eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Jaime Mayor Oreja: "El aborto no puede ser considerado un derecho"

Las organizaciones 'provida' recogen firmas para una ILP europea que impida que se destinen fondos públicos a cualquier práctica o investigación que suponga la destrucción de embriones humanos

34 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Mayor Oreja y un líder socialista europeo se enfrentan por los datos del paro en España

Para Mayor Oreja la campaña europea que defiende va "en la misma dirección" que la reforma de la Ley del aborto del Gobierno de España

El eurodiputado Jaime Mayor Oreja ha respaldado la presentación en Madrid de la Iniciativa Ciudadana Europea Uno de Nosotros que recoge firmas para que la Unión Europea proteja al embrión humano desde la concepción.

El mínimo legal para presentar una iniciativa legislativa popular en el Parlamento Europeo es la de un millón de firmas y esta que promueve las organizaciones autodenominadas provida han conseguido hasta ahora apenas 32.000 más, aunque seguirán recogiéndolas en los 28 países hasta el 1 de noviembre.

Para Mayor Oreja esta campaña va "en la misma línea" que la reforma de la Ley del aborto que propone el Gobierno ya que, en su opinión, "el aborto no puede ser considerado un derecho" y "la actual legislación es un disparate y una vulneración de la dignidad de la persona". "El Gobierno tiene que saber que hay muchos españoles que tienen otra cultura de la vida" ha dicho, sin querer opinar sobre la Ley en la que trabaja Gallardón por desconocer sus detalles aunque se alegra "profundamente" del cambio de plazos por supuestos para permitir la interrupción del embarazo. "A veces mediante fraude de ley se ha vulnerado la vida", declaró.

Los promotores tienen en cuenta que entre un 20 y un 30 por ciento de las firmas recogidas no serán válidas, por lo que se plantean un objetivo de al menos 1.200.000 firmas, de las cuales han contabilizado el 85,99 por ciento a nivel europeo (1.031.905 firmas) y el 73.20 por ciento (61.924 firmas) de lo que le correspondería a España. "Hemos alcanzado el mínimo -explicó Mayor Oreja— pero el mínimo no es suficiente, tenemos que alcanzar una cifra que llame la atención para que la Comisión Europea reflexione y algo empiece a moverse de una manera natural y espontánea en Europa".

En la presentación, el europarlamentario del Partido Popular planteó un cambio de estrategia en la "batalla de concienciación". " Si llevamos mañana esta iniciativa al Parlamento Europeo sería derrotada inequívocamente -aclaró— pero tratamos de explorar un terreno diferente pues si sólo trabajamos políticos y medios de comunicación no ganaremos, necesitamos los movimientos sociales".

En España, la Federación Española de Asociaciones Provida, la Fundación Valores y Sociedad -presidida por Mayor Oreja—, el Foro Español de la Familia, HazteOír, la Fundación RedMadre, Derecho a Vivir, S.O.S. Familia, CideVida y la Fundación Tepeyac son las organizaciones que promueven esta iniciativa, que pide la inclusión de un principio presupuestario en la Unión Europea por el que"ningún proyecto de presupuesto podrá ser aprobado para la financiación de actividades que destruyan embriones humanos o que propongan tal destrucción".

Los promotores de la campaña One of us solicitan un control de los fondos públicos para la "protección del embrión" en los campos no sólo de la salud pública y la financiación de la investigación sino también en la educación, la propiedad intelectual y la cooperación al desarrollo. Respecto a estas partidas, Mayor Oreja recriminó que con dinero de cooperación al desarrollo "se financien prácticas abortivas".

En países como Austria, Hungría, Italia, Polonia, Rumanía, Eslovaquia y Francia se ha alcanzado ya la cantidad mínima de firmas, sobre todo en Italia. En cambio, otros como Bélgica, Bulgaria, Grecia, Finlandia, Suecia o Reino Unido cuentan por un porcentaje muy escaso. España ocupa el octavo lugar del ranking en número de apoyos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha