eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

"Agitación cultural" en forma de poesía

La Bella Varsovia es la editorial que crearon dos jóvenes escritoras cordobesas para promocionar a los poetas actuales de su tierra.

Con más de cuarenta títulos en las librerías, cuentan ya con un nombre propio en el mercado editorial y lectores que les siguen fielmente.

- PUBLICIDAD -
Alejandra Vanesa y Elena Medel son las artífices de la editorial La Bella Varsovia.

Alejandra Vanesa y Elena Medel son las artífices de la editorial La Bella Varsovia.

La historia de La Bella Varsovia es la historia de dos amigas, jóvenes escritoras cordobesas que, un día, al escuchar la poesía de otros creadores de su tierra, se preguntaron por qué esas obras que tanto les gustaban no salían al mercado con libros propios. Ese fue el punto de partida desde el que Elena Medel (28 años) y Alejandra Vanesa (32 años) se embarcaron en la aventura de crear su propia editorial para promocionar a los poetas actuales de su tierra y crear un tejido creativo propio.

Al inicio como asociación y desde 2011 como empresa, la editorial La Bella Varsovia se creó con "la conciencia de que estamos en Córdoba y es importante trabajar con los autores de aquí", cuentan, para tejer esa red entre creadores y un sello editorial propio en su tierra. "Veíamos apuestas arriesgadas y de calidad entre los poetas cordobeses que nos gustaban más que lo que leíamos en los libros de entonces", recuerdan. Y apostaron por ello.

Así, en su planificación de la tarea, de hecho, cada semestre aparece un libro de un poeta o una antología de varios autores cordobeses, una labor que se ha ganado la confianza del mercado editorial donde ya tienen un nombre propio en el ámbito de la poesía con más de cuarenta títulos en las librerías.

"Nuestra idea es promocionar a los autores de Córdoba y que aquellos que publican con nosotras sepan que se pueden quedar aquí. No somos una editorial sólo de primeros libros sino también de las obras sucesivas de estos autores", explican desde la conciencia de un proyecto empresarial de presente y con futuro.

En esa labor de edición se enfrascan Medel y Vanesa desde los primeros pasos donde "hay momentos mágicos" al leer los manuscritos que les llegan, descubrir y contactar con un autor, discutir con él los distintos aspectos del futuro libro o dar con la portada perfecta. Pero también conlleva tareas más "ingratas" en el día a día y la "burocracia" que la edición requiere. "La labor más callada y oculta del editor es la que en realidad se lleva más tiempo", dicen.

El caso es que, año a año, sacan a la venta una media de diez libros de poesía, ayudadas ahora por una distribuidora porque, cuentan, "antes ya habíamos cargado muchas maletas de libros de un sitio para otro" en los inicios de su proyecto.

"Tenemos un nombre y lectores fieles"

Junto a la querencia original por su tierra, La Bella Varsovia cuenta también con otros autores españoles, algunos consagrados en la poesía, como Manuel Vilas, "que han confiado en nosotras", un hecho que les hace ver que "estamos creciendo, nos hemos asentado y es posible hacer cosas más importantes".

De alguna manera, con los años de esfuerzo, "empiezas a tener un nombre y tenemos a lectores fieles". Esa es la clave de su éxito en una "apuesta a largo plazo" porque, aunque "la poesía vende poco", ese público fiel es seguidor de cada una de sus publicaciones.

Y así, lo que en un principio fue una idea que pusieron en marcha con rapidez, se ha convertido en el medio de vida de Elena y Alejandra. Ambas son también escritoras pero nunca se plantearon la editorial como una "autoedición" de sus propias obras. "No queremos confundir la labor editorial con la creación propia", explican, para no propiciar ninguna confusión tampoco en sus autores.

Gestora de actividades culturales

De hecho, ellas dos se reparten el trabajo en La Bella Varsovia donde, además de publicar libros de poesía, se dedican a la gestión cultural. Talleres, festivales y actividades creativas innovadoras son también parte de este sello "de agitación cultural" en Córdoba, donde se han hecho un hueco en la programación cultural de la ciudad.

De hecho, es la gestora cultural la que equilibra las cuentas de la empresa y permite que la editorial siga adelante con un trabajo que, para el año 2014, ya tiene prácticamente cerrados los títulos que se publicarán.

Son conscientes de que en los últimos años, la colocación de libros de poesía "ha bajado a la mitad", pero su trabajo no decae. Este verano lo van a pasar leyendo manuscritos que les llegan para tener una oportunidad de publicación. El verano de 2014, seguramente, lo pasarán planeando un viaje a Varsovia para celebrar que hace diez años surgió la idea de llevar el nombre de esa ciudad impreso en sus vidas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha