eldiario.es

Menú

Hoja de Router Hoja de Router

Las vertiginosas carreras de drones despegan en España

Aunque en España no se ha celebrado aún una carrera oficial de drones como en los Estados Unidos, muchos aficionados al aeromodelismo se han pasado a los cuadricópteros para sentir la adrenalina de volar a toda velocidad casi en primera persona. Algunos participarán mañana en la carrera 'demo' que ha organizado la feria Expodrónica en Zaragoza. ¿Lograrán estos pilotos con sus impresionantes acrobacias que las competiciones se conviertan en la Fórmula 1 del aire?

- PUBLICIDAD -
Adrián López, uno de los participantes de la carrera de Expodrónica, tiene su propia tienda 'online' de drones

Adrián López, uno de los participantes de la carrera de Expodrónica, tiene su propia tienda 'online' de drones

Asciendes, surcas el cielo, aceleras, giras y pones el suelo patas arriba en un arriesgado 'loop'. Entras por el pequeño hueco de un edificio abandonado y sobrevuelas sus rincones a toda velocidad. No estás en ningún videojuego, la escena es real y en directo. La contemplas con unas gafas y la recorres con ayuda de un pequeño dron de carreras. Aunque no te muevas de la silla, sientes que vuelas.

"Cuando lo llevas haciendo un día entero, gastando una batería tras otra, llega un momento en que la conexión es como si estuvieras dentro del aparato. De hecho, vuelas alrededor tuyo y dices '¡si hay alguien ahí!'" Así trasmite la experiencia de controlar un dron Carlos Fernández Puertolas, más conocido como Charpu en el mundo de las carreras FPV ('First Person View') y calificado por los medios estadounidenses como uno de los mejores pilotos del mundo.

A este madrileño afincado en Los Ángeles le encantan las máquinas radiocontrol desde niño. Se compró un cuadricóptero hace cinco años, pero la afición se volvió adictiva cuando descubrió la posibilidad de disfrutarla en primera persona. Empezó a subir vídeos de sus hazañas el año pasado y consiguió impresionar al mismísimo Mark Zuckerberg, que hizo clic en el "me gusta" de uno de ellos sorprendido por las acrobacias de sus drones y la impresionante edición de las imágenes que recopila su GoPro. No en vano, Carlos es director de animación en DreamWorks.

Lo que empezó siendo un pasatiempo para eliminar el estrés del trabajo y sentir la adrenalina de los deportes extremos que tanto le apasionan sin sufrir un rasguño, le acabó llevando a competir en el primer US National Drone Racing Championship, celebrado recientemente en California, que reunió a 120 pilotos. Su fama en esta modalidad es tal que el fabricante de drones Lumenier ha lanzado al mercado el cuadricóptero de carreras QAV 210 Charpu, en referencia a su pseudónimo.

Aunque en España todavía no se ha celebrado ninguna carrera oficial exclusivamente dedicada a esta modalidad, cada vez hay más interesados en estas competiciones que organizan sus propias carreras en circuitos improvisados, utilizando edificios abandonados o rincones naturales para disfrutar con sus drones, más ágiles, pequeños y rápidos que el resto de pequeñas aeronaves comerciales. Por el momento, el espectáculo se vive en YouTube.  

Mañana, ocho de los mejores pilotos españoles y otros seis de diferentes países europeos se verán las caras en la FPV Race, una carrera organizada en el marco de la primera edición de la feria internacional de drones para uso civil Expodrónica, que hoy ha abierto sus puertas en Zaragoza.

LOS AEROMODELISTAS QUE SE PASAN A LOS DRONES 

Tres vueltas por tandas a lo largo de 300 metros, en un circuito señalizado por banderines y con puentes como obstáculos, serán el recorrido que tendrán que completar los drones en Zaragoza. Las carreras aúnan "el vuelo en inmersión, velocidad, adrenalina, el espectáculo que pueden dar... Reúneb muchos factores similares a la Fórmula 1", señala Richard Vinuesa, director técnico de Expodrónica. Además de la carrera 'demo' de esta feria, Vinuesa está organizando la Drone National Spain, una competición que contará con un centenar de pilotos y que prevé celebrar en 2016.

Charpu no ha podido asistir a este evento, pero sus gestas han servido de inspiración y referente a otros pilotos españoles que sí participarán. Uno de ellos Javier Verdegay, un joven arquitecto que se acercó a los cuadricópteros de carreras  (muchos prefieren no llamarlos drones porque el control del vuelo no es automático, como sí ocurre con los de gran envergadura) después de años compitiendo como aeromodelista.  

Javier Verdegay lleva años siendo aficionado al aeromodelismo

Javier Verdegay lleva años siendo aficionado al aeromodelismo

El Verde (pseudónimo de Verdegay) está convencido de que estas competiciones están comenzando a despegar: " Está avanzando más en un año que el mundo de los helicópteros acrobáticos en diez". 

Algunos fabricantes se han puesto en contacto con él tras conocer su canal de Youtube, y la compañía Tilt Racing Drone le ha mandado uno de sus modelos para que lo pruebe. Su entusiasmo por pasar los domingos mandando a estas máquinas volar a velocidades de hasta 100 kilómetros por hora le ha acabado convirtiendo en un experto a ojos de las marcas.

Sin embargo, no está seguro de querer traspasar la frontera de pasar un buen rato con su artefacto de 220 milímetros a dedicarse a la competición profesional si dentro de un tiempo las carreras de drones se convierten en todo un deporte. " Cambia la forma de ver el disfrute: envidia, nervios, piques... Ya no lo consideras tanto un 'hobby' porque te obligan a ir", comenta Verdegay.

"Si me lo ofreciesen y viese futuro, ¿por qué no?", nos contesta por su parte Daniel Pachón ( Dani Pacha en el mundillo), otro de los participantes de la carrera. Tras diez años como aeromodelista y después de convertirse en campeón de España de helicópteros de radiocontrol F3-N en 2011, a este extremeño los drones le han absorbido.

Ver el vuelo a través de las gafas, 'correr' al mismo tiempo que otros pilotos (más difícil en otras modalidades) y reparar los golpes de forma más económica que con otras aeronaves han sido algunos de los factores por los que ha acabado dejando los helicópteros a un lado de momento.

"Cierta parte de los pilotos de aviones de aeromodelismo se han pasado a esto y una gran mayoría son desconocidos", explica Pachón. Youtube y otros foros especializados, como Drones de Carreras, le han permitido conocer a pilotos de toda España y quedar con ellos o incluso organizar carreras con "banderas naturales" como árboles o postes.  

PASIÓN POR DISEÑAR, FABRICAR Y VOLAR

Adrián y Miguel López también llevan años practicando con sus aeronaves en parajes solitarios. Estos dos hermanos salmantinos decidieron poner sistemas FPV a sus aviones de carreras y después se pasaron al mundo de los drones, montando sus propios circuitos en el campo.

En su caso, además de una afición, los drones de carreras se han convertido en un negocio rentable. Hace dos años, a Adrián, informático en paro, se le ocurrió montar una tienda 'online' de aeromodelismo, Desde el aire RC, donde vender hélices, motores, baterías o sistemas FPV. En los últimos meses, sus ventas han aumentado notablemente. "Ahora mismo me da para sobrevivir y para seguir creciendo el negocio, para tener más producto y variedad", nos cuenta.

Adrián López diseña, fabrica y vende sus propios chasis. De hecho, ha viajado a Expodrónica con una nueva creación que ha ido mejorando con sus pruebas. Llega a esta carrera precedido por el triunfo en la única competición que había disputado anteriormente: quedó finalista en la modalidad de micromultirrotores en FPV del I Open Nacional Multirrotor y FPV celebrado en la localidad valenciana de Cheste hace unos meses. El operador Drone Aero Film decidió que Adrián formara parte de su equipo y le seleccionó para la carrera de Zaragoza. Su hermano se ha quedado en tierra: él mismo le eliminó.

Los hermanos Adrián y Miguel López en el I Open Nacional Multirrotor y FPV celebrado en Cheste

Los hermanos Adrián y Miguel López en el I Open Nacional Multirrotor y FPV celebrado en Cheste

"Para mí la gracia que tiene el 'hobby', y para la gente que viene del aeromodelismo, es que lo montas tú y lo sueldas y programas tú ", defiende Alfonso Borja, otro de los pilotos finalistas en la carrera de Cheste que se ha desplazado a Zaragoza.

Participó en aquel evento con un hexacóptero impreso en 3D que diseñó con un amigo, Juan Antonio García, investigador del grupo UAx la Universidad Politécnica de Valencia. A diferencia de los coches de Fórmula 1, donde los secretos de los ingenieros no salen de la escudería, el diseño de su IO FPV está disponible en Thingiverse para quien quiera reproducirlo.

En el universo de los drones de carrera, se crea y se comparte, para que todo el que lo desee pueda montarse el suyo propio a un precio asequible. El tamaño importa y el peso también: estos pilotos se esfuerzan por diseñar drones cada vez más ligeros (no llegan al kilo) mejorando la combinación de motores, hélices y baterías para conseguir los aparatos más potentes.  

El hexacóptero IO FPV diseñado por Alfonso Borja y un profesor de la Universidad Politécnica de Valencia

El hexacóptero IO FPV diseñado por Alfonso Borja y un profesor de la Universidad Politécnica de Valencia

¿COMPETICIÓN O EVENTO LIBRE?

Por el momento, las carreras de drones son un emocionante pasatiempo de fin de semana para estos pilotos españoles, aunque a todos les encantaría poder competir en un gran evento, un Open National al que sí asistieran las decenas de pilotos que conocen. 

Richard Vinuesa está trabajando para conseguir ese propósito, convencido de que las carreras FPV van a continuar. "En una liga nacional, como la habrá, en cuanto unos pilotos se desmarquen de otros, las marcas van a fichar pilotos, se va a pasar del 'semiamateurismo' al profesionalismo", defiende.

Fernández Puertolas quiere asistir a todos los eventos que le sea posible, especialmente por conocer en primera persona a los pilotos cuyas proezas ya ha visto en internet. Eso sí, puntualiza que se pone "muy nervioso" en las carreras y lo de competir no le gusta demasiado. De hecho, nos repite con humildad que no se considera uno de los mejores pilotos del mundo.

Quedar con sus amigos para hacer acrobacias es su verdadera pasión. Le gustaría que los eventos se orientaran a reunir a unos cuantos pilotos que graben impresionantes vídeos. La sensación de libertad que le proporciona creer que tiene alas gracias a sus gafas de realidad virtual se ha convertido en un "vicio". " Es como si alguien te dijera: ¿quieres usar mi 'jet'? Pero no pasa nada si te estrellas", señala Charpu, que invita a la gente que se encuentra en sus aventuras aéreas a ponerse las gafas.

Es una forma de hacerles entender que el deseo de volar se puede cumplir con un mando en las manos gracias a esta afición que podría convertirse en deporte. Los pilotos españoles que mañana competirán en Expodrónica ya se han enganchado a ver el mundo a toda velocidad y desde otra perspectiva gracias a un dron de carreras.

---------------------

Las imágenes de este artículo son propiedad de Adrián López (1 y 3), Javier Verdegay (2) y Alfonso Borja (4)

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha