Las residencias navarras recuperan la normalidad y quedan libres de restricciones por la pandemia

Residentes de un centro de mayores pasean en sus inmediaciones

El fin de las medidas restrictivas para contener la pandemia llega también a las residencias de mayores en Navarra, que desde este viernes han visto decaer las limitaciones vigentes para visitas y salidas. Estos centros, que han sido los más castigados durante la pandemia, no registran desde el jueves ningún contagio activo de COVID-19 y afrontan ahora la vuelta a la deseada normalidad con la tercera dosis de vacuna inoculada.

Así, después de celebrar la consejera de Derechos Sociales, Carmen Maeztu, que “se da por superada la quinta ola de la pandemia” en las 71 residencias del territorio, el Gobierno foral ha decidido eliminar las medidas que faltaban, también para los centros de atención a la discapacidad. Hasta el momento, los mayores podían recibir desde julio amigos y familiares sin límite de frecuencia y duración, pero bajo la recomendación de que dichas visitas se realizasen en espacios abiertos.

A partir de ahora, familiares, amigos, conocidos y también voluntarios podrán acceder a las habitaciones y salas comunes de un centro, con la única obligación de usar la mascarilla y respetar las distancias de seguridad y los aforos. Únicamente se mantiene como “aconsejable” que las personas que accedan a los interiores hayan completado la pauta de vacunación. Asimismo, Salud Pública recomienda en los espacios interiores realizar mediciones de CO2 para evaluar la calidad del aire de cara a mejorar la ventilación o reducir los aforos. De esta forma, la única limitación que se mantiene activa, además del uso obligatorio de la mascarilla, responde a las visitas a personas en aislamiento por estar contagiadas de COVID-19 o ser contacto estrecho, con la sola excepción de aquellas en riesgo de fallecimiento.

En lo que respecta al uso de la mascarilla, ya en julio se permitió relajar el uso de la misma en aquellas residencias donde la pauta de vacunación estuviera completa al 80%. En estos casos, las personas residentes no están obligadas a usar mascarilla siempre y cuando estén vacunadas. A su vez, los profesionales que trabajan en los centros sociosanitarios aún están obligados a su empleo, como marca la normativa vigente.

PCR obligatorias después de las salidas y centros de día al 100%

Además, Salud Pública mantiene el protocolo establecido para las salidas de los residentes. De esta forma, será obligatoria la realización de un test PCR a las personas que se salgan de una residencia por más de tres días, aunque no será deberá aislarse hasta conocer el resultado.

Por otro lado, la caída de restricciones también tiene su reflejo en otros servicios como son los centros de día o servicios de promoción de la autonomía, en los que se recupera el 100% del aforo. También retoman su total capacidad el transporte adaptado ofrecido a los centros residenciales, centros de día o centros de jubilados, en los que no obstante es también obligatorio el uso de mascarilla en el tiempo que dure el trayecto. Además, los clubes de mayores pueden recuperar todas las actividades que ofrecían con normalidad antes de la irrupción de la COVID-19, de manera que los usuarios podrán volver a los juegos de mesa y, también, recuperar las tardes de baile.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats