La operación mediática de la derecha argentina: todos al mismo libro negro

Robespierre asesino. Lenin asesino. Trotsky asesino. Mao asesino. Castro asesino. Guevara asesino... Ha sido siempre para la historia liberal democrática que rige la contemporaneidad, ingresar al campo donde se dirime la Justicia es finalizar en la lista de los estigmatizados.

Se pueden promover cambios "superestructurales" pero tocar de verdad los intereses de las corporaciones, intervenir en la "infraestructura" lleva directamente a tener un lugar privilegiado en el "libro negro" de la Historia. Y es cierto que no se trata de la imputación que procede de la tradición liberal, y su actual giro neoliberal. Es cierto que el círculo de virtud y terror que impregnó a las metafísicas totalizantes de la revolución hizo que la Justicia y la sangre fueran desde un principio de la mano hasta que la sangre embargara a la Justicia.

Las experiencias latinoamericanas que se propusieron ir a contrapelo del neoliberalismo vigente, tomaron nota de esta terrible cuestión e intentaron llevar adelante procesos colectivos soberanos y populares no solo custodiando el espacio democrático sino radicalizándolo en sus distintos alcances, en los derechos humanos y civiles. Pero allí están de nuevo los verdaderos señores de todas las guerras y genocidios, con toda impunidad, hablando de asesinato e intentando presentar a una Presidenta que hizo todo lo que tenía que hacer por la memoria y la justicia, siendo ahora construida mediáticamente como sospechosa de una muerte que viene del mismo lugar de donde siempre viene la muerte en Argentina.

Que sean los diarios cómplices de la dictadura argentina los que están detrás de esta operación y los diarios internacionales encubridores de todas las masacres perpetradas en los últimos tiempos es lo que termina por ponerle el acento macabro al asunto.

Etiquetas
Publicado el
25 de enero de 2015 - 23:35 h

Descubre nuestras apps

stats