Las familias se lanzan a despejar las entradas a los colegios de Madrid

Retirando nieve de las aceras frente al colegio Decroly, en la calle Guzmán el Bueno

Un grupo de padres clavan picos y palas este jueves sobre la acera de la calle Guzmán el Bueno (Chamberí), convertida en una pista de patinaje desde la nevada del fin de semana y las heladas posteriores. Están despejando la entrada al colegio Decroly, el lugar que tienen que pisar sus hijos el lunes, cuando se reanuden las clases presenciales en Madrid después del parón navideño y el añadido que provocó el paso de la borrasca Filomena. Se han tenido que encargar ellos mismos, junto al personal del centro, porque el Ayuntamiento no ha limpiado las aceras por las que tienen que entrar todos los alumnos.

El caso del Decroly no es una excepción: el Consistorio no consideró el acceso a los colegios una prioridad y lo puso al final de la lista de espacios que tenían que quedar limpios esta semana. Pero los días han ido avanzando y las familias se han puesto nerviosas ante la perspectiva de que sus hijos tengan que pasar otra semana más en casa ante la incapacidad municipal de retirar la nieve y el hielo a tiempo. "Habíamos quedado hoy con las familias, para trabajar codo con codo", explica una portavoz del centro escolar, en un descanso del trabajo de pala. El pasado lunes habían intentado retirar la nieve pero fue imposible "porque la acumulación era mayor y hacía muchísimo frío". Según datos de la Comunidad de Madrid, el 70% de sus centros educativos tenía este jueves los accesos bloqueados.

Por parte del colegio, están listos para abrir el lunes: no tienen daños estructurales y la calefacción lleva encendida varios días. Han limpiado los caminos por el patio y solo falta el OK definitivo de la Comunidad de Madrid. "Que lleguen los alumnos y los profesores hasta aquí es otra cosa", dicen refiriéndose a los problemas de movilidad que aún persisten en la capital.

Como en el Decroly, este fin de semana varias Ampas de la ciudad se están organizando para limpiar las entradas a sus colegios. En Chamberí la convocatoria es el viernes a las 16.00 y el sábado a las 12.00 en centros como el San Cristóbal o el Asunción Rincón. "Se nos echa el tiempo encima y los accesos están fatal", explica a Somos Chamberí Raquel Flores, presidenta del Ampa de este último. Su centro es uno de los que peor aspecto presentaba este jueves por la mañana: las dos entradas al colegio Asunción Rincón llevan toda la semana cubiertas de nieve y hielo, y por la calle Jesús Maestro aún no han pasado las quitanieves.

"Hay que despejar para que al menos si no se abre, que no sea por la limpieza de la calle, aunque debería hacerlo el Ayuntamiento", lamenta Flores. En el colegio Fernando el Católico, varias manzanas más al sur, también han quedado este viernes. En su caso hay un enorme bloque de hielo enfrente de la puerta, que dejaron los operarios al limpiar la calzada de enfrente. Y una de sus esquinas está bloqueada por un cordón policial colocado por peligro de desprendimientos días antes. La acera está congelada y en ese estado es difícil imaginar que los menores puedan llegar a la puerta en condiciones de seguridad. Las familias de otros colegios de Chamberí y de distintos distritos de Madrid están haciendo convocatorias similares de limpieza.

El Ayuntamiento de Madrid es el encargado del mantenimiento de los edificios que albergan los colegios y escuelas infantiles de la ciudad, aunque es la Comunidad de Madrid la que gestiona la Educación y contrata a su personal. El Consistorio tiene que mantener también los patios en buen estado, y eso incluye retirar el hielo formado esta semana, algo que será muy difícil que consigan hacer antes del lunes, pese a que las familias se lo están reclamando. Varias juntas de distrito -al menos las de Arganzuela, Tetuán o Chamberí- empezaron a contactar este jueves con las direcciones de los centros educativos para prometerles una limpieza exprés antes del lunes.

“Es jueves por la tarde, y por primera vez, se están poniendo en contacto los servicios técnicos de la Junta Municipal con los Centros para intervenir en los accesos a los Centros Educativos con la apertura de senderos que actualmente están, como la mayoría de las calles de Tetuán, llenas de nieve y hielo. Confiemos que para el lunes estén todos los accesos despejados, e insistimos en todos los accesos porque a causa de la pandemia se han habilitado diferentes entradas en cada uno de los centros”, explican desde la plataforma por la educación pública de Tetuán. Desde las Ampas de Chamberí no terminan de fiarse y temen que estos trabajos sean mínimos y no lleguen al interior de los colegios. De momento están protestando y organizando sus convocatorias en redes bajo el hastag #ComoEstáelPatio.

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, explicó en rueda de prensa que iba a pedir a la Comunidad retrasar por tercera vez el inicio de las clases, que la Consejería de Educación había fijado para el día 11 pero que postergó por el impacto de Filomena al miércoles 13 primero y después al lunes 18. La vicealcaldesa, Begoña Villacís, añadió que veía muy difícil poder garantizar una vuelta al cole segura para el lunes y apuntó que para ello tendrían que quedar libres las entradas, con espacio suficiente para que se cumplan los protocolos de distancias de seguridad contra el Covid-19. Algo que no creía factible esta semana pese a que anunció contrataciones para la limpieza extra, que calcula que costará 30 millones de euros: "Aunque tuviéramos los accesos limpios hay que revisar que son estructuras seguras que no ponen en riesgo a ningún niño". De momento, los técnicos municipales están revisando el estado de los centros por si hubiera problemas graves, aunque en varios casos consultados por este periódico aún no habían emitido el informe favorable definitivo. En total, el Consistorio ha contabilizado 125 incidencias en 87 colegios 

En algunos distritos, los concejales están ofreciendo sal a los colegios y a las familias. Sucedió el miércoles en Salamanca y Centro, cuando José Fernández (PP) ofreció sal a los centros educativos "ante la inminente vuelta a las aulas". "Si su centro está interesado en recibir la sal, debe respondernos a este correo electrónico indicando la franja horaria en la que puede hacerse la entrega", rezaba el email enviado a los colegios.

En Chamberí, los miembros de las Ampas intentan obtener sal en los siete puntos de reparto habilitados por la Junta de Distrito. En teoría la ofrecen de 11.00 a 14.00 horas, pero en la práctica se agotan existencias nada más iniciar la entrega. Las familias se quejan de que, además de tener que sustituir al Ayuntamiento en la labor de limpiar la nieve, tampoco les ponen fácil conseguir medios para hacerlo: "Empiezan a dar la sal a las 11.00 y a las 11.05 se acaba", protestan.

Etiquetas
Publicado el
14 de enero de 2021 - 22:34 h

Descubre nuestras apps

stats