eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Renfe tiene un gran anuncio luminoso ilegal frente a la sede del Ministerio de Fomento

Fuentes del Ayuntamiento de Madrid reconocen que el luminoso "no tiene cobertura legal" y asegura que va a "requerir la retirada" del mismo

Los ingresos por esa publicidad estática van a parar a una sociedad de la familia March que en teoría destina una parte a la comunidad de vecinos del inmueble

El edificio que alberga el cartel ilegal y se lucra aparentemente de él tiene propietarios ilustres como el banquero Emilio Ybarra, los financieros Alfonso Fierro March y Pedro Boada y el exministro y expresidente de la CMT Carlos Bustelo

- PUBLICIDAD -
Foto del cartel ilegal de Renfe en la Castellana tomada la semana pasada. AMV

Foto del cartel ilegal de Renfe en la Castellana tomada la semana pasada. AMV

La empresa pública Renfe tiene instalado un gran anuncio publicitario en pleno Paseo de la Castellana, en Madrid, que no tiene la preceptiva licencia del Ayuntamiento de Madrid. El luminoso se encuentra en la azotea del número 96 de la emblemática avenida madrileña, un edificio de viviendas frente al intercambiador de transporte ferroviario de Nuevos Ministerios y a tiro de piedra (unos 400 metros) de la sede del Ministerio de Fomento (solo hay que cruzar la calle). La compañía ferroviaria que desde principios del pasado mes de octubre preside Pablo Vázquez está adscrita, precisamente, al departamento que encabeza Ana Pastor.

El acuerdo con el edificio, según fuentes al tanto del proceso, se cerró con una sociedad llamada Lopefier, que pertenece a una rama de la familia Fierro March, descendientes de Juan March, el gran banquero oficial de la dictadura franquista, propietaria de varias viviendas en ese inmueble. El presidente de la comunidad de vecinos de Castellana 96, es el financiero Alfonso Fierro March, marido de la vicepresidenta del grupo turístico Iberostar, Sabina Fluxá.

Fierro, propietario de un ático en el inmueble y vinculado a Lopefier SL, no ha querido atender a eldiario.es. "Yo no hablo nunca con la prensa, soy una persona muy discreta", zanja en una breve conversación telefónica.

Fuentes oficiales del Área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid confirman a eldiario.es que el luminoso "ahora mismo no tiene cobertura legal y se va a requerir la retirada" a Ginsa, la empresa que pidió instalarlo. Esas fuentes explican que a finales del año pasado se informó a esta empresa de que la licencia había "caducado" y se le hizo "un requerimiento" al que Ginsa respondió con un recurso.

Otras fuentes conocedoras del proceso aseguran, sin embargo, que el cartel nunca ha tenido la preceptiva licencia municipal y que Ginsa sólo inició los trámites para legalizar el luminoso en junio de 2011, cuando ya llevaba tiempo instalado. El pasado noviembre, el Ayuntamiento resolvió la denegación de la licencia "por no presentar la documentación solicitada" y procedió a la "caducidad del procedimiento", de acuerdo con esas fuentes.

Ginsa no ha respondido las llamadas de eldiario.es para interesarse por este asunto, sobre el que Renfe ofrece una versión distinta a la del Ayuntamiento. Según la compañía ferroviaria, Ginsa, que es la responsable del soporte del cartel, ha trasladado a Renfe que "la documentación está completamente en regla. ¿Desde cuándo? No lo sé", dice un portavoz de la empresa pública.

Dinero para los March

Lopefier, la empresa intermediaria en el proceso, es una inmobiliaria con un capital de 975.592,90 euros y que, según el Registro Mercantil, lleva sin presentar sus cuentas desde 1998. Esta sociedad es la que, en última instancia, cobra de Ginsa por esa publicidad, instalada en una de las mejores zonas de la capital de España. A su vez, Lopefier cede en teoría parte de los ingresos a la comunidad de vecinos, que aun así tiene unos gastos de comunidad "muy elevados" (más de 800 euros mensuales por propiedad), según varios vecinos consultados por este diario. 

Los dos vicepresidentes de Castellana 96 también tienen apellidos ilustres: el financiero Pedro Boada, vecino del 9º piso, director general del banco de inversión JP Morgan y hermano de Claudio Boada, presidente de honor del Círculo de Empresarios y ex de Lehman Brothers; y Carlos Bustelo, propietario de una vivienda en la planta 8, exministro de Industria con Adolfo Suárez, expresidente de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) hasta su traslado a Barcelona en 2005 y colocado a continuación por Esperanza Aguirre en la presidencia del extinto Tribunal de Defensa de la Competencia de Madrid.

El exclusivo inmueble tiene otros propietarios ilustres, como el banquero Emilio Ybarra Churruca, expresidente de BBVA, aunque no vive en esa vivienda, que está ubicada en la 5ª planta. La tiene alquilada a un directivo del Santander a través de una sociedad familiar, Elguero SA.

Renfe lleva anunciándose en esa azotea desde el año 2010, cuando la empresa que entonces operaba como central de medios de la compañía pública (Starcom) contrató a Ginsa, exclusivista de exteriores de la familia Cusí, que "hizo un acuerdo con el edificio", según fuentes internas del operador ferroviario.

De acuerdo con esas fuentes, cuando en 2012 llegó a la empresa pública Julio Gómez-Pomar (actual secretario de Estado de Infraestructuras y antecesor de Pablo Vázquez en la presidencia de Renfe) "ordenó quitarlo, pero alguien hizo una gestión en el ministerio y el resultado fue que se pasó de "'quítese el cartel' a hacer un cartel más grande que el que había inicialmente".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha