. 

Los dedazos del PP

La democracia interna del PP es inexistente. El partido nunca ha abierto a la militancia la elección de sus cabezas de lista en Madrid. Ni de ninguna comunidad autónoma. Los candidatos dependen del 'dedazo' del líder nacional. Cristina Cifuentes fue elegida por Rajoy, aunque unos meses antes se mostraba partidaria de que en la designación pudiera pronunciarse la militancia. Isabel Díaz Ayuso, la actual candidata regional, fue tocada con la varita de Pablo Casado por sorpresa. El líder desechó de su tique electoral a Ángel Garrido, el elegido por Génova para presidir la Comunidad de Madrid tras la dimisión de Cifuentes. Casado encomendó la misión de recuperar el Ayuntamiento de Madrid a José Luis Martínez-Almeida, el portavoz del grupo popular después de la salida de Esperanza Aguirre y uno de los suyos.

El debate en el PP sobre las primarias se ha extendido solo sobre la superficie del partido, pero no ha llegado a penetrar en las dinámicas de funcionamiento. La elección más democrática hasta el momento ha sido la del líder del partido, en un proceso de doble vuelta que solo en la primera estaba abierto a la militancia.

VOX ya no cree en la democracia interna

En plena escalada de votos, Vox ha decidido retroceder en lugar de avanzar en la democracia interna. El Comité Ejecutivo Nacional decidió en febrero eliminar las primarias que hasta ahora figuraban en sus estatutos. De hecho, fueron uno de los pilares de su manifiesto fundacional. La organización de Abascal justifica que borrar el proceso permitirá salvar al partido de "arribistas" y que sus representantes "sean los más adecuados por su formación e integridad".

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha