eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Se buscan políticos con propuestas para una vida digna

Vivir dignamente es vivir sin miedo. Vivir dignamente es vivir en libertad.

- PUBLICIDAD -
© Ariet – Creative Commons

© Ariet – Creative Commons

¿Te has planteado alguna vez qué es vivir dignamente? Creo que  la mayoría coincidiríamos en pensar en aspectos de primera necesidad como una alimentación variada y abundante, una vivienda acondicionada, una sanidad que te cuide a ti y a los tuyos, una educación pública de calidad y unos ingresos que te permitan cubrir los gastos del día a día. Pero, ¿hay algo más? Hablar de vida digna es mucho más que hablar de cubrir las necesidades básicas. Vivir dignamente es vivir sin miedo. Sin miedo a no llegar a final de mes, a perder el trabajo, a tener hijos y no poder pasar tiempo con ellos, a no poder expresarte libremente o a sentirte frustrado por no cumplir los estándares de éxito de un modelo que se agota . Vivir dignamente es vivir en libertad. Libertad en escoger como quieres vivir tu vida, dónde quieres vivir y con quién, si quieres tener hijos o no, qué quieres estudiar o en qué quieres trabajar, en definitiva, libertad en poder escoger qué tipo de vida quieres llevar y que tu opción sea respetada.

Y ahora pregunto: ¿vivimos en un país digno? Es posible hablar de dignidad cuando somos el segundo país más desigual de Europa, cuando una de cada cuatro personas vive en riesgo de pobreza, llevamos más de 500.000 desahucios desde que empezó la crisis, a día de hoy hay 4,3 millones de personas sin empleo, nuestra cooperación internacional está por los suelos y las mujeres seguimos cargando con dobles jornadas y peores salarios. Yo tengo claro que no, y no me voy a conformar con la excusa de que todo es culpa de la crisis. Ante este panorama quiero reivindicar el papel de la política y de los políticos. Muchos hacemos política aunque no sea la formal o institucional, porque política es también cuando vas a la asamblea de tu barrio, cuando te manifiestas libremente en la calle o firmas una petición. Sin embargo, en este artículo no voy a hablar de esa otra política de las personas sino de nuestros representantes políticos, porque hasta que no consigamos mayores cuotas de participación directa en esta democracia, ellos nos representan, aunque a veces parece que se les olvida. A ellos y ellas les quiero recordar su papel fundamental en la mejora de la vida de las personas, y para ello deben aprender a escucharnos más y mejor. Quiero reivindicar más canales de participación ciudadana y sentir que las demandas y propuestas que hacemos desde la ciudadanía son escuchadas y valoradas. Y voy más allá, porque aunque escuchar es necesario no me basta, quiero a unos representantes que además sean capaces de transmitir de manera clara qué medidas proponen para que todas las personas tengamos una vida digna.

El próximo viernes arranca la campaña electoral a las elecciones municipales y autonómicas. Será el momento de ver si han escuchado lo que llevamos meses y años reclamando. Espero que sea una campaña donde las personas y los problemas reales de la gente estén en el centro del discurso y donde se hable de propuestas para luchar contra la pobreza y la desigualdad. En este sentido, desde la organización en la que trabajo, Oxfam Intermón, queremos contribuir a ese objetivo. Hoy lanzamos una serie de  propuestas en materia de salarios, protección social, fiscalidad, cooperación internacional y participación democrática que buscan asegurar que todas las personas tengamos una vida digna.

Desde aquí un último mensaje a todos los partidos políticos que empiezan campaña. Os estaremos escuchando. Os estaremos vigilando. Espero que estéis a la altura de hacer de este país, un país digno.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha