Sobre este blog

@Retiario estudió biología pero siempre quiso aprender y contar historias reales. En tiempos remotos fue paleontólogo, pero desde hace décadas es periodista y profesor de periodismo. Cree en la ciencia, la tecnología y el poder de la humanidad para cambiar las cosas para bien, si se aplica. Pasa la mayor parte de su tiempo en Internet y es un firme defensor de la pluma (y la red) frente a la espada.

Jane C. Wright, la doctora afroamericana que fue pionera en el uso de la quimioterapia contra el cáncer

Imagen de la National Library of Medicine - NIH website

Jane C. Wright nació en los EE UU en 1919 en una familia extremadamente anómala, ya que siendo mujer y afroamericana ella era la tercera generación de médicos en su familia.

Su abuelo se graduó en el primer colegio de medicina para negros y su padre fue uno de los primeros afroamericanos en graduarse en medicina en Harvard, de modo que Jane tenía la historia familiar para ser médica.

Y sin embargo primero obtuvo un título en historia del arte antes de estudiar medicina, tras lo cual se incorporó al instituto del cáncer que había fundado su padre en el hospital de Harlem.

Allí fue clave para el desarrollo de la quimioterapia contra esta enfermedad trabajando en los años 40, cuando se consideraba esta forma de medicación más como cuidados paliativos que como una esperanza real de curación.

No es de extrañar: algunos de los primeros agentes quimioterápicos se desarrollaron a partir de armas de guerra química como el gas mostaza usado en la Primera Guerra Mundial.

Jane Wright y su equipo de investigación también fueron pioneros en el uso de antagonistas del ácido fólico en las terapias contra distintos carcinomas, y más tarde en el desarrollo de los catéteres para administrar este tipo de sustancias en tumores de difícil acceso.

En 1952, tras la muerte de su padre, pasó a dirigir el Cancer Research Center, que abandonó más tarde para dirigir la investigación sobre esta enfermedad en la Universidad de Nueva York.

Allí reorientó su carrera hacia la medicina personalizada, ajustando las terapias a las condiciones de cada paciente y desarrollando la técnica de la biopsia de tumores para ello.

Fue la única mujer entre los siete fundadores de la asociación americana de oncología clínica y recibió numerosos honores como ser nombrada asociada al decano del colegio médico de Nueva York en 1967.

Porque la carrera de Jane Wright se desarrolló en los EE UU de la era previa a la legislación de derechos civiles; curiosamente dejó dicho que había tenido más trabas para su carrera médica por ser mujer que por ser afroamericana.

Murió en 2013 a los 93 años de edad, dejando dos hijos y millones de pacientes de cáncer con una oportunidad de curación.

Imagen de la National Library of Medicine - NIH website. Dominio Público.National Library of Medicine - NIH website

Sobre este blog

@Retiario estudió biología pero siempre quiso aprender y contar historias reales. En tiempos remotos fue paleontólogo, pero desde hace décadas es periodista y profesor de periodismo. Cree en la ciencia, la tecnología y el poder de la humanidad para cambiar las cosas para bien, si se aplica. Pasa la mayor parte de su tiempo en Internet y es un firme defensor de la pluma (y la red) frente a la espada.

Etiquetas
Publicado el
12 de mayo de 2018 - 20:16 h

Descubre nuestras apps