Europa se ahoga en su miseria

Esta vez la magnitud de la tragedia ha sido tal que los mismos ministros de Interior que se juntaron en Barcelona hace unos días para hablar también de inmigración, pero solo hablaron de yihadismo, corrieron a retratarse como los mandatarios sensibles y preocupados que no son. Los mismos medios que apenas tocaron su programación para informar sobre los 400 muertos de la semana pasada se desplegaron con gran aparato para contarnos lo indignante y terrible de un drama que, con el verano encima y la guerra al alza, no solo no irá a mejor sino que va a empeorar.

Muros, vallas, barcos de guerra, policías, controles. Todo tan caro como inútil para detener una marea humana que huye de la miseria, el hambre y la violencia. Las mafias que trafican con ellos son culpables. Pero nosotros no somos inocentes.

Mientras en Europa sigamos pensando que nuestra riqueza y nuestro bienestar deben protegerse en un búnker que debe ser defendido ante asaltantes extranjeros que vienen para quedarse con lo que es nuestro, continuaremos recogiendo cadáveres con cada marea. Mientras sigamos pensando que un buen dispositivo de salvamento produce un efecto llamada entre millones de inmigrantes, jamás dejaremos de ahogarnos en nuestra propia miseria.

El Mediterráneo es Europa. No una frontera. Nosotros deberíamos ser los primeros interesados en promover la democracia y una mayor redistribución de la riqueza en África porque esa falta de libertad y oportunidades se halla en la raíz de la desesperación que empuja a la gente al mar. Hace falta ser muy miope para no entender que Europa debe compartir su riqueza para que los países del norte de África se conviertan en socios y aliados y el área mediterránea, en un mercado lleno de oportunidades para el crecimiento económico y la expansión del bienestar.

Ya conocemos el modelo para hacerlo, sabemos cómo hacerlo y sabemos que es lo único que funciona. El norte de África se parece mucho al sur de Europa que emergió pobre, violento e inestable tras las dictaduras de Franco, Salazar o los militares griegos. También recuerda mucho a la Europa del Este que sobrevivió a décadas de dictadura comunista y muchos afirmaban que no estaba preparada para la libertad. La democracia es el único remedio efectivo para la desesperación de los pueblos.

Durante décadas hemos apoyado y amparado regímenes corruptos para apropiarnos la riqueza natural de África al menor coste posible. Es hora de empezar a pagar nuestras deudas.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats