La portada de mañana
Acceder
¿Y si no fuera Harris? Otros candidatos demócratas para sustituir a Biden
Ni un solo día sin incidencias en Cercanías Madrid: los retrasos se triplican
No ha sido una sorpresa, pero estamos en terreno desconocido, por Pérez Royo

Adelante se presenta en Dos Hermanas con un programa redactado “en andalûh”

La portada del programa electoral de Adelante en la localidad sevillana.

Fermín Cabanillas

18

Un programa electoral redactado íntegramente en andaluz. Es la idea que ha sacado adelante Adelante en la localidad sevillana de Dos Hermanas. En el mayor pueblo de la provincia, con casi 130.000 habitantes, la gente de Teresa Rodríguez ha dado un golpe de efecto con la redacción del programa en la lengua que, fonéticamente, usan muchos de sus vecinos.

Es cierto que, de forma paralela, el programa se ha editado también en castellano, pero en su edición andaluza ya anuncia que se trata de “nuêttra oha de ruta pa lô próççimô cuatro añô de lehîl-latura, êttá baçao en el rêppeto a la bida umana y a la biodiberçidá, en la açunçión de lo finito de lô recurçô de êtte planeta”.

El programa “es un trabajo de elaboración colectiva. Tratamos de dar respuesta a las necesidades de la gente de Dos Hermanas porque conocemos la realidad y queremos transformarla”, señala el candidato a la alcaldía, Fran Domínguez, que cita que Jaime García Claro, antropólogo y Doctor en Comunicación, ha coordinado la elaboración y se ha encargado de recoger “las propuestas de compañeros y compañeras de la candidatura, de profesionales, colectivos o entidades”.

Una vez que estuvo listo, planteó en el equipo de coordinación de la campaña la posibilidad de escribirlo también en andalûh, “y debo decir que lo tuvimos claro al instante, sabíamos que generaría polémica e intuimos que nos daría notoriedad, y pensamos que al escribirlo también en andalûh, ampliamos el espectro de personas a las que nos dirigimos incluyendo a gente joven que, habitualmente tiene poco interés en los programas electorales”.

El trabajo de la traducción

El propio Jaime se ha encargado de la traducción utilizando el transcriptor de Andalugeeks, “una herramienta gratuita, útil, accesible y muy utilizada”. El resultado está siendo repartido entre los vecinos del municipio, tanto en mano como en formato PDF.

Las reacciones no se han hecho esperar, y el candidato afirma que “en Twitter nos ha caído la ira y el odio de los haters habituales de esa red a los que decidimos no responder”, pero “también hemos recibido felicitaciones y mensajes de aliento de mucha gente que ha entendido que escribir en andalûh sirve para denunciar la inferiorización del andalûh y de quienes lo hablamos por parte del centralismo más rancio y más casposo. No es un hecho inocuo, es un posicionamiento político”.

“Nuestra valoración es positiva. Tomamos una decisión, asumimos el riesgo de las críticas y conseguimos la difusión suficiente para que mucha gente sepa que existimos, nos presentamos a las elecciones y pudiesen conocer nuestras propuestas. Ahora nos gustaría que se leyera el programa y pudiéramos debatir o compartir las ideas que contiene”, explica.

Con este programa, y todo el resto de su trabajo, señala que el objetivo es llevar al Ayuntamiento la voz de los vecinos “que quieren un cambio a las políticas de estos 40 años con mayoría absoluta y que no han resuelto las desigualdades en nuestra ciudad. Desde el andalucismo y desde la izquierda, queremos abrir las ventanas y que entre aire fresco”.

“Es totalmente legítimo”

Ígor Rodríguez-Iglesias, profesor de Lingüística General de la Universidad Autónoma de Madrid y Doctor en Lingüistica, asegura a SevillaelDiario.es que es “totalmente legítimo escribir en la variedad lingüística propia”, y sostiene que “la ortografía en la que está escrito este programa electoral refleja el modo de ser y estar en el mundo lingüísticamente del pueblo andaluz”.

“Que haya algún rasgo que alguien pueda identificar como no propio no anula su legitimidad. De hecho, al contrario de lo que hace la ortografía oficial, basada en las clases privilegiadas de Castilla, esta ortografía pone su mirada en los grupos no privilegiados”, sostiene este experto.

Añade que hay personas “que reaccionan con virulencia porque han normalizado la ortografía castellanista como algo natural, es decir, están acostumbradas a ver esa. Dicen que la ortografía andaluza EPA (una de las que existen) les parece visualmente rara y eso es solo por falta de familiaridad. También hay gente que dice es inventada y lo que deberían saber es que todas las ortografías son inventadas. La escritura no es la lengua, sino una representación gráfica de una variedad lingüística”.

Ígor Rodríguez-Iglesias cita otra opinión generalizada, “sin base lingüística alguna”, que consiste en que “no se puede representar el andaluz porque no se habla igual en Huelva que en Córdoba, cuestión que es falaz, porque es más cierto aún que no se habla igual en Huelva o Córdoba que en Ávila o Madrid. Si no hay, como dicen absurdamente algunos, unidad entre los hablantes del territorio con mayor población del Estado español, ¿cómo es posible sostener al mismo tiempo que el español tiene unidad? Nadie niega que exista la lengua española o que la ortografía castellanista oficializada por la RAE sea un invento”.

Por último, recuerda que un derecho fundamental promulgado por la UNESCO es “que toda cultura tiene derecho a poner por escrito su modo de ser y estar en el mundo. Andalucía tiene ese derecho. Negárselo atenta contra este derecho y contra todo fundamento de la Lingüística, que es la ciencia del lenguaje y las lenguas. ¿Pueden convivir dos o más ortografías? Sí. Las ortografías son enseñadas y cualquiera puede dominar esta o cualquier otra. Las reacciones más virulentas contra escribir en andaluz o, directamente hablar en andaluz en todos los campos simbólicos, no están defiendo lengua alguna, sino el nacionalismo hegemónico, es decir, el españolismo”.

“No representa la pronunciación andaluza”

Por su parte, Lola Pons Rodríguez, historiadora de la lengua y catedrática de la Universidad de Sevilla, preguntada como experta por SevillaelDiario.es, no apoya la idea, y afirma que el programa “escrito así no representa la pronunciación andaluza. Todas las ortografías son convencionales, ninguna representa la pronunciación porque esta es, además, cambiante no solo entre zonas sino también entre individuos. Existe un alfabeto fonético universal, que los filólogos estamos versados en utilizar, que es el único sistema que puede representar unívocamente la pronunciación”. 

“Llevamos décadas luchando desde la universidad para que el conocimiento científico sobre el andaluz llegue a la sociedad y contribuya a su prestigio. La premisa de quienes han creado este alfabeto es que una variedad se prestigia escribiéndola y es un supuesto colonialista y equivocado. La mayoría de las lenguas y variedades del mundo carecen de escritura y no son menores por ello”, enfatiza.

Por último, defiende que “prestigiar al andaluz es prestigiar a sus hablantes. Un programa electoral redactado así consigue mayor atención por la vía de la boutade (dicho o hecho paradójico, pero poco eficaz o adecuado), y no por las ideas y propuestas que incluya en él: el signo de nuestros tiempos”.

Etiquetas
stats