El Congreso exige retirar las medallas a los torturadores franquistas con el voto a favor de Ciudadanos y sin el apoyo del PP

'Billy el Niño', el expolicía acusado de torturas, fallecido en mayor por coronavirus.

La mayoría del Congreso de los Diputados ha aprobado este jueves una proposición no de ley presentada por PSOE y Unidas Podemos que insta al Gobierno a que haga efectiva "la retirada de condecoraciones a funcionarios y autoridades franquistas que hubiesen observado conductas incompatibles con los valores democráticos y los principios de protección de los Derechos Humanos", es decir, que cometieran delitos de tortura. Durante el debate de la iniciativa, tanto el PP como Vox han anunciado su desacuerdo, al considerar que se trata de un ejercicio de "revisionismo histórico", aunque finalmente los populares se han abstenido.

El texto, que ha salido adelante con el apoyo de la izquierda parlamentaria, Ciudadanos –que ha logrado acordar una enmienda transaccional con los grupos proponentes–, PNV, ERC, Junts y EH Bildu, la abstención del PP y el 'no' de Vox, insta al Gobierno a revocar de forma efectiva las condecoraciones y recompensas concedidas por el Estado a funcionarios y autoridades de la dictadura franquista que, antes o después de la concesión, "hubiesen realizado actos u observado conductas manifiestamente incompatibles con los valores democráticos y los principios rectores de protección de los Derechos Humanos".

La iniciativa pide que esa retirada conlleve "la pérdida de todos los derechos anejos a la recompensa, incluso los económicos", y pudiendo llevar a cabo esa retirada "incluso a título póstumo". La PNL pide, en concreto, que "se revoquen las condecoraciones otorgadas a Antonio González Pacheco, alias Billy el Niño", fallecido hace unas semanas víctima del coronavirus.

Asimismo, el texto considera contrarios a la memoria democrática del Estado los reconocimientos o condecoraciones por el desempeño de su cargo o función a funcionarios y autoridades de la dictadura franquista que, antes o después de la concesión, hayan formado parte del aparato de represión de la dictadura franquista.

También pide adoptar las iniciativas normativas precisas para revisar e invalidar todas las distinciones, nombramientos, títulos honoríficos y demás formas de realzar a personas y entidades que supongan exaltación o enaltecimiento del golpe militar de 1936, la Guerra Civil y del franquismo, así como la elaboración de un catálogo de títulos nobiliarios concedidos entre 1948 y 1978, "que representen la exaltación de la Guerra Civil y dictadura", para su supresión.

Durante el debate, que se produjo ayer miércoles, el PP manifestó su rechazo a la propuesta al considerar que con ella los partidos en el Gobierno tratan de ocultar "el presente". "Mi grupo no caerá en la tentación revisionista", recalcó el diputado popular Luis Santamaría durante su intervención en el Pleno. "Se puede entender que populistas, filo etarras e independentistas cuestionen el gran pacto que fue la Transición, pero que el sanchismo se una a ellos es algo impropio del socialismo que ayudó a construir la España constitucional", dijo.

A renglón seguido, se preguntó: "¿El socialismo revisionista que ahora defienden es mejor que el socialismo que defendía el presidente González y los ministros del Interior Barrionuevo, Corcuera, Asunción, Belloch, Alonso o Rubalcaba?"

"Vox es contrario a toda pretensión absurda de revisionismo histórico del signo que sea", añadía, por su parte, el diputado de la extrema derecha José María Sánchez, que consideraba que PSOE y Unidas Podemos representan a "la ideología más mortífera de la historia".

Desde Ciudadanos, por su parte, el diputado Guillermo Díaz se preguntaba si algún diputado había tenido algún familiar torturado y criticaba que la PNL se refiera a la Guerra Civil y a la dictadura y no hable de "otra dictadura" como la de Primo de Rivera. Aunque Díaz considera que la PNL es "justa", también cree que esconde "más tacticismo que buena intención" y ha reprochado a PSOE y Unidas Podemos que estén "siempre a vueltas con estos temas". "Dejen de gorronear en el pasado méritos que son incapaces de hacer en el presente", les dijo.

A Díaz le respondía de forma enérgica el diputado de Más País Íñigo Errejón, que recordaba que su padre sí fue torturado por policías franquistas. "¿Mi padre es menos español que usted?", le preguntaba al parlamentario del partido de Inés Arrimadas. "Vivimos en democracia, que solo debería honrar a los democrátas y tiene que garantizar que no se torture a los demócratas", señaló.

Los grupos independentistas catalanes manifestaron su molestia porque la PNL no amplíe esa retirada de condecoraciones a policías que siguen en su cargo y han reclamado la libertad de "los presos políticos", en alusión a los políticos independentistas condenados por su participación en el procés.

El debate vivió un momento de tensión cuando intervino la diputada de Junts en el Congreso Miriam Nogueras, que utilizó su turno de intervención para llamar "fascista" al coronel de la Guardia Civil, Diego Pérez de los Cobos, recientemente destituido de su cargo al frente de la comandancia de la Guardia Civil de la Comunidad de Madrid. Nogueras pidió que además de la retirada de las citadas condecoraciones "se ponga fin a más situaciones injustas, también derivadas de políticas injustas". "Toda esta basura estaría en los juzgados empezando por el fascista de De los Cobos", señaló.

Una vez terminada su intervención, la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, le preguntó a Nogueras si retiraba esa alusión a "un particular". La diputada de Junts se negó y Batet anunció que retiraría la palabra "fascista" del diario de sesiones de la Cámara Baja.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats