Sánchez recuerda a ERC que solo PSOE y Unidas Podemos "apuestan por el diálogo"

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y el presidente electo del Consejo Europeo, Charles Michel, antes de reunirse esta mañana en el palacio de La Moncloa en Madrid.-

Pedro Sánchez emplaza a ERC a facilitar su investidura dado que, según ha explicado, PSOE y Unidas Podemos son "las únicas formaciones" que apuestan por "el diálogo dentro de la Constitución" para resolver la "crisis política en Catalunya". Así se ha pronunciado el presidente en funciones poco después de que Adriana Lastra, encargada de pilotar las negociaciones con el resto de grupos, y Gabriel Rufián se reunieran en el Congreso y que los republicanos catalanes hayan expresado que su posición es, por ahora, un 'no' porque no ven variación en la posición del PSOE respecto a la "represión". 

El PSOE encarrila la negociación con los grupos minoritarios mientras ERC se convierte en el principal escollo

El PSOE encarrila la negociación con los grupos minoritarios mientras ERC se convierte en el principal escollo

"PSOE y Unidas Podemos somos las dos únicas organizaciones a nivel nacional que apuestan por el diálogo dentro de la Constitución para resolver la crisis política en Catalunya –ha expresado Sánchez en una comparecencia en Moncloa–. Aquellos que se oponen a un Gobierno progresista formado por PSOE y Unidas Podemos, que es el único posible, nos tendrán que explicar qué alternativa proponen".

Las palabras de Sánchez son relevantes ante las exigencias que había planteado ERC para cambiar del 'no' a la abstención –necesaria para que la investidura salga adelante–. Los republicanos catalanes piden que el Gobierno reconozca que hay un "problema político" en Catalunya –algo que ha hecho hoy Sánchez, que siempre ha hablado de crisis territorial o de convivencia, al referirse a una "crisis política"– y un diálogo "entre iguales". ERC ha pedido una mesa de negociación en la que estén representados partidos e instituciones

Sánchez ha enmarcado en el Parlament la negociación de las fuerzas políticas catalanas. "Los primeros que tienen que hablar son los catalanes", ha expresado el aspirante socialista, que considera que ya hay una mesa de diálogo en el seno del Parlament "que tiene que ser activada": "A partir de ahí, el Gobierno de España siempre estará en favor de encontrar una solución política a la crisis territorial que desgraciadamente vivimos desde hace unos años". El Gobierno de Sánchez llegó a aceptar antes de la ruptura con la Generalitat que desembocó en el fracaso de los presupuestos y las elecciones del 28 de abril la creación de una mesa de partidos en la que estuvieran representadas formaciones catalanas y a nivel estatal. Por otro lado, dejaba en manos de la Comisión bilateral Estado-Catalunya el diálogo institucional. 

No obstante, Sánchez ha reclamado a todas las fuerzas políticas, a excepción de Vox, que apoyen lo que ha denominado que es un "acuerdo histórico para la gobernabilidad": "Apelamos a la responsabilidad de todos los partidos políticos sin excepción, salvo la ultraderecha, para que dejen paso a la única posibilidad de gobierno que hay". El presidente en funciones ha dejado claro que aspira a ser investido en el mes de diciembre –en Moncloa manejan la tercera semana–. 

El socialista, que endureció el tono contra el independentismo durante la campaña, lo ha rebajado y ni siquiera ha querido contestar a la pregunta de si mantendrá el compromiso que alcanzó durante el debate a cinco en la campaña de reformar el Código Penal para incluir la convocatoria de referendos. Sánchez se ha escudado en que el programa de gobierno se está completando y que lo desgranará en el debate de investidura en un discurso, que según ha explicado, "elaborará" con los socios del grupo confederal. 

Preguntado por qué ha cambiado para que ahora sí acepte la presencia de Pablo Iglesias como vicepresidente en el Ejecutivo, Sánchez ha contestado que ha "pesado" la "voluntad de desbloquear la situación" tras tres procesos electorales en un año y cuatro generales desde 2015. "El acuerdo entre PSOE y Unidas Podemos es ilusionante, abre una esperanza de entendimiento entre la izquierda, es novedoso, la primera vez en 40 años que se ofrece la posibilidad de un gobierno de coalición entre fuerzas progresistas, un plus de novedad o dificultad respecto a lo que ha ocurrido en otros países", ha dicho en la línea de lo que expresó en su breve intervención tras firmar el acuerdo con Iglesias.

"Este acuerdo incorpora las garantías que para las dos formaciones eran necesarias: para Unidas Podemos estar en el gobierno y para el PSOE tener un gobierno cohesionado y solidario respecto a las responsabilidades", ha asegurado Sánchez, para quien "se abre una nueva etapa política ilusionante". 

Sánchez ha comparecido en Moncloa junto al presidente electo del Consejo Europeo, Charles Michel, tras una reunión que estaba prevista antes del acuerdo que sellaron el socialista y Pablo Iglesias para un Gobierno de coalición. El objetivo era abordar la reunión del Consejo Europeo del mes de diciembre al que Sánchez asistirá en todo caso aún en funciones. "Felicidades al presidente, mi amigo Pedro, por el resultado de las elecciones", ha comenzado Michel, que ha dado por hecho que Sánchez seguirá al frente del Gobierno español al saludar que seguirán trabajando juntos por el "proyecto europeo".

"Confío mucho en la capacidad de cooperación fructífera del presidente Sánchez y me complace seguir trabajando con él", ha respondido el presidente del Consejo Europeo a la pregunta de si le genera inquietud la coalición con Unidas Podemos: "España es una democracia, acabamos de verlo. Ha habido muchas citas electorales en poco tiempo y respeto los resultados de las elecciones y confío en el mecanismo constitucional". 

Etiquetas
Publicado el
14 de noviembre de 2019 - 14:58 h

Descubre nuestras apps

stats