eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El sucedáneo y su mantequilla

Sr. Rubalcaba: quítese de una vez la careta y no repita viejos dogmas socialistas: el enemigo es IU, porque temen que les siegue el terreno del poder y de las prebendas. Hartos estamos de que busquen pactos con la derecha mientras denuestan las alternativas que están asu izquierda. Si quieren conservar el favor de sus votantes no busquen frases lapidarias como "no vamos a hacer las políticas de IU. Siempre podrán asalta rsupermercados mejor que nosotros", una aseveración miserable y propia de cavernícolas derechones: busquen alternativas de izquierdas y no sean cómplices de las políticas de la derecha. No se escuden en el ya manido: somos una alternativa de Gobierno y no podemos hacer otra cosa que mantener este sistema(no pueden porque no quieren perder los privilegios que acompañan a los defensores de este sistema injusto). Acracio.

31 Comentarios

- PUBLICIDAD -

A mi modo de ver tiene usted razón, señor Acracio. El enemigo del PSOE siempre han sido los comunistas. Al decir“siempre”, quiero señalar que ése fue el pecado original de la transición (unode ellos): impedir que el cambio de régimen lo protagonizara la izquierda, es decir, el PCE, que era el partido que había vertebrado la lucha antifranquista.La estrategia del PSOE era, por tanto, ocupar el papel de izquierda sucedánea que le ofrecía la derecha a cambio de contribuir al ataque contra la verdadera izquierda, al mismo tiempo que renunciaba al marxismo en su XVIII congreso y se preparaba para arrimarse a los buenos (como Lázaro de Tormes) y meternos en la OTAN. Socialdemócratas, en una palabra o, como les llamaban en aquella época,unos rabanitos: rojos por fuera, blancos por dentro y siempre lo más cerca posible de la mantequilla.

No se han movido ni un centímetro los del PSOE: sienten vértigo si les apartan de la mantequilla y siguen convencidos (y con razón) de que su verdadero enemigo es la izquierda. ¿Qué dicen los socialistas de Rajoy? Que debe dimitir, pero que si no dimite, entonces debe pactar con ellos. En resumidas cuentas, que les da igual, Rubalcaba tiene sus principios, pero si no le acercan lo suficiente a la mantequilla, los cambia por otros sin pestañear: tiene otros disponibles, como Groucho Marx. En cambio, ¿contra quién se despachan a gusto los socialistas? Como siempre, contra los comunistas, contra la izquierda, cuyo único programa político, según pretende hacer creer el PSOE, es el asalto a supermercados y pronto dirán que también la quema de iglesias, la violación de abadesas y arcedianos, y la instalación de checas en las principales ciudades españolas.

Ahora, cuando escribo esto, ya están“desautorizando” a quien dijo lo de los supermercados, pero lo cierto es que lo mismo dijo Elena Valenciano hace poco. Todo vale cuando el sucedáneo embiste contra el original, cuya sola existencia le desacredita.

Por lo demás, tienen razón. Se les da mejor a los comunistas el asalto a supermercados. Entre otras cosas, porque están mucho más cerca de las necesidades y los problemas reales de los ciudadanos. Al PSOE, como a los rabanitos en la mesa del restaurante (y como aMarlon Brando), lo único que se le da bien es untar mantequilla:consejos de administración, asesorías, negocios con banqueros y empresarios, yen general apandar, pero al por mayor y nunca para entregárselo a quienes lo necesitan.


- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha