Lula es el anti-Bolsonaro

Lula da Silva

3

La tesis de polarización entre Lula y Bolsonaro se basa en encuestas, en las que estos dos candidatos suelen representar alrededor, o incluso más, del 80% de las preferencias de los votantes. Menos del 20% quedaría para quienes quieran ser la tercera vía. Y la tendencia a la caída del apoyo a Bolsonaro -que parece haberse estancado a mediados de los 20%- no se traduce en un aumento del apoyo a esos candidatos de la tercera vía, sino en un traspaso de preferencias a Lula.

La tesis de la polarización tiene, pues, un fundamento real. Cuatro de cada cinco brasileños ahora prefieren a Lula o Bolsonaro. Pero esconde una serie de contrabandos y se utiliza torpemente para otros fines políticos.

Primero, no se trata de dos posiciones extremistas, de derecha a Bolsonaro, de izquierda a Lula. No hay duda de que Bolsonaro representa posiciones de extrema derecha, que están aquí para quedarse en Brasil, aunque hoy se debiliten y mas tras la derrota de Bolsonaro.

Pero Lula no representa el polo opuesto, la extrema izquierda. Lula gobernó Brasil con medidas democráticas, en el marco del respeto a las instituciones, conviviendo democráticamente con los demás poderes de la República, con los medios de comunicación -que lo atacaban, en su mayor parte, todo el tiempo- y con sus opositores. Redujo drásticamente las desigualdades, el hambre y la pobreza en Brasil, en el marco de las instituciones existentes.

Es cierto que su gobierno y sus propuestas actuales tienen un fuerte tono antineoliberal, debido a la conciencia de que este tipo de política económica es la base del aumento de las desigualdades en Brasil, de la intensificación de la concentración del ingreso, de favorecer el capital especulativo. y no la producción, la incapacidad de este modelo para generar empleo y desarrollar políticas sociales. Este es un hito al que Lula no renuncia, sabiendo que si quiere gobernar para todos, favoreciendo a los más pobres, tiene que impulsar políticas para retomar el crecimiento económico, priorizando las políticas sociales, generando empleo formal, con contrato formal, como dice. hizo en el gobierno anterior. Consciente de que le costará mucho trabajo reconstruir el país que tiene por delante, porque heredará, si es elegido, un Brasil en una situación mucho peor que la que heredó en 2003 de FHC. 

Lula polariza contra Bolsonaro, porque es el único candidato que tiene la fuerza para derrotar al actual presidente y a sus aliados de todo tipo. Porque aunque perdió mucho apoyo, Bolsonaro todavía cuenta con parte del gran negocio, con el apoyo de los militares, parte de los medios, las milicias y parte de los evangélicos. Entonces no se trata solo de derrotar a un presidente desconcertado que ya no gobierna, solo polemiza, que no sabe qué hacer con el país, que piensa más en cómo enfrentar a Lula en las elecciones que en enfrentar el estancamiento económico, la inflación, hambre y miseria, que hoy dominan Brasil. Se trata también de derrotar a quienes apoyaron a Bolsonaro, que lo llevaron a la presidencia y que aún lo prefieren a Lula. Entre ellos, como mencioné, forman parte de la gran empresa, los militares, parte de los medios de comunicación, entre otros.

Lula sabe que no será con una posición de extrema izquierda que podrá seguir sumando apoyos a su nombre, que deberá privilegiar una posición de reconstrucción de Brasil, desde lo económico, político, social, cultural, moral y nacional. Puntos de vista de soberanía. Sabe que para ganar, en la primera o segunda vuelta, necesita el más amplio apoyo de la población, para realmente canalizar el amplio rechazo a Bolsonaro y su gobierno.

Para gobernar, también, Lula deberá contar con el apoyo de amplios sectores del país, incluidos sectores del empresariado, sin cuyas inversiones no será posible recuperar la economía, que no puede depender únicamente de inversiones públicas, aunque estas tendrá un papel importante como palanca para la recuperación económica del país.

Lula expresa el anti-Bolsonaro, por no tener posiciones de extrema izquierda, como Bolsonaro tiene las de extrema derecha. Lula representa a todo el espectro de dos tercios de la población, que no está dispuesta a votar por Bolsonaro, quiere que sea derrotado, para salir de la catastrófica crisis en la que ha metido al país.

La tesis de la polarización como oposición de dos extremos es, por tanto, falsa, como lo es la tesis de que un sector significativo de la población no quiere ninguna y busca alternativas de tercera vía. La gran mayoría rechaza a Bolsonaro y tiene a Lula como candidato. Y cuanto más nos acerquemos a las elecciones, más personas migrarán de candidatos de la tercera vía a Lula, dándose cuenta de que esta es la única forma de derrotar a Bolsonaro y rescatar al país de la desastrosa situación en la que vive la gran mayoría de brasileños.

Lula, cada vez más, aparece ante los brasileños como el anti-Bolsonaro, como la alternativa al gobierno catastrófico de Bolsonaro. Polariza a Bolsonaro como una elección entre democracia y dictadura, entre la política de bienestar para todos y la política de favorecer el capital especulativo, polarización entre gobernar para todos y gobernar para una élite minoritaria.

Esta es la polarización del país hoy, cuando se polariza entre Lula y Bolsonaro, entre un gobierno para rescatar a Brasil y uno que solo lo hunde en la miseria y la desesperación.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats