eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

Ni Alaya ni Núñez: un juez conservador se hará cargo de la pieza política de los ERE

Álvaro Martín, el "delfín" de Alaya, se gana también la confianza de la titular del juzgado y asume "de forma exclusiva" la tramitación de las seis primeras piezas de la causa, entre ellas la que afecta a Chaves, Griñán y los exconsejeros

Lleva más de dos años como juez de refuerzo en el Juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla y es presidente de la conservadora Asociación Profesional de la Magistratura en Andalucía Occidental desde marzo de 2014

- PUBLICIDAD -
María Núñez y Mercedes Alaya

María Núñez y Mercedes Alaya

Después de tantas idas y venidas acerca de quién se encargaría de la instrucción del caso ERE tras su paso por los altos tribunales, si la jueza Mercedes Alaya o la nueva titular del juzgado, la dirección de la investigación se le encarga a una tercera vía. La jueza María Núñez Bolaños y el juez que viene haciendo de refuerzo en el juzgado, Álvaro Martín, han propuesto y conseguido que sea éste quien asuma la tramitación de  las seis primeras piezas en que se ha dividido la causa, entre ellas la del llamado 'procedimiento específico' por el que se concedieron las ayudas y por la que deben responder hasta 52 exaltos cargos de la Junta, entre ellos los expresidentes de la Junta Manuel Chaves y José Antonio Griñán, y varios exconsejeros.

El juez Álvaro Martín Gómez, que desde el 21 de septiembre de 2013 refuerza el juzgado, es el representante de la Asociación Profesional de la Magistratura en Andalucía occidental desde marzo de 2014 y pertenece también a la Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA). La comisión de dicha Sala aprobó en la noche de este lunes la propuesta, saliendo adelante sin problema, teniendo también en cuenta la abrumadora presencia de jueces de la APM, de carácter conservador y mayoritaria en la carrera. Martín es miembro de la Sala pero no así de la comisión que ya ha dado luz verde a que se haga cargo "de forma exclusiva" de estas seis piezas de los ERE después de llevar los asuntos ordinarios del juzgado mientras Alaya primero y Núñez después estudiaban las macrocausas.

Fuentes judiciales consultadas consideran que la propuesta de María Núñez y Álvaro Martín, que deberá ser luego ratificada por el CGPJ, podría considerarse acertada ya que la titular del juzgado se sacude ciertas acusaciones, incluidas las de su predecesora, de su cercanía con el PSOE o con la Junta, dejando la instrucción de la 'pata' política de la causa en manos de otro magistrado, perteneciente, además, a la asociación más conservadora de jueces. También podría haber querido demostrar Núñez que no importa qué persona investigue un caso sino que lo importante es sacar el trabajo adelante, apuntan estas fuentes, que auguran un 'empujón' por su parte a la investigación de los cursos de formación que también investiga su juzgado.

La "mano izquierda" de Álvaro Martín le ha valido para pasar de ser considerado el "delfín" de Alaya y aspirante a sustituirla en algún momento (de hecho, la pasada primavera pidió la vacante cuando ella pidió plaza en la Audiencia) a no tener problema alguno para adaptarse a su nueva 'jefa' (de la moderada asociación de jueces Francisco de Vitoria), trabajar conjuntamente con ella y estar ahora a un paso de obtener la manija para concluir la instrucción de las primeras piezas separadas de los ERE, incluida la más jugosa o la más difícil de gestionar, según se mire. ¿Recompensa a su discreto trabajo o regalo envenenado?. Martín asume los ERE pero trabajará "en plena colaboración y entendimiento" con Núñez Bolaños, según informaba anoche el TSJA.

Menos mano izquierda o más beligerante ante este nuevo cambio de rumbo tuvo este lunes la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, quien, de visita en Sevilla, consideraba "inconcebible" los "retrasos, dilaciones y alteraciones" que está sufriendo la instrucción del caso, esperando "que el gobierno de los jueces actúe con rapidez", se supone, a la hora de ratificar al nuevo instructor.

El CGPJ le renovó en junio como comisionado

El perfil ordenado, trabajador y abierto de Álvaro Martín, dicen quienes le conocen, le habría permitido conseguir poder trabajar dos años con Alaya (algo que otros jueces de refuerzo como Ana Rosa Curra o Rogelio Reyes pueden afirmar que no les resultó fácil) y ahora poder asumir la instrucción de las primeras piezas, sobre todo la más mediática como es la que afecta a dirigentes políticos andaluces. La comisión de servicio para la que se le nombró  en junio por parte del CGPJ supuso la renovación de la que ya tenía concedida en este mismo órgano judicial. El pasado octubre, cabe recordarlo, el TSJA propuso apartar a Alaya de las macrocausas, como así ratificó posteriormente el CGPJ.

Según aquel acuerdo aprobado, los comisionados fueron designados "para colaborar con la titular en la actualización" del juzgado y conseguir "la adecuada y eficaz  tramitación y resolución de las causas de que conoce" este órgano judicial "dadas las especiales circunstancias que concurren en el mismo". María Núñez Bolaños deberá informar periódicamente del desarrollo de este nuevo plan de reparto del trabajo, un tanto sorprendente después de que ésta haya tomado varias decisiones relacionadas con las piezas ya separadas.

Núñez Bolaños acordó desgajar de la pieza matriz el denominado 'procedimiento específico' por el que se concedieron las ayudas, las sobrecomisiones pagadas en las pólizas de prejubilaciones, las empresas Acyco, Surcolor y Surcolor Óptica S.A., y Cenforpre, y las ayudas a los empresarios de la Sierra Norte de Sevilla José Enrique Rosendo y José María Sayago.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha