eldiario.es

9

MADRID

Tres horas bajo la lluvia para votar: "Si luego hay que quejarse, por lo menos que sea con fundamento"

Más de un centenar de personas hacen colas de varias horas para enviar su voto en la oficina de Correos de Islas Filipinas, en Madrid

"Estamos aquí con voluntad férrea, aunque es cierto que el frío y la lluvia no incitan a votar, y la gente que trabaja no se puede permitir estar aquí cuatro horas perdidas", dice una de las jóvenes

Ampliado de nuevo el plazo para el voto por correo hasta el viernes a mediodía

Dos colas paralelas rodean la oficina de Correos de Islas Filipinas

Dos colas paralelas rodean la sucursal de Islas Filipinas C.R.

"Pensamos que no iba a haber nadie, que todo el mundo iba a estar trabajando". Se acerca el mediodía y más de un centenar de personas esperan bajo la lluvia su turno para retirar o enviar su voto en la oficina de correos de Islas Filipinas, en el distrito madrileño de Chamberí. Aleida, de 18 años, ha venido con varias amigas y confiesa su desconcierto ante la colas que se han encontrado en la sucursal de Guzmán el Bueno. Dos colas rodean el edificio de la esquina por ambos lados: una, para retirar el voto que solicitaron por correos, y otra, para enviarlo.

"Solo quiero votar ya, esto es insufrible", dice una. "Se me están quitando las ganas", bromea otra. El Colegio Mayor donde residen cerró en vacaciones de Semana Santa, por lo que les toca hacer también la cola para retirar la documentación. Javier, un burgalés de 28 años que trabaja en el sector financiero, se queja sobre cómo se ha gestionado el trámite. "No es muy efectiva. El voto me llegó ayer, cuando lo pedí a primeros de abril", se queja.

Las cifras oficiales indican que el número de personas que han solicitado el voto por Correos es algo inferior al de las anteriores elecciones generales de 2016: 1,3 millones frente a 1,45 millones de personas. Pero los días festivos de Semana Santa han dificultado la recepción del envío y Correos ha ampliado el plazo para el trámite hasta este viernes 26 a mediodía. También lo han hecho con el horario de apertura y cierre. Este miércoles y jueves las oficinas cerrarán a las 21.00 y el jueves, abrirán a las 8.00.

"Era hoy o mañana. Estamos aquí con voluntad férrea, aunque es cierto que el frío y la lluvia no incitan a votar, y la gente que trabaja no se puede permitir estar aquí cuatro horas perdidas", explican Silvia, Laura y Andrea. Las jóvenes, que estudian en Madrid, vienen de puntos muy distintos del territorio: Vigo, Zaragoza y Tenerife.

"Un granito de arena"

La oficina de correos de Islas Filipinas está particularmente colapsada. El horario y la cercanía con los colegios mayores y las universidades facilita que casi todas las personas en la cola sean jóvenes. También son, en su mayoría, mujeres.

"Está complicado", opinan las jóvenes sobre la situación política. "Tengo ganas de ver qué pasa. Por eso estamos aquí, que si luego hay que quejarse, por lo menos que sea con fundamento, sabiendo que al menos hemos aportado nuestro voto, nuestro granito de arena", dice una de las jóvenes.

Para muchos es la primera vez que votan en las generales, pero también hay alguna jubilada, como María Luisa, de 78 años, que se queja del pluripartidismo actual. "No tenía que haber más que la derecha y la izquierda, ya está", afirma esta jubilada, que siempre vota al PP.

No es el caso de Esther, madrileña de 49 años, que cambia de partido según el caso, y que ahora apela al "voto útil". "Hay que ir a votar. La cosa está complicada, pero nos jugamos mucho: entre volver a lo que era hace muchos años o a seguir avanzando como sociedad". Sobre el debate del martes, se queja de que "se habló muy poco de la crisis ecológica o del feminismo". "No tenemos unos cabezas de lista brillantes", concluye.

Paula, otra de las pocas personas que superan la veintena, con 42 años, también apela por el cambio, aunque en el sentido opuesto. "Hasta estas elecciones he votado el mismo partido. Ahora voy a cambiar. Hay cosas que no están bien desde el punto de vista moral. Entre ellos que se sigan matando niños en la tripa de sus madres. Eso no puede ser, ni en España ni en ningún sitio. Hay que luchar por que se quite, ¿no?".

La lluvia y el frío no cesa. Hay muchas personas con paraguas, los menos previsores se protegen como pueden con sus capuchas y hunden la nariz en el cuello de los abrigos. Lentamente la cola va avanzando, hasta llegar a la esperada oficina de Correos, al resguardo del frío y del agua, donde unas y otros depositarán su voto con la esperanza de que la opción elegida sea la ganadora el próximo domingo 28 de abril.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha