Los charlatanes de los complementos dietéticos se adaptan a la vacunación masiva

Una persona recibe una vacuna contra la covid-19. EFE/ Carlos Ortega/ Archivo

5

Esta crisis sanitaria se ha convertido en toda una oportunidad para las empresas que venden productos engañosos que "ayudan a las defensas". La manipulación del conocimiento sobre el sistema inmunitario para vender productos innecesarios ha sido una constante a lo largo de la pandemia de COVID-19. El lógico temor al coronavirus entre la población general ha llevado a un aumento de las ventas de estos artículos como protección frente a este agente infeccioso, aunque ninguno de ellos haya demostrado eficacia alguna para prevenir o tratar la COVID-19.

Sin embargo, ahora, con la vacunación masiva, el nicho de negocio ha cambiado. Las vacunas están consiguiendo, de verdad, ayudar con gran eficacia a nuestras defensas para atacar al virus SARS-CoV-2, así que han surgido productos específicamente dirigidos a las personas que se van a vacunar o que ya han sido vacunados. Para promocionar estos artículos, las empresas recurren a publicidad engañosa en la que se ofrecen datos falsos, sesgados o incompletos. Se trata, en definitiva, de crear falsas necesidades que satisfacer con productos que no cumplen con lo que prometen.

Complementos dietéticos para "reforzar" las defensas antes de recibir las vacunas

Desde diferentes medios de comunicación y empresas de complementos alimenticios se está difundiendo la falsa idea de que es recomendable tomar una serie de complementos dietéticos un tiempo antes de recibir la vacuna contra la COVID19 para "preparar" al sistema inmunitario y que este responda de forma más efectiva. Aquí entrarían productos diversos como complementos que contienen vitaminas, minerales, probióticos, prebióticos o plantas medicinales...

En realidad, ningún complemento dietético ha demostrado, en ensayos clínicos, que su ingesta vaya a aumentar la eficacia de alguna vacuna. Estos artículos son inútiles en cualquier persona sana, sin déficits nutricionales ni requerimientos especiales. De hecho, por ley, los complementos dietéticos tienen que incorporar en su etiquetado que "no sustituyen una dieta sana y equilibrada". Además, según el Real Decreto 1487/2009, de 26 de septiembre: "El etiquetado, la presentación y publicidad no atribuirá a los complementos alimenticios la propiedad de prevenir, tratar o curar una enfermedad humana, ni se referirá en absoluto a dichas propiedades".

Es extremadamente raro encontrar en nuestro país déficits nutricionales lo suficientemente importantes como para que afecten al normal funcionamiento del sistema inmunitario. Cuando ello ocurre, suelen mostrarse una serie de síntomas y signos que indican que algo no va bien y que requieren la visita al médico. Por ejemplo, las personas con un importante déficit de hierro no solo tienen más riesgo de sufrir infecciones, sino que también suelen sentir dolor de cabeza, fatiga, debilidad, sensación de frío...

Desde un punto de vista médico, no tiene sentido recomendar complementos dietéticos entre la población general, mucho menos para "reforzar" la respuesta del sistema inmunitario de cara a las vacunas. En su lugar, se recomiendan una serie de hábitos que no solo son beneficiosos para el sistema inmunitario, sino para otros muchos aspectos del cuerpo humano: Tener una dieta saludable, dormir bien diariamente, cuidar la higiene (para evitar la exposición a microorganismos patógenos), mantener a raya el estrés y hacer ejercicio físico con frecuencia. 

Complementos dietéticos para sobrellevar los efectos de las vacunas

La tecnóloga de alimentos Beatriz Robles alertaba recientemente a los Ministerios de Sanidad y Consumo y a la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) la publicidad del producto "postV", de la empresa Prodeco Pharma, presente en el escaparate de una farmacia. En dicho cartel publicitario, que se acompaña de la pregunta: "¿Te has vacunado?", puede leerse: "postV. Mejora el metabolismo energético, acelerando la recuperación del organismo debilitado por la gripe, el esfuerzo físico y otros agentes estresantes de diferente origen. [...] ¡No dejes que ningún efecto adverso te tumbe!". En otra parafarmacia puede encontrarse una sección de complementos "Detox Post Vacuna".

Las Administraciones públicas y las farmacias/parafarmacias deberían actuar contra este tipo de acciones publicitarias, que se ponen en marcha para aumentar las ventas sin apenas consecuencias. La anterior publicidad no solo es ilegal, pues incumple el Real Decreto 1487/2009, sino que también lleva a engaño al consumidor. 

Ningún complemento dietético ha demostrado aliviar los síntomas que pueden aparecer tras la vacunación y no se conoce de ningún mecanismo fisiológico por el que pudiera conseguirlo. En caso de efectos adversos como fiebre, malestar general, dolores musculares o de cabeza, etc. lo que se recomienda es reposo y paracetamol de 650 mg para aliviarlos. Por muchas excusas que se busquen para promocionar los complementos dietéticos, invadiendo incluso el terreno de la medicina, estos son productos totalmente innecesarios en la casi totalidad de la población con una dieta rica y saludable.

Etiquetas
Publicado el
27 de junio de 2021 - 22:33 h

Descubre nuestras apps

stats