Los soles y los pájaros de Párraga dan color a Beniel, tras medio siglo del paso del pintor cartagenero por el municipio

Obra del grafitero Pablo Valero, que ha reproducido el mural de Párraga

"Hemos sacado el arte a la calle para llenar nuestras paredes de color y embellecer el pueblo". Lo cuenta a elDiario.es de la Región de Murcia Antonio Navarro, concejal de Cultura y Festejos de Beniel. La pandemia ha obligado al Ayuntamiento a buscar alternativas para para poder celebrar en el municipio el Año Párraga este 2020, al cumplirse medio siglo del paso por la localidad del prolífico pintor cartagenero (Alumbres, 1937- Murcia, 1997). "Hemos tenido que posponer algunas actividades debido a la COVID".

José María Párraga dejó su huella en un mural de más de 15 metros en la biblioteca -y más tarde, comedor- del antiguo colegio Antonio Monzón de Beniel, reconvertido en centro de día. En 2009, se restauró esta singular creación artística, señalan desde el Consistorio, que a través de las concejalías de Cultura y Participación Ciudadana había planificado un año cultural temático para conmemorar la figura del pintor murciano; una iniciativa que se enmarcaba en un proyecto del Ministerio de Educación y Ciencia para llevar la pintura de la Región a los centros educativos.

La inauguración estaba prevista para el 20 de marzo, cuatro días después de declararse el estado de alarma, en un acto abierto al público en torno al mural. “Pero, obviamente, se tuvo que cancelar y no se han podido realizar las visitas que teníamos programadas para proteger a nuestros mayores”, relata Navarro, quien destaca del artista su capacidad de trabajar con distintas técnicas y materiales. “Era polifacético, hizo collages, pirograbados, dibujos… abarcaba muchos campos y atravesó varias etapas” hasta desembocar en el figurativismo influido por Picasso y Paul Klee.

Con la COVID, relata el concejal de Cultura de Beniel, cogió forma la idea de sacar el arte a la calle y hacer distintas pinturas murales homenajeando a Párraga a manos de tres artistas locales, Pablo Valero, Juan Rayos y Pablo Nortes, que han plasmado en sus trabajos las alegorías de Párraga, sus personajes, la huerta murciana, el sol -tan recurrente en la obra del cartagenero- y sus colores.

Pablo Valero, grafitero de Beniel, recuerda haber visto el mural de pequeño, en el colegio. “No tendría más de 6 o 7 años”. Él ha sido el responsable de reproducirlo en la Plaza de la Hispanidad. “Es una obra variopinta, con mucha vegetación, pájaros, el sol, la huerta y muñecos abstractos”, da fe Valero, quien ha puesto su sello realizando la reproducción con espray y “dándole relieve, porque los dibujos eran muy planos”.

También tipo grafiti ha dejado su testimonio en otro mural, en la Plaza Ramón y Cajal, en el que combina su propia técnica y estilo junto a un homenaje a Juan Ortiz, un pintor muy vinculado al municipio. “Era hermano de mi bisabuela, misionero en Filipinas, y al volver dejó pintados muchos cuadros con imágenes de las misiones”. Valero está pendiente de realizar otro mural, a cuatro manos, con Juan Rayos, encargado de la pintura de la Calle Alquerías con la huerta murciana de protagonista.

“Quise resaltar el entorno de la huerta murciana de la época de Párraga”, cuenta a elDiario.es. Con los colores de Párraga, ha estampado ramilletes de limones y naranjas, huertanos vestidos de gala y de faena, las aves del corral, los pájaros, las flores; “todo en forma de alegoría”. Con los municipales haciendo guardia, “y con la mascarilla”, tardó casi un mes en pintar el mural en pleno estado de alarma: “Lo hacía a ratos, por las noches o cuando libraba”, explica al tiempo que se lamenta de que a Párraga prácticamente no se le conoce en España.

Pablo Nortes ha destacado en su mural -en la Avenida Juan Pablo II- “elementos de la pintura de Párraga, mezclados con mi estilo; para ello tuve que sumergirme plenamente en su obra, y me di cuenta de lo espiritual que es”. Para Nortes, la forma de trabajar que tenía parecía sencilla técnicamente “pero es fácil caer en el infantilismo si intentas copiarla porque era muy certero”.

Su mural -una visión simbólica de Beniel- está dividido en tres partes: la izquierda es la noche, el centro es el gran sol, y la derecha es el día. A la izquierda está la noche, que metafóricamente representa lo espiritual. "En el mural figuran el pastor, que es la sabiduría del silencio, de la vejez y la autorreflexión; unos hombres que están como danzando y son labradores del campo, representan el trabajo duro y la huerta, y una pareja, es el descanso y la juventud, lo idílico y la comodidad". 

La idea de sacar el arte a las calles, apuntala el concejal de Cultura, ha tenido mucho éxito. "Ha gustado mucho a la gente". Por eso, tienen previsto seguir pintando murales en el futuro.

Otras actuaciones que se iban a desarrollar en el 'Año Párraga' y por motivo de la COVID-19 se han aplazado son el 'I Certamen Nacional de pintura rápida Beniel', que tiene como temática la localidad y está dotado con más de 2.000 euros en premios; la realización de una gran exposición de Párraga con murales y obras traídas desde diferentes puntos de la Región de Murcia y Alicante, cedidas para la exposición por parte de organismos y entidades públicas así como por coleccionistas privados y las visitas al mural original de José María Párraga. "Queremos hacerlo todo -concluye Antonio Navarro-, pero cuando la situación lo permita". 

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats