eldiario.es

9

TECNOLOGÍA

ANÁLISIS

Facebook podría (si quisiera) acabar con las noticias falsas

La plataforma podría reventar el negocio de las noticias falsas y lo ha demostrado con el vídeo viral de Nancy Pelosi, aunque fuera sin querer

Líder demócrata afirma que quiere ver a Trump "en prisión", según un medio

Facebook sabía quién distribuyó el vídeo falso de Nancy Pelosi EFE

Todo el mundo ha visto el video en el que Nancy Pelosi arrastra las palabras en una conferencia de prensa. Todo el mundo sabe que el vídeo era real pero había sido ralentizado a un 75% de su velocidad normal para que la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos pareciera borracha, confusa o medicada. Luego vino el vídeo en el que tartamudea. Hemos visto a medios y cadenas de televisión emitir las piezas, codo con codo, como argumentos de un visible deterioro cognitivo. Hemos visto a presentadores, actores, políticos y hasta el mismísimo presidente de los EEUU compartir y comentar el caso como si fuera información contrastada y verídica. Y hemos visto a otros medios y cadenas, presentadores, actores, políticos etc compartirlo para denunciar que el vídeo estaba manipulado y que la secuencia era parte de una campaña de desinformación.

Ya ni siquiera nos extraña. Los vídeos manipulados sin esfuerzo con herramientas digitales que se distribuyen rápidamente a través de las redes sociales y se legitiman en las cabeceras tradicionales para deshumanizar un colectivo o destruir una reputación son el pan de cada día. En la izquierda y la derecha, en la política y el retail, en las campañas políticas y el los referendums, por la tele y por whatsapp. Por eso nos ha pasado desapercibido un detalle. Un precedente crucial. Sabemos quién lo hizo y cómo pasó. Y lo sabemos gracias a Facebook.

Anatomía de una pequeña campaña de desinformación 

El clip de vídeo en el que tartamudea hizo su debut en una página personal de Facebook acompañado de un comentario: “¿Está borracha Pelosi?”. Trece minutos más tarde apareció el vídeo ralentizado en otra página llamada Politics WatchDog. Quince minutos más tarde, el segundo vídeo aparece en una tercera página de Facebook, AllNews 24/7. En principio no parece que haya un vínculo entre las tres páginas salvo quizá un particular desagrado -o preocupación- por el estado mental de la presidenta de la cámara. Pero las tres páginas habían sido creadas y administradas por la misma persona: un afroamericano de 34 años que vive en el Bronx.

Shawn Brooks tiene 34 años, es operario de montacargas, es fanático de los deportes televisados y, aparentemente, de Donald Trump. También está en libertad condicional por violencia doméstica. La persona que encontró su pista fue Kevin Poulsen, redactor de The Daily Beast. Brooks había puesto su nombre en un enlace para recaudar donaciones que había al final de una de las páginas y Poulsen había seguido la primera regla del periodismo de investigación: Follow the money! Pero no habría podido confirmar que Brooks era el origen de la campaña contra Pelosi sin ayuda de Facebook. Según el artículo, una fuente oficial de Facebook confirmó la conexión entre las tres páginas. Esto es algo que sólo Facebook -con su acceso de superadministrador de la plataforma- puede saber y que nunca había compartido antes.

De hecho, la fuente "oficial" pero anónima de Poulsen hizo mucho más que confirmar el hallazgo. También desmintió la coartada de Brooks, que dijo que las páginas tenían varios administradores y que probablemente había sido “una administradora femenina” la que había hecho el vídeo. La fuente dijo que en esas páginas no había más administradores y que, de hecho, Brooks había subido los vídeos desde su propia cuenta personal. De nuevo, algo que solo Facebook puede ver.

Paraísos fiscales del siglo XXI 

Facebook puede no saber quién fabrica la desinformación que florece en sus infraestructuras. Pero sabe quién la planta por primera vez en su sistema y cuáles son sus canales de distribución. Sabe qué usuarios se coordinan para generar tráfico en torno a esas campañas. Tiene todas las llaves de todas las puertas, incluyendo los lugares donde se cocinan: grupos privados en Facebook, DM rooms en Instagram y conversaciones privadas en Whatsapp. Naturalmente, tendría que vigilar a los usuarios, algo que en cualquier otro contexto sería un escándalo. Pero ocurre que el espionaje masivo, deliberado y permanente de los usuarios es la base de su lucrativo negocio, un modelo conocido como capitalismo de la vigilancia, o capitalismo de la atención.

Sabe quién distribuye las noticias falsas, cuándo, para quién y por qué, pero no tiene ningún incentivo para desmontar esas redes. No solo porque le generan una gran cantidad de dinero en publicidad. No solo porque mantienen la atención de los usuarios y aumenta el engagement. Sobre todo porque su opacidad le permite ejercer un poder sin precedentes y sin responsabilidades. Es una infraestructura diseñada para proteger lo que pasa dentro, a expensas del impacto que tiene fuera, como un paraíso fiscal.

La libertad de expresión como tapadera

Facebook trabaja duro para retratar la desinformación como un problema técnico irresoluble. Desde hace dos años, su famosa "guerra" contra las noticias falsas ha consistido en ofrecer botones para que los usuarios las denuncien. También financian una red internacional de cazabulos, que marcan esos contenidos con una etiqueta que pone: hay información adicional sobre esta noticia. Se habla de de limitar la propagación de los contenidos tóxicos dejándolos fuera del algoritmo de recomendación. Pero también como un problema ético. La empresa asegura que no deberían ser ellos los que decidan lo que es incitación al odio y lo que es libertad de expresión.

Facebook sabe que el vídeo ralentizado de Pelosi está manipulado para calumniar a la demócrata, pero no ha querido eliminarlo. Monika Bickert, Jefa de Gestión de Políticas Globales de Facebook, ha explicado en varias ocasiones que han puesto las etiquetas apropiadas para que el público pueda decidir por sí mismo lo que es cierto y lo que no. También ha dicho que, como el video es ahora un objeto de debate, si eliminan lo eliminan estarían censurando el debate mismo. También se ha dicho que Pelosi es un personaje público sujeto a la sátira. Todo esto es una distracción.

Es muy inteligente convertir la lucha contra la desinformación en un asunto de libre expresión, porque desvía la atención del verdadero problema: la plataforma se ha convertido en la tapadera de múltiples delitos que están afectando severamente a nuestras instituciones.Tenemos que imaginar qué pasaría si Facebook hiciera con todas las noticias falsas lo que hizo con el video de Pelosi: decirnos quién ha subido los vídeos y cuándo. Qué pasaría si pudiéramos visitar la fábrica de donde salen las salchichas envenenadas e identificar los puntos de contaminación, en lugar de esperar a que alguien se intoxique para ponerle un cartel que ponga: "hay información adicional sobre esta salchicha; leer antes de consumir".

Nuevas tecnologías para viejos crímenes

Monika Bickert fue uno de los tres trabajadores que accedieron a ser entrevistados para The Facebook Dilemma, el excelente documental de la PBS sobre la plataforma y el impacto de sus políticas sobre la privacidad y la democracia en varios lugares del mundo. Por ejemplo, Myanmar. Sobre el papel de Facebook en la limpieza étnica que está teniendo lugar en la república, Bickert concedió que habían sido un poco lentos en tratar de encontrar el “mal contenido” y sacarlo del sistema, pero que no era fácil. “Tenemos regulaciones diseñadas para mantener seguras a nuestras comunidades, pero también es importante para nosotros reforzar esas medidas, encontrar el contenido malo rápidamente, encontrar rápido lo que vulnera nuestros términos y sacarlo de la web". Solo que Facebook sabía que se trataba de una operación del gobierno para perpetrar un genocidio.

Facebook sabía que los militares habían creado cuentas falsas para distribuir información falsa sobre crímenes inventados para incitar a la violación y el asesinato de la minoría Rohingya. Lo sabían y eran los únicos que podían saberlo. Nosotros nos enteramos decenas de miles de muertos y un millón de refugiados más tarde y no gracias a Facebook sino al New York Times, que tuvo que investigar el caso contra la opacidad de la plataforma, y sin su colaboración.

El pasado enero, la empresa anunció una inversión de 300 millones de dólares para proyectos de periodismo de investigación locales. Entra en competencia con Google, que anunció lo mismo ocho meses atrás. La filantropía es la tradición americana favorita de los robber barons. Ofrecer limosnas a la misma industria que acabas de saquear es un clásico del capitalismo americano. Mark Zuckerber continúa la senda abierta por Rockefeller, Carnegie y J.P. Morgan, un modelo que ha demostrado ser catastrófico para la supervivencia del planeta y de todas las especies que habitan en él.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha