eldiario.es

9

Otras voces: Deberías tener un hijo

La maternidad es una cuestión muy personal. Y para retronas, más

Madre e hijo, por Carlos Valenti

Madre e hijo, por Carlos Valenti

En otra ocasión os conté que los deprimidos y en general los enfermos mentales no encajamos en el esquema legal de las ayudas legales, económicas o no, a la discapacidad. Ahora os voy a contar sobre algo de lo que sé un poco menos, y me gustaría mucho saber más sobre cómo es esto para otras mujeres.

Ser una mujer joven, sobre todo cuando tienes pareja y/o trabajo estable, quiere decir que la gente te dice que deberías tener hijos. Incluso perfectos desconocidos; me pasó una vez.

Hace año y medio que empezó mi última crisis, hace un año del diagnóstico, y sobre todo al principio, pude escuchar variaciones de “lo que tienes que hacer es tener niños”. Pues bien, si es de mala educación opinar sobre estas cosas, hacerlo cuando sabes que estás hablando con una mujer enferma o con discapacidad es de maleducado tonto, por decirlo suavemente. Primero porque los hijos de los demás no son asunto tuyo, y punto. Eso debería ser evidente. Pero hay más razones.

Una: que dé la puñetera casualidad de que esa mujer no puede tener hijos. En mi caso, las pastillas que me hacen disfrutar de la vida y acordarme de cuánto quiero a mis amigos tienen un efecto secundario que es provocar malformaciones en cualquier embrión que ose implantarse dentro de mí. Otras mujeres tendrán otros problemas.

Dos: Sobredosis hormonal propia del embarazo, y posibilidades de depresión post-parto. Si estamos hablando de una enferma o discapacitada con problemas mentales, muchos puntos para lo que viene a ser un chungo malo de cojones. ¿Que a lo mejor no? Vale. Pero es llover sobre mojado.

Tres: ¿No está un poco feo desear traer una criatura al mundo para ver si le sirve a alguien de muletas? ¿Y si luego resulta que no funciona?

Por último, la capacidad para ser madres de las mujeres que se salen de la “normalidad” es un tema espinoso. No daré mi opinión, sólo mi experiencia, que es doble. Como madre en potencia, sé que entre que empieza la crisis y que funciona el tratamiento, necesito apoyo moral y logístico. La red pareja-padres-suegros funciona. Si no supiera que tengo plan B y plan C, ni me planteaba tener niños.

Como hija, mi madre ha estado deprimida intermitentemente toda su vida adulta. Su depresión y la mía son muy diferentes; por ejemplo, en plena crisis ella es más práctica, más racional, y mucho más eficaz trabajando que yo. Yo, en cambio, soy más capaz de disfrutar cosas primarias, como la comida. Deprimida y todo, es una madre maravillosa y no la cambio por nada, con sus días malos incluso. Ella, en mi caso, encontró la manera de criarme bastante bien.

Pero lo más importante que es que me alegro de estar segura, segurísima, de que no fui concebida para intentar “quitarse las tonterías” o “cambiar sus prioridades”.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha