La hostelería abre sus interiores en Navarra con miedo al efecto de las navidades: "Temo que en un mes nos vuelvan a cerrar"

Interior de un bar en Pamplona, Navarra (España), a 17 de diciembre de 2020.

Tras más de un mes cerrados, este jueves muchos locales de hostelería en Navarra han vuelto a abrir la persiana. Pese a que hace ya una semanas que se permite el consumo en terraza, han sido muchos los que no han podido abrir hasta que se ha permitido reabrir los interiores por no disponer del suficiente espacio de terraza para que sea rentable retomar la actividad. La reapertura ha sido "amarga" por las muchas limitaciones que supone y "cargada de esperanza" por volver a retomar la actividad, a partes iguales.

GUÍA | Qué se puede hacer en Navarra tras el fin del estado de alarma

GUÍA | Qué se puede hacer en Navarra en Navidad y hasta el 14 de enero

"Por un lado estoy animado porque te vuelves a sentir activo, pero por otro lado estoy desanimado porque los números no dan", explica Gustavo Lure, encargado del Café Niza de Pamplona. No pudiendo habilitar todas las mesas, Gustavo tan solo puede atender a un máximo de 41 personas en su local, lo que asegura no le llega "para salvar el año". "Después de lo que venimos, esto no es suficiente, pero hay que abrir para empezar a funcionar", apunta.

El encargado del Café Niza calcula una caída del 70% de la recaudación con respecto al año pasado, que espera poder minimizar con lo que recaude estos días de Navidad y las ayudas que ha convocado el Gobierno de Navarra para el sector de la hostelería, que en un principio iban a ser de 10 millones, pero que se han incrementado hasta los 20 millones de euros. "De momento no hemos recibido nada, pero hemos calculado que cuando llegue nos ayudará", señala.

A la reapertura del interior le acompaña el temor a que tras las navidades se vuelva a declarar el cierre de la hostelería. Se da la circunstancia de que justamente el día en el que se ha vuelto a permitir el consumo en el interior de bares y restaurantes, se han superado por primera vez desde noviembre los 120 contagios. "Si antes de abrir los contagios ya están creciendo, imagínate nuestro miedo, en un mes yo creo que nos vuelven a cerrar", se resigna Gustavo.

"Sin barra los bares del Casco Viejo no tenemos nada que hacer"

Comparte esta preocupación Miguel Ángel Asenjo, del Bar Otano de la calle San Nicolás, que asegura que "más no se puede hacer para mantener la seguridad, estoy todo el día desinfectando, tenemos pocas mesas y ya ves que hay poca gente". Miguel Ángel confía en que durante las fiestas se pueda recuperar algo de todo lo perdido durante estos meses en los que ha estado cerrado, por no tener terraza.

"La gente parece que se ha desacostumbrado a consumir en bares, entrar se cogen el café y un 'pintxo' y se salen a la calle, va a costar volver a la normalidad", apunta. El encargado de este bar situado en pleno centro de Pamplona espera una buena acogida por parte de la gente, aunque lamenta que no se pueda dar servicio "a más de 30 personas" en su local con las actuales restricciones.

De hecho la mayoría de los bares y restaurantes han abierto porque con el fin de la prohibición de abrir los interiores se termina también el cese por actividad necesario para los ERTE.

"Abro por necesidad, para comer y empezar a pagar las facturas", cuenta a este periódico Javier Vinacua, del Bar Fitero. Apunta que ha sido un año "muy complicado" y que "a estas alturas todo lo que venga, bienvenido sea". "He podido sacar a dos trabajadores del ERTE, pero todavía siguen en el cuatro, espero poder sacarlos pronto a todos", señala.

Además de poder reabrir los interiores, los locales de hostelería retrasan su cierre a partir de este jueves de las 21:00 a las 22:00.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats