eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Mourinho pasó a Hacienda un millón de euros de gastos ficticios

Los abogados del entrenador convencieron al fisco de que la empresa del portugués, asentada en las Islas Vírgenes, había tenido unos gastos inexistentes

La sociedad de Mourinho en el Caribe era, según sus propios asesores, una sociedad de tipo instrumental, sin empleados ni actividad

Un juez intenta prohibir a El Mundo publicar la información que vincula a Ronaldo y Mourinho con paraísos

- PUBLICIDAD -
Un nuevo escándalo en el mundo del fútbol

El exentrenador del Real Madrid, José Mourinho, durante su etapa en el Inter de Milán

El ex entrenador del Real Madrid José Mourinho engañó a la Agencia Tributaria inventándose gastos inexistentes para pagar menos impuestos, según los documentos obtenidos por el semanario Der Spiegel, filtrados por Football Leaks y analizados por la red europea de investigación EIC, de la que forma parte el diario El Mundo.

Tras la incesante búsqueda de tácticas para rebajar la cantidad que el ex entrenador del Real Madrid debía tributar, los abogados de Mourinho, del bufete Senn Ferrero, convencieron a Hacienda de que la empresa del portugués, asentada en el paraíso fiscal de las Islas Vírgenes, había tenido unos gastos que en realidad eran inexistentes. Alegaron que se trataba de una sociedad de tipo instrumental, sin empleados ni actividad, narra El Mundo.

Así, en la negociación con Hacienda, el bufete defensor de Mourinho logró que su empresa offshore, Koper, declarara unos gastos ficticios de más de un millón de euros (Koper tuvo en aquellos años, de 2010 a 2013, menos de 100.000 euros en costes de servicios. Diez veces menos de lo declarado).

Mourinho tampoco pagó por sus derechos de imagen

Además, tal y como publicó este sábado El Mundo, durante su etapa en el Madrid (2010-13), Mourinho gestionó sus derechos de imagen entre Irlanda, las Islas Vírgenes Británicas y Nueva Zelanda y no declaró ni un euro por esas ganancias.

Por ese motivo, el 3 de julio de 2015, la Agencia Tributaria le impuso un pago de 2,1 millones, apenas un 20% de los casi 12 millones que ingresó, menos de la mitad de los cinco millones estimados inicialmente por sus abogados. Para mejorar el resultado, los letrados probaron que el entrenador no era residente en España en 2013 (por 23 días), con la consecuente devolución de 2,3 millones.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha