eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

La apuesta de Iglesias

Después de muchas semanas de órdagos y especulaciones, la situación ha vuelto al punto inicial: a la noche del 28 de abril

Sánchez es candidato a la investidura, pero sigue teniendo solo 123 diputados y aunque los socialistas querían un Gobierno en solitario

28 Comentarios

El Consejo Ciudadano analiza los cambios de Iglesias y su táctica tras el 26M

EFE

Pablo Iglesias ha decidido jugarse su futuro político y el de Podemos a una sola carta: entrar en el Gobierno. Lo dijo desde el día que volvió de su baja paternal; lo repitió en una campaña en la que remontó posiciones y no se ha amilanado de momento ante el globo sonda lanzado por el PSOE esta semana sobre una posible repetición electoral.

Podemos ha perdido 30 diputados y ha tenido un nefasto resultado el 26 de mayo, pero sabe que tiene la llave maestra para la investidura de Pedro Sánchez. Y esa llave son los 42 diputados que es verdad no dan la mayoría absoluta, pero sin los que los socialistas no tendrían ninguna opción.

Pablo Iglesias ha comprobado ya que apoyar al Gobierno desde fuera, aunque haya un acuerdo programático solo beneficia al PSOE como ha ocurrido desde la moción de censura. Podemos necesita tener ministros y visibilidad para los próximos cuatro años porque además puede enfrentarse a una nueva competencia si Errejón se lanza al ruedo nacional.

La apuesta de Iglesias tiene, por otra parte, toda la lógica política después de una campaña en la que se votó claramente entre la derecha y la izquierda. Los que respaldaron al PSOE lo hicieron sabiendo que su apuesta era claramente progresista frente al miedo a las tres derechas y a Vox y los que votaron a Podemos apostaban por entrar en ese futuro gobierno.

Después de muchas semanas de órdagos y especulaciones, la situación ha vuelto al punto inicial: a la noche del 28 de abril. Sánchez es candidato a la investidura, pero sigue teniendo solo 123 diputados y aunque los socialistas querían un Gobierno en solitario, ya saben que esperar una abstención de Ciudadanos o del PP es una quimera. Casado no va a tener ahora la responsabilidad de Estado que le reclamaba en 2016 a un Sánchez que, por cierto, tampoco se abstuvo.

Así que el PSOE tendrá que aceptar que, a pesar del Ibex, Podemos entre en el Gobierno para conseguir sus votos y amarrar también el de Compromís, el del diputado de Revilla y los del PNV, por eso Chivite sigue adelante en Navarra, aunque esté Bildu. Y además será precisa seguramente la abstención de Esquerra. El PSOE no quería empezar la legislatura con esa cooperación independentista, pero, a día de hoy, no parece haber otra opción.

PP y Ciudadanos están deseando que se produzca ese escenario; de hecho, lo alientan y alimentan cada día acusando al Gobierno de haber utilizado a la abogacía del Estado para enviar en los últimos días mensajes conciliadores a los líderes catalanes durante el juicio del procés.

Mientras tanto, Rivera y Casado se van repartiendo el botín que tenía la derecha en Comunidades y Ayuntamientos blanqueando cada vez más a la ultraderecha de Vox que acabará en los gobiernos y marcando las políticas como ya hacen vergonzosamente con la violencia de género y la memoria histórica en Andalucía. Es muy lamentable ver a un partido de gobierno como el PP y a los que venían a regenerar, como Ciudadanos, mendigando los apoyos de Vox. Estoy seguro de que acabaran pagándolo.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha