Javier Remírez: "Además de Tráfico, también queremos tratar con el Estado las competencias de Sanidad penitenciaria e Investigación científica"

Javier Remírez, vicepresidente del Gobierno de Navarra

Javier Remírez (Pamplona, 1975) recibe a este periódico en su despacho situado en el Palacio de Navarra en la mañana en la que se ha conocido que Fernando Grande-Marlaska seguirá siendo el ministro del Interior, con quién él, como vicepresidente del Gobierno de Navarra y consejero, entre otras áreas, de Interior deberá negociar las condiciones de la transferencia de las competencias de Tráfico a la Policía Foral que tanto revuelo ha generado en la derecha, sobre todo en UPN, pese a haber aprobado la Ley de Policías de Navarra de 2018 en la que se reconoce la posibilidad de que agentes de la Guardia Civil se integren en el cuerpo autonómico en caso de una transferencia de las competencias. Remírez se muestra especialmente molesto por la actitud de confrontación que ha adquirido la derecha en este y otros temas, pero asegura que el Gobierno foral sigue teniendo la mano tendida para llegar a acuerdos. El que más urge ahora es el de los presupuestos del 2020, aunque por ahora las posturas están más cercanas con EH Bildu.  

UPN aprobó la Ley de Policías de Navarra de EH Bildu y Geroa Bai que permite a los guardias civiles de Tráfico integrarse en la Policía Foral

UPN aprobó la Ley de Policías de Navarra de EH Bildu y Geroa Bai que permite a los guardias civiles de Tráfico integrarse en la Policía Foral

¿Por qué una transferencia que es para Navarra al final ha terminado pactando el PNV?

Es una cuestión ya histórica para Navarra, una competencia que ya recoge el propio Amejoramiento y que ya era ejercida por parte de la antigua Diputación Foral, actual Gobierno de Navarra desde los años 20, desde que se creó el Cuerpo de Policía de Carreteras, que es la base de la actual Policía Foral y que, por tanto, se viene ejerciendo hasta que los años de la dictadura por parte del Estado se asumió esa competencia. En la historia más reciente, ya hace 20 años el Gobierno de Navarra y el Estado pactaron esa transferencia, en concreto lo hicieron Aznar y Miguel Sanz. A partir de ahí se cumplió otro hito más reciente, que fue a fines del año 2018, cuando se pactó también con el mismo contenido por parte del presidente Sánchez y la presidenta Barkos. Por tanto, el acuerdo político entre el PSOE y el PNV es un hito más en esta cuestión. Dos formaciones políticas con presencia en el propio Gobierno de Navarra, ha habido una absoluta coordinación y comunicación en esa línea y, por tanto, dentro de una absoluta normalidad política de do formaciones políticas que están el Gobierno de Navarra y una de ellas, en este caso el PSOE en el Gobierno del Estado. Además, unido a que Unidas Podemos estar también ahora el Gobierno de España y también está en el Gobierno de Navarra.

Pero la transferencia se va a hacer efectiva tras el acuerdo con el PNV.

Lo importante no es con quién, sino para qué. Lo que queremos es esa transferencia, no por una cuestión de derecho histórico, que también, ya que está recogida en nuestro Amejoramiento, sino porque creemos que va a redundar en beneficio de la ciudadanía, sobre todo en lo que tiene un aspecto de la seguridad vial, de la gestión eficiente del tráfico. 

La transferencia se tendrá que formalizar en una Junta de Transferencias, ¿ya se barajan fechas para esa reunión?

No. Teníamos que esperar primero a que se conformará el Gobierno de la Nación, del que ya se ha nombrado el presidente, pero tenemos que esperar a que los ministros tomen posesión. También hay que esperar a la composición de la propia Junta de Transferencias, que es bilateral, entre el Estado y el Gobierno de Navarra. Por nuestra parte, estamos a la espera de que los distintos grupos del Parlamento de Navarra nombren a sus representantes. Pero lógicamente previamente habrá un trabajo técnico que ya se está realizando dentro del seno del Gobierno para preparar todo, para ver realmente cuál es el escenario más adecuado, recogiendo el trabajo que se hizo en anteriores legislaturas.

¿En esa Junta de Transferencias se le va a pedir a Interior que guardias civiles puedan integrarse en la Policía Foral tal y como recoge la Ley navarra de policías?

Sí, el Estado es conocedor de la cuestión legal que ampara esta situación. En concreto, la Ley Foral de Policías, aprobada en noviembre del año anterior del año 2018, en el cual se recogía la denominada popularmente como pasarela que no es otra cosa que prever un para el traspaso de personal que están ahora mismo en el área de Tráfico de la Guardia Civil en Navarra a la Policía Foral. Es una cuestión que marca la norma, que no suscitó ningún tipo de rechazo en el Parlamento navarro y, por tanto, creemos que no hay ningún tipo de problema. Ahora es el Estado el que tiene que asumir ese escenario, que creemos que no habrá mayor problema por los contactos previos que ha habido con el Ministerio. 

El Gobierno de Navarra, por lo tanto, cuenta con integrar a los guardias civiles de Tráfico.

Sí, por supuesto. La voluntad del Gobierno de Navarra es articular el mecanismo dentro de la Junta de Transferencias para posibilitar ese paso de personal de la agrupación de Tráfico de Navarra a la Policía Foral. Se trata de un componente humano altamente especializado, en muchos casos altamente arraigado en la Comunidad Foral y que seguro redunda en la calidad del servicio. Son magníficos profesionales y, por tanto, queremos contar con el mayor número de ellos. 

¿Cuántos harían falta? ¿Los 175 que hay actualmente en Navarra?

Me va a permitir que sea prudente en esta cuestión. Lo que sí puedo decirle es que ahora mismo la Policía Foral, en su actual dimensión de plantilla, no es capaz de asumir esas competencias. Por tanto, sí que va a suponer un incremento, en este caso de efectivos de la Policía Foral. ¿El número equivalente a los que tiene la Agrupación de Tráfico de Guardia Civil en Navarra? No lo sé. Es un trabajo que ahora mismo lo tenemos que concretar, primero en el ámbito interno dentro del Gobierno de Navarra y luego con esos números que se concreten con el Estado. 

¿Es una competencia inasumible para la Policía Foral sin contar con los guardias civiles que se puedan integrar? 

Ni es asumible a día de hoy por la Policía Foral, ni fue asumible en su día por la Ertzaintza desde el minuto uno ni tampoco por los Mossos d'Esquadra en Cataluña. De hecho, el último decreto de transferencia de Tráfico del Estado a Cataluña recogía una calendarización de tres o cuatro años en la implementación efectiva, en este caso de los Mossos d'Esquadra responsables exclusivos de lo que es el control de Tráfico en Cataluña. 

¿En qué mejoraría el Tráfico y la seguridad vial teniendo la competencia el Gobierno de Navarra si al final los agentes de la Guardia Civil que ya operan lo van a seguir haciendo, pero dentro de la Policía Foral? 

Bueno, hay una teoría administrativa en teoría política que viene a decir que se gana mayor eficacia y eficiencia en el servicio público cuanto más cercano está el ámbito de decisión. Por tanto, en este caso creemos que podemos ganar mayor eficacia y eficiencia. Lógicamente, si luego tomamos las decisiones políticas adecuadas. Aunque se ha centrado la cuestión en el ámbito del control policial de las carreteras navarras, la gestión de la transferencia de Tráfico es mucho más, es una cuestión de seguridad vial. Estamos hablando de educación y formación de los conductores y conductoras y estamos hablando de todo lo que es la gestión de organización del Tráfico en nuestra comunidad. Diferentes acciones que redundan en lo que es la seguridad vial, la calidad del servicio, en que realmente tengamos, en definitiva, una movilidad y unas carreteras cada vez más seguras. Por tanto, creemos que, como ha ocurrido en anteriores ocasiones, cuando se transfirieron competencias como Educación, Sanidad, Servicios Sociales o Justicia, eso va a radicar en una mayor y mayor calidad del servicio de cara a la ciudadanía navarra. 

¿Cuánto tiempo tardará el Gobierno Navarra en poder asumir la competencia de Tráfico al completo? 

Eso y el número de efectivos de la Guardia Civil que podamos integrar serán temas que trataremos en la Junta de Transferencias con el Estado. Se definirá en el primer semestre de este año, que son los seis meses que marca el acuerdo firmado entre PSOE y PNV para formalizar el acuerdo de la transferencia. 

Sindicatos de la Policía Foral llevan tiempo denunciando la falta de efectivos en todas las áreas, más allá de que se pueda aumentar el cuerpo de civiles que acepten esta pasarela, ¿se va a reforzar con más personal, teniendo en cuenta que ahora hay una competencia nueva en Navarra?

La última OPE de Policía Foral tuvo una tasa de reposición del 115%, el máximo que nos permite la norma. No obstante, no es suficiente. La planificación que tenemos de legislatura es de incrementar el número de efectivos de Policía Foral para garantizar las actuales competencias, cuestión a parte del tema de Tráfico. Esa tasa de reposición a día de hoy sí que es cierto que nos limita y es una de las cuestiones que queremos acordar con el Estado para tener un mayor grado de flexibilidad y tener la posibilidad de tener más dotación de personal en servicios claves para la comunidad donde tenemos carencias, que es Policía Foral, Bomberos y también personal sanitario, y esto ya se lo ha trasladado la presidenta Chivite al presidente Sánchez. 

El Gobierno ha creado una mesa interdepartamental para tratar el tema de la transferencia y en ella está un representante de la consejería de Hacienda porque, que Tráfico pase a ser una competencia del Gobierno de Navarra implicará que haya recalcular el convenio económico con el Estado. ¿Se sabe ya de cuánto será la rebaja en la aportación al Estado?

No. En esa materia hay mucho trabajo por hacer, el Departamento de Economía y Hacienda tienen que ver una parte, el recálculo de la aportación quitando la aportación de Navarra al Convenio Económico por los servicios que el Estado nos da en términos de tráfico y seguridad vial; y también muy importante, que es la gestión también de las sanciones. Ahora mismo, aunque más del 60% de las sanciones de Tráfico que se imponen en las pone la Policía Foral, la recordación es al 100% del Estado. Por tanto, también va a suponer una recaudación por parte de Navarra. 

Una vez conseguido Tráfico, ¿el paso siguiente será pedir la competencia de Seguridad Ciudadana al completo como la tienen Euskadi o Catalunya?

El acuerdo programático que sustenta este Gobierno firmado por el Partido Socialista, Geroa Bai, Podemos e Izquierda-Ezkerra ya recogía una serie de compromisos de transferencias a tratar con el Estado. Una es la competencia de Tráfico y luego todo lo tiene que ver con sanidad penitenciaria e investigación científica. Son tres bloques de competencias que, al menos al día de hoy, queremos tratar con el Estado como mínimo. Luego, evidentemente la voluntad de este Gobierno es cumplir el conjunto de competencias que nos marca el propio Amejoramiento, ir avanzando en el autogobierno, siempre que esas competencias no sean vistas como un fin, sino como un medio realmente para mejorar la calidad vida de los. Lógicamente, acompasando los pasos a las posibilidades presupuestarias y de recursos de la propia administración foral. 

¿Si que se contempla entonces en un futuro pedir la transferencia al completo de Seguridad Ciudadana?

Será una cuestión de análisis interno. En todo caso, siempre vamos a mirar hacia el beneficio de la ciudadanía opciones y si realmente si ese servicio o esa competencia redunda en beneficio de la ciudadanía. 

¿Qué le pareció todo lo que se dijo sobre Navarra en el pleno de investidura del pasado fin de semana por parte de la derecha? Que en Navarra está en manos de los nacionalistas, que se quería echar a la Guardia Civil…

La derecha no tiene límites a la hora de ejercer el legítimo derecho a la crítica. Los navarros ya venimos sufriendo el manoseo por parte de la derecha desde el propio proceso de investidura de la presidenta Chivite con las barbaridades que se dijeron que realmente no se han cumplido, lo que se ha cumplido es la normalidad institucional, la lógica política y la racionalidad. Lo de ahora es el último episodio. No hay límites y es muy triste que transmitamos esa imagen de crispación a los ciudadanos con esa imagen que vimos por la bancada de la derecha y la extrema derecha en el Congreso de Diputados y el manoseo de Navarra, de la monarquía o de la Guardia Civil de cara al debate político. Flaco favor hacen esas formaciones políticas tanto a la Comunidad Foral de Navarra dañando su imagen, como también instituciones como la monarquía o la Guerra Civil cuando las instrumentalizan para meras cuestiones partidistas. Lo que tenemos que hacer es poner el debate político, por supuesto, con la crítica constructiva y la labor de la oposición, pero siempre en un marco adecuado de respeto institucional y no poner en cuestión instituciones básicas como puede ser el estado de las autonomías, la monarquía a la Guardia Civil. 

Tras las elecciones forales desde el PSN se dijo por activa y por pasiva que no se iba a pactar con EH Bildu y ahora se está negociando con ellos llegar a un acuerdo en los presupuestos. ¿Qué ha cambiado desde entonces?

 Se han ido cumpliendo los compromisos. EH Bildu es una formación legal y está representada en el Parlamento de Navarra. Lo importante no es con quién, sino para qué. Hay una serie de retos como Gobierno y como sociedad que es el progreso económico, la creación de empleo, la defensa y fortalecimiento de los servicios públicos. Por otra parte, también la mejora y fortalecimiento de nuestro autogobierno. Todo ello con una visión progresista de la economía y de los derechos sociales para no dejar nadie atrás en nuestra sociedad del progreso económico. En ese contexto, estamos dispuestos a acordar con cualquier formación política que estando en el Parlamento, no sólo es legítima, sino que recoge un sentir de una parte importante de la sociedad navarra. Por tanto, nos merecen respeto todas las formaciones políticas del Parlamento y estamos dispuestos a recoger las aportaciones en positivo que nos hagan. En distintos proyectos de ley aprobados en el Parlamento de medidas fiscales se recogió aportaciones de todas formaciones políticas al Parlamento, incluidas Navarra Suma y EH Bildu. Esa es la vía y eso es lo que creo que la ciudadanía quiere. 

La consejera de Economía y Hacienda ya ha entregado al presidente del Parlamento el proyecto de presupuestos, se inicia así el trámite parlamentario. ¿Cuándo esperan llegar a un acuerdo con EH Bildu para su aprobación? Son con los que han estado negociando.

El Gobierno acude al debate parlamentario con la mano tendida, como la ha tenido siempre, tanto a Navarra Suma como a EH Bildu. Lógicamente el Gobierno no va a aprobar presupuestos, va a acordar un presupuesto en la línea progresista que tiene el proyecto que hemos presentado. En ese contexto, estamos dispuestos al acuerdo con cualquier grupo político. 

Pero con quien se ha estado negociando y con quien más cercano parece el acuerdo es con EH Bildu.

Se está hablando y dialogando con quien ha hecho aportaciones concretas y con quien ha hecho aportaciones de buena fe. Aportaciones con un escenario de acuerdo, no órdagos diciendo que o aceptas esto no llegaremos a un acuerdo. Por tanto, en eso a día de hoy sí que es cierto que estamos viendo un espíritu más constructivo en este caso en EH Bildu. 

En esas aportaciones que ha hecho EH Bildu, ¿ha incluido temas identitarios como que la ikurriña sea bandera oficial en los ayuntamientos de mayoría nacionalista?

No, en absoluto. Creo que EH Bildu hizo un trabajo previo de reflexión y las aportaciones concretas que se han puesto encima de la mesa desde luego no recogen ningún tipo de esos aspectos de carácter identitario. Además, ya está marcado en el propio acuerdo programático cuáles son los límites, ningún partido de los que sustentan el Gobierno van a llevar a la práctica como Gobierno temas que pongan en riesgo los símbolos propios de Navarra y por supuesto, la propia configuración institucional de la Comunidad Foral. Todo dentro del marco del estricto cumplimiento de la normativa de la legalidad y el marco constitucional. 

Entonces, ahora mismo, ¿dónde están las diferencias?

Bueno, estaríamos hablando de cuestiones meramente sociales, económicas, de nuevos derechos y de financiación. Ese es el contexto que hay y lógicamente el debate es acerca de la limitación presupuestaria. Este es un presupuesto en el que se ha incrementado el techo de gasto, pero también hay una serie de compromisos para la calidad de vida de la ciudadanía: mejoras en el ámbito educativo, en la retribución los empleados públicos, que supone una mejora también del servicio ciudadano y una serie de inversiones que recoge el propio presupuesto. Creemos que es un presupuesto absolutamente asumible y somos optimistas al respecto.

¿Las propuestas de EH Bildu superan ese techo de gasto?

En todo proceso de negociación se parte de una situación de máximos y luego, cuando se va aportando elementos de juicio que indican que esos máximos no son posibles, al menos en un objetivo presupuestario, pues se van a acompasando y atemperando las posiciones. Ese es el momento en el que estamos.

¿Confía en poder llegar a un acuerdo?

Yo soy optimista en el sentido de que el propio proyecto de presupuestos recoge lo que realmente la sociedad demanda. Por tanto, creo que si todos hacemos una lectura con altura de miras, una lectura pensando en el bien común, no habrá mayores dificultades para aprobar el proyecto. De hecho, creo que la ciudadanía no entendería que hubiese un acuerdo al respecto, sobre todo para afrontar los retos que tenemos como comunidad, para avanzar en progreso económico, en empleo de calidad, en mejorar los juicios públicos y también el fortalecimiento de nuestro autogobierno.

Etiquetas
Publicado el
12 de enero de 2020 - 20:46 h

Descubre nuestras apps

stats