Detienen en Navarra a un hombre que atraía a menores por Internet para mantener relaciones sexuales

Imagen de archivo de una persona navegando por internet.

Agentes de la Policía Foral han detenido recientemente a un joven vecino de una localidad de la comarca de Pamplona como presunto autor de un delito corrupción de menores. Las investigaciones comenzaron cuando se recibió una denuncia por un caso de “child grooming”, una modalidad delictiva que consiste en contactar con menores de 16 años de edad a través de las redes sociales o de otras formas de comunicación (como salas de chat, canales de mensajería o similares) para acercarse a ellos e intentar posteriormente un contacto sexual, según ha informado la Policía Foral y recoge Europa Press.

Venta de directos sexuales y desnudos a cambio de 'likes': alerta entre los menores

Venta de directos sexuales y desnudos a cambio de 'likes': alerta entre los menores

La detención ha sido realizada por agentes adscritos al Grupo de Delitos Informáticos, en colaboración con miembros de la Brigada Asistencial y de la División de Información. En el avance de las indagaciones policiales, los agentes del Grupo de Delitos Informáticos llevaron a cabo la entrada y registro en el inmueble en el que residía el sospechoso investigado. Allí encontraron elementos electrónicos y otras evidencias, que una vez analizados vinculaban presuntamente al joven con varias menores de edad con las que habría contactado.

Tras la instrucción de las correspondientes diligencias policiales el detenido fue puesto a disposición del Juzgado de Instrucción nº 3 de Pamplona, que decretó su ingreso en prisión. Los investigadores continúan analizando la información contenida en los dispositivos incautados.

Cómo prevenir los casos de 'grooming'

La Policía Foral ha explicado que el 'grooming' en las redes sociales es una de las principales amenazas que pueden encontrar los menores de edad cuando navegan usando sus dispositivos digitales, puesto que estos depredadores sexuales se esconden en ellas para lograr sus objetivos.

En esta modalidad delictiva, el ciber-depredador utiliza diferentes tácticas y artimañas en el espacio virtual para interactuar y ganarse la confianza de los menores de edad. Generalmente el acosador trata de forzar un encuentro cara a cara con los menores de edad, en el que se pueden perpetrar abusos y otras acciones de índole sexual.

Los especialistas de Policía Foral vienen detectando una proliferación de este tipo de conductas, algunas con víctimas de hasta 12 y 13 años, por lo que insisten en la necesidad de prevenir este tipo de hechos siguiendo unas pautas básicas. Además, en caso de que se haya sido víctima de este tipo de técnicas, es fundamental presentar denuncia para poder investigar los hechos.

En el momento de presentar la denuncia, será fundamental aportar todo tipo de pruebas o documentos que ayuden en la investigación: conversaciones, capturas de pantallas, contenido multimedia recibido o compartido.

La Policía Foral aconseja a los padres que supervisen la actividad de los menores, en especial de quienes no llegan a los 14 años, y que tengan una actitud activa para conocer las aplicaciones que utilizan sus hijos y el uso que hacen de ellas. También recomienda formarse y formar a los menores sobre los riesgos que puede conllevar compartir determinados datos personales, especialmente los que afectan a su intimidad. Según la Policía Foral, es importante hacerles entender que cualquier información que comparten queda fuera de su control y puede ser aprovechado de forma maliciosa por cualquier persona, forme parte de su círculo social (como amigos o compañeros de colegio) o no.

Asimismo, se aconseja concienciar de que relacionarse con personas desconocidas a través de internet o redes sociales conlleva riesgos tan importantes como hacerlo en el mundo físico. De hecho, este tipo de interacciones en el ciberespacio suele ser aprovechadas por los delincuentes para buscar encuentros físicos a nivel personal, ha añadido la Policía Foral.

Otra de las recomendaciones es prestar atención a los síntomas más habituales que suelen mostrar los menores víctimas de estos delitos, como cambios de actitudes o hábitos (ausencias injustificadas, altibajos anímicos o de resultados escolares, uso de dispositivos a escondidas), en sus relaciones con otras personas, en especial con adultas (miedos, negativas a abandonar el domicilio, dificultades de comunicación).

Consejos para los menores de edad en la red

Como consejos para los menores, se recomienda no compartir fotografías, vídeos o datos personales a través de los cuales se les pueda identificar, así como evitar compartir contenidos de carácter sexual, incluso con personas con las que en ese momento se tiene confianza o incluso algún tipo de relación sentimental. La relación puede cambiar y el contenido compartido, usado de manera ilegítima.

También se aconseja desconfiar ante usuarios desconocidos que busquen entrar en contacto y tener presente que en el ciberespacio es frecuente el engaño y que la imagen y datos (edad, sexo, origen, aficiones, formación) que ofrece un usuario puede no ser real.

Otra recomendación es no utilizar perfiles privados y no aceptar solicitudes de amistad de desconocidos. El hecho de tener más seguidores no debe ser una prioridad en el uso de las redes. Se aconseja rechazar inmediatamente mensajes y proposiciones de tipo sexual y desconfiar de los mensajes extraños que se puedan recibir a través de las redes sociales, en especial de aquellos que afirman haber conseguido contenido de carácter sexual de la víctima. En caso de sufrir presiones o chantajes de índole sexual, se debe contar a una persona adulta de confianza (padres, familiares, profesores) y nunca intentar solucionar el problema accediendo a las pretensiones de los delincuentes.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats