Facebook se plantea congelar centenares de contrataciones en España tras el frenazo de las tecnológicas

Vista del logotipo de la red social Facebook en el luminoso del exterior de la sede del mercado Nasdaq en Nueva York, Estados Unidos, el primer día de su cotización en bolsa, el 18 de mayo de 2012. EFE/Andrew Gombert/Archivo

Meta, matriz de Facebook, WhatsApp e Instagram, está “frenando su crecimiento” a corto y medio plazo. La compañía anunció en 2021 una inversión de miles de millones de dólares para desarrollar el metaverso y la contratación de 10.000 personas en Europa para dar forma a esa evolución tecnológica. Al menos 2.000 de ellas se iban a producir en España. Un despliegue que iba a comenzar de inmediato pero que Meta está “reevaluando” ante la suma de dificultades que se han acumulado en las últimas semanas.

Los juristas prevén "lío" con las gafas con cámara de Facebook: "Desborda la normativa"

Los juristas prevén "lío" con las gafas con cámara de Facebook: "Desborda la normativa"

La caída de los ingresos que mostraron sus resultados trimestrales, la guerra de Ucrania —que ha forzado el cierre de sus redes en territorio ruso— y la desaceleración que están sufriendo todos los servicios digitales tras el fin de las restricciones pandémicas han forzado a Meta a alterar sus planes de expansión. España no será una excepción, reconocen fuentes de la multinacional a elDiario.es.

“Reevaluamos periódicamente nuestra cartera de talentos en función de las necesidades de nuestro negocio y, a la luz de las orientaciones de gasto dadas para este periodo de resultados, estamos frenando su crecimiento en consecuencia”, detalla una portavoz, que adelanta que la intención a largo plazo de Meta sigue siendo crecer: “Seguiremos aumentando nuestra plantilla para garantizar que nos centramos en el impacto a largo plazo”. 

Con las 2.000 contrataciones anunciadas, Meta quiere doblar el tamaño de sus oficinas y abrir “el primer Meta Lab del mundo”, un centro de apoyo para sus trabajadores en remoto “con espacio para los emprendedores tecnológicos y startups locales”. La inversión se completa con la construcción de un cable submarino.

Meta también ha anunciado su intención de construir su centro de datos para el sur de Europa en Talavera de la Reina, en el que planea invertir 1.000 millones de euros. Se trata, sin embargo, de un movimiento desvinculado a los despliegues anteriormente citados y que se está negociando con las autoridades locales y autonómicas.

Se acabó el boom pandémico

Meta sufrió uno de sus mayores reveses económicos de su historia en febrero, cuando anunció sus resultados de 2021. Sus beneficios aumentaron respecto al ejercicio anterior pero su buque insignia, Facebook, perdió usuarios por primera vez.

No obstante, lo que levantó las alarmas fue el reconocimiento por parte de Mark Zuckerberg de que las nuevas restricciones de privacidad a nivel internacional, así como la decisión de Apple de dar a los usuarios la capacidad de restringir el rastreo de datos personales por parte de las apps de terceros, están afectando mucho a su negocio. En 2021 la compañía dejó de ganar 10.000 millones de dólares por este motivo y calculó que en 2022 el agujero será mayor. El resultado fue que Meta perdió casi un 40% de su valor en bolsa, unos 350.000 millones de dólares, batacazo del que no se ha recuperado.

Los resultados trimestrales de Meta han confirmado esas previsiones, pero a ellos se han unido un notable frenazo en el negocio de las redes sociales en particular y de las tecnológicas en general. Entre su principal competencia han perdido otros 100.000 millones de dólares en lo que va de 2022: Snapchat ha perdido el 70% de su valor desde enero, equivalente a unos 50.000 millones de dólares; mientras que Twitter está navegando una tormenta llamada Elon Musk, que primero disparó sus acciones al anunciar su intención de compra y luego las hundió por sus quejas sobre las cuentas falsas. TikTok, que podría ser el contrapunto a esta tendencia, no cotiza en los mercados occidentales.

Pero el cambio de tercio va más allá de las redes sociales. La pandemia multiplicó el valor de las tecnológicas e hizo indispensables sus servicios ante los confinamientos forzados por el virus. El final del túnel está suponiendo una corrección en el negocio de la mayoría ellas. Google se ha dejado un 23% de su valor en lo que va de año; Apple, un 8% y Microsoft, un 20%. El Nasdaq, el índice bursátil que agrupa a las 100 principales tecnológicas que cotizan en EEUU, ha caído un 23% desde que comenzó 2022.

Amazon es una de las que más ha perdido, cayendo un 36%. Esta semana su director financiero afirmó que la compañía pudo cometer el error de contratar demasiados trabajadores durante el peor tramo de la pandemia y que ahora tiene demasiados, por lo que, asegura, ha caído la productividad. No obstante, la compañía descarta que vaya a alterar sus planes de seguir contratando en España. “Nuestro compromiso con España se mantiene, y estamos en una buena posición para cumplir nuestro compromiso de tener 25.000 empleados fijos en el país en 2025”, exponen a este medio fuentes de la multinacional.

Congelaciones y despidos

Muchas compañías han ido más allá de la congelación de las contrataciones que ha planteado Meta. Una de las principales es Netflix, sumida en una crisis propia más allá de la coyuntural del sector, que ha recortado su plantilla en 150 personas y no descarta más salidas.

Los despidos se extienden a través de las compañías más pequeñas. La empresa de renting de máquinas deportivas Peloton; el servicio de teleconsulta médica WeDoctor; la aplicación de trading Robinhood o la plataforma de venta de coches usados Carvana han anunciado importantes reducciones de plantilla, todas en EEUU.

No obstante, los despidos también han empezado a verse en España, aunque todo apunta que de manera más coyuntural a determinadas compañías. Gorillas, una startup de envío de la compra del super a domicilio en 10 minutos, ha anunciado que va a “reestructurar” su división española, lo que podría suponer el despido de cientos de riders. Los trabajadores de Domestika, una comunidad de aprendizaje online, han denunciado recientemente que la compañía ha llevado a cabo un “ERE encubierto”, algo que esta niega.

Las patronales tecnológicas admiten las dificultades pero llaman a mantener la calma. “Vivimos momentos de incertidumbre e inestabilidad económica en todos los sectores. Las organizaciones se han visto afectadas por este contexto y las compañías tecnológicas no son una excepción”, reconocen fuentes de ADigital (que agrupa a Google, Indra, Glovo, Just Eat, Facebook o eBay). “La realidad es que en nuestro mercado laboral hay una gran demanda de trabajadores tech”, recuerdan.

Desde DigitalES (IBM, Huawei, HP o Qualcomm) coinciden en este punto. “En España, en términos generales, las empresas de infraestructuras cloud, de comunicaciones y consultoría tecnológica tienen abiertas un gran número de vacantes. También existe una fuerte demanda de empleo —para la que en muchos casos no hay perfiles suficientes— en todo lo relacionado con la ciberseguridad, el desarrollo de realidad extendida y la inteligencia artificial, así como para perfiles de desarrollo de software”.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats