La portada de mañana
Acceder
España hizo durante la Navidad un 29% menos de pruebas de COVID-19
Sánchez y Casado lanzan en Catalunya la campaña más incierta
Opinión - Lo de las vacunas no lo vamos a consentir, por Elisa Beni

Una noria para igualarlas a todas

Noria abandonada en la ciudad de Prípiat  | Keith Adams, February 2006, Wikipedia

Madrid busca solar céntrico para noria coqueta afectada de gigantismo. Lo ha anunciado con verso emocionado en twitter la vicealcaldesa Begoña Villacís después de que el proyecto haya sido rechazado en Valencia. Harán falta 8.000 metros cuadrados en una zona fuera del centro de la ciudad, probablemente en Madrid Río. Una noria para darle capones con la barbilla a nuestro teleférico. Una noria para marearnos a todos.

La noria ejemplifica bien los procesos de homogenización de las ciudades contemporáneas. Después de que en 2000 llegara London Eye, la gran noria de 135 metros que domina el entorno del Tamasis, fueron apareciendo numerosas norias en distintas ciudades del mundo. París llegó casi a la vez, aunque La Grande Roue se desmonta y viene y va, de la capital francesa a otras ciudades; luego llegaron Singapur (2005), Sharjah (Emiratos Árabes Unido, 2006), Tokio (2006), Las Vegas (2014), Helsinki (2014), Chicago (2016), Moscú (2017) …y muchas más.

La noria supone un elemento constante en los skyline contemporáneos y estos, a su vez, el silueteado perfecto para imprimir en cualquier camiseta de tienda de souvenir. Estas tiendas, por cierto, son la antítesis del mercado de abastos. Mientras que este, cuando es de verdad, contiene los aromas y sabores de un lugar, dispuestos en estantes aparentemente similares a los de otros mercados, la tienda para guiris consigue reducir los edificios, monumentos y comidas singulares de una ciudad a objetos perfectamente intercambiables entre sí.

La noria es, por si no lo recordábamos, una atracción de feria, una sencilla y de aroma antiguo. La primera fue construida por el ingeniero George Washington Ferris para la Exposición Mundial Colombina de Chicago en 1893. Es su peculiar fisonomía romanticona la que permite venderla como un potencial elemento permanente en la ciudad, fuera de su hábitat natural en ferias y parques de atracciones. Existen algunas que llevan la tira y que, antes de la locura de los dosmil, ya iban ligadas inexorablemente a su localización, aunque solían estar en parques de atracciones históricos, como la de Coney Island (desde 1920), o la del Parque de Atracciones del Prater (Viena), que es la de El tercer hombre.

Pero para norias simbólicas, tenemos la vieja noria de cabinas amarillas del parque de atracciones de Prípiat, ciudad fantasma junto a la central nuclear de Chernobyl, cuya inauguración estaba prevista unos días después de la fatídica explosión del reactor 4. Como si de una vulgar serie distópica se tratara, la noria ha sido en alguna ocasión activada mecánicamente por frikis de las zonas de exclusión.

Recordaba el aura vetusta de las norias porque, de alguna manera, son como las copas vintage del Zara Home: pretenden parecer que llevaran ahí toda la vida. Recuerdan a los carruseles de caballitos de aspecto decimonónico que también han aparecido de repente en plazas de todas las ciudades del mundo. Entroncan, en este sentido, con una terna de agudas acabadas en n: homogeinización-museificación-turistificación. O, lo que es lo mismo, son agentes de la mercantilización del espacio público a toda costa.

En fin, lo de la noria ha sido calificado por mucha gente hoy como una ocurrencia y un proyecto fuera de cualquier escala de prioridades, pero, por hortera que nos parezca, entra dentro de la lógica de la ciudad como ruta de spots para fotografiarse; de la loca carrera por conseguir que Madrid deje de ser una ciudad sin logotipo para los souvenirs, también. La idea después de las meninas de colores y antes de vete tú a saber qué. La paradoja es que esta lógica de ciudades en competencia consigue que, en vez de intentar diferenciarse entre sí, las capitales se imiten las unas a las otras hasta el escenario único final.

URKO

Lo criticais todo...que mal hace la maldita noria....

Pedro

Totalmente de acuerdo, Urko. Alguien del siglo XIX también podría poner el grito en el cielo porque la gente viste toda igual ahora y ya no se llevan los trajes regionales.

Si quieres algo auténtico, vere a mi pueblo. No está homogeneizado ni turistificado ni museiquizafo. Tampoco está gentrificado y las casas son muy baratas

Fran

Que gran razón tiene este artículo.

juan

Mejor los años de carmena, lleno todo de mierda. Las calles sin arreglar. Me da igual la noria. Pero lo hace una empresa con su dinero. Y dará vida a la zona más sur de la ciudad. Os quejáis de que todo se hace en el norte y para algo que hacen en el sur...



En fin, ¿porque no os vais a vivir a un pueblo? que hace falta población

Olegario

Me quejo de que todo espacio público es susceptible de cederlo para la explotación de empresas. Y el resultado de esto sumado al turismo que sube la población en muchos miles todos los días, hace que no nos queden espacios para disfrutar sin consumir, ver hordas de personas que no aportan nada salvo dinero y algún puesto de trabajo, generalmente precario.

Algunos queremos disfrutar del centro de la ciudad que es donde reside la cultura de la misma. Alejarse es renunciar a un día a día interesante desde ese punto de vista -o la posibilidad de tenerlo-.

Por cierto, lo que atribuyes a Carmena es la tónica de la ciudad, en general, desde siempre.

.

Que desarrollen el proyecto, se construya y al día siguiente quede abandonada y no vuelva a funcionar tras haberse llevado las correspondientes partidas presupuestarias (convenientemente asignadas a los amigotes para llenar sus bolsillos), que no le quepa duda alguna a ningún Madrileño.



Como es la tónica habitual.



Es esto lo que quería decirnos pretty woman?
Etiquetas
Publicado el
4 de marzo de 2020 - 19:34 h

Descubre nuestras apps

stats