Alexia: el invento poscoronavirus que ya funciona en Pamplona y que pone en jaque el trabajo de los camareros

Alexia sirviendo unas consumiciones en el bar Baviera de Pamplona

La crisis sanitaria por la pandemia del coronavirus ha venido acompañada de una mayor presencia de la tecnología en nuestro día a día para afrontar la desescalada con mayor seguridad. Desde máquinas que controlan la temperatura hasta perros robots, como los que se han visto en Singapur que controlan si los ciudadanos mantienen la distancia de seguridad en la vía pública. Un bar de Pamplona no se ha querido quedar atrás en este avance tecnológico pos-COVID-19, y ha puesto en funcionamiento un nuevo invento que puede poner en peligro miles de puestos de trabajo en el sector de la hostelería: Alexia, un robot que es capaz de servir las consumiciones y que amenaza el empleo de los camareros en un futuro que cada vez se ve más cercano.

El local en cuestión es el bar Baviera, situado en la céntrica Plaza del Castillo de Pamplona. Su encargado, Santos Muñoz, es amigo de Patxi Larrumbe, dueño de Coccus, la empresa navarra tecnológica que ha diseñado y creado a Alexia, y juntos han decidido, aprovechando el periodo de vuelta a la normalidad paulatina en el sector de la hostelería, probar cómo funciona. "Estamos encantados, más allá de lo útil que es, la expectación que ha generado ha provocado que tengamos más clientela de lo esperado" explica Santos a eldiario.es.

Este robot con apariencia de persona, de 1,60 metros de altura y 80 kilos de peso se ha convertido en la principal atracción de la Plaza del Castillo durante la última semana de la fase 2 en Navarra. El gerente del bar Baviera asegura que "a día de hoy no puede sustituir el trabajo de un camarero", pero lo cierto es que durante estos días se le ha visto a pleno rendimiento. Por ahora solo funciona en la terraza, en la que han tenido que instalar un pequeño circuito con cinta aislante. El camarero coge la comanda y pide al encargado de barra las consumiciones. Este, una vez que las tiene listas se las pone en la bandeja a Alexia, selecciona la mesa a la que las tiene que llevar, y el robot las trasporta hasta los clientes, que además de recogerlas pueden entablar conversación con ella preguntándole por el tiempo del día siguiente o cuándo será el próximo partido de Osasuna. "Creo que ha sido una de las claves del éxito, más allá de la novedad, el hecho de que aún siendo un robot puedas hablar con ella, le ha gustado mucho a la gente", explica Santos Muñoz.

Pero lo que a día de hoy funciona como complemento de los camareros, amenaza en un futuro próximo sus puestos de trabajo. Alexia es solo un prototipo que está funcionando a modo de prueba en este bar de Pamplona, pero dado el contexto sanitario actual en el que cualquier contacto humano supone un riesgo de contagio, el que un robot pueda convertirse en el nuevo camarero que lleve las cervezas a las mesas, se antoja tentador para los propietarios, más teniendo en cuenta que si bien su precio oscila entre 4.000 y 8.000 euros, desde Cocuus también ofrecen el alquiler de Alexia por unos 250, lo que es sin duda mucho más barato que la nómina de un empleado.

Tanto el bar como la empresa creadora insisten que en la actualidad no puede sustituir a un camarero e incluso aseguran que ayudará a crearlos porque "está haciendo que vengan más clientes", pero viendo el éxito que está teniendo el prototipo, parece difícil no imaginar que en un futuro su uso se extienda por otros locales de hostelería poniendo en peligro puestos de trabajo.

Etiquetas
Publicado el
7 de junio de 2020 - 21:59 h

Descubre nuestras apps

stats