La portada de mañana
Acceder
Inflación y ‘efecto Feijóo’: Sánchez encara el curso más endiablado para su Gobierno
La CNMV blinda el expediente de Borrell sobre las acciones de Abengoa
Cinco aclaraciones sobre la 'bajada' de impuestos de Alemania
Sobre este blog

La Meseta es un nuevo blog en el que Castilla y León se abre a la red, sin cortapisas, sin presiones y con un único objetivo: informar, contar, relatar. Informar lo que ocurre esta Comunidad Autónoma sin que nadie imponga sus criterios. Contar lo que habitualmente no se encuentra ni en la Red ni en papel. Relatar opiniones de los que tengan algo de qué opinar. Todo ello pensado para una tierra mesetaria, en la que apenas hay sobresaltos, y con la pretensión de aportar un grano de arena para el avance intelectual y material de esta región.

La cultura y la trashumancia pierden ante Arias Cañete y Botella

Rebaño de ovejas en Robledo de Babia (León). V.C.

Valentín Cabero. Catedrático Geografía. Universidad Salamanca

La insensibilidad política hacia el mundo rural se ceba esta vez en una celebración señera que rememora las raíces de nuestra cultura silvopastoril: la trashumancia. No podemos entender inteligentemente la trabazón de nuestros caminos y paisajes sin la presencia histórica de los ganados trashumantes. Ni tampoco explicar nuestras actividades económicas sin su contribución secular.

Resulta que las “limitaciones presupuestarias” ministeriales y los “requisitos imprescindibles de seguridad” del Ayuntamiento de Madrid relegan y olvidan la participación de los verdaderos protagonistas (pastores, ganaderos, vaqueros, arrieros…) en de , apropiándose el Ministerio de su significado y de sus símbolos y reduciendo el paso de los ganados a una imagen meramente folclórica, en absoluto comprometida con el patrimonio cultural y ganadero de nuestro país. Adelantándose en el tiempo, el 6 de octubre, el Ministerio de Agricultura y el Ayuntamiento de Madrid organizaron el paso de los rebaños por el centro de la capital, casi con nocturnidad, en un afán incomprensible de control y protagonismo populista.

Como bien ha explicado una y otra vez Suso Garzón Heydt, Premio Nacional de Medio Ambiente y de Castilla y León por su defensa de la trama cañariega y de los valores de la trashumancia, desde 1994 las asociaciones Concejo de y Trashumancia y Naturaleza han contribuido a dar sentido cultural y emocional a una fiesta que convertían, a finales de octubre, el paso de los rebaños de merinas y pastores por Madrid en una expresión solidaria en defensa de la diversidad ecológica, de la lucha contra el cambio climático y, sobre todo, de reconocimiento de las ganaderías autóctonas y de la riquísima cultura pastoril, a punto de ser liquidada por las políticas tan “modernizadoras”, insostenibles y neoliberales que nos invaden y nos dominan.

Los hechos y testimonios históricos son bien conocidos y expresivos. Lo que fue desde el siglo XIII un sistema de aprovechamiento y gestión integral del territorio peninsular, con pastizales invernales en las dehesas y con pastos estivales en las montañas, unidos por el trasiego de semovientes a través de las vías pecuarias, se ha despreciado y deteriorado hasta el punto de haber renunciado a nuestros recursos, a sus señas de identidad y a la producción de alimentos y materias primas de calidad. No podemos permitirnos, ahora menos que nunca, tamaño abandono y desdén, cuando nuestro país camina hacia el empobrecimiento colectivo y hacia la pérdida de soberanía alimentaria.

Nos puede parecer una utopia, pero sin duda las potencialidades reales existen. Miles de empleos y la generación de rebaños de ovejas y cabras para trashumar entre el norte y el sur pueden garantizar el futuro digno de muchos jóvenes y la conservación o la recuperación de nuestros ecosistemas más vitales y valiosos. Se requiere para ello un cambio radical de actitud y necesariamente una mudanza de las políticas públicas que ponga el acento en las ganaderías extensivas y en el fomento sensato de las poblaciones rurales en nuestras montañas olvidadas. Necesitamos también asombrarnos ante siglos de trasiego trashumante y ante la propia naturaleza. Como escribió con sensibilidad poética Ángel Fierro, “se necesitan palabras no inventadas para explicar el estremecimiento de las cumbres en la majada, la explosión del color en la primavera o aquella soledad bajo las estrellas…” (1995).

Sobre este blog

La Meseta es un nuevo blog en el que Castilla y León se abre a la red, sin cortapisas, sin presiones y con un único objetivo: informar, contar, relatar. Informar lo que ocurre esta Comunidad Autónoma sin que nadie imponga sus criterios. Contar lo que habitualmente no se encuentra ni en la Red ni en papel. Relatar opiniones de los que tengan algo de qué opinar. Todo ello pensado para una tierra mesetaria, en la que apenas hay sobresaltos, y con la pretensión de aportar un grano de arena para el avance intelectual y material de esta región.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats